publicidad

La nominación de María Echaveste

La nominación de María Echaveste

En esta columna, Arturo Sarukhan habla sobre la primera latina nombrada por un Presidente de EEUU para servir a su país en México.

Por Arturo Sarukhan

La primera ley de lo que algunos llamamos coloquialmente la teoría de estambres y tejidos postula que el hilo se rompe por la parte más delgada. No es por lo tanto sorprendente que en el caso de la nominación de María Echaveste, la sabiduría popular probó una vez más no estar errada.

Fue la paciencia de la primera latina nombrada por un Presidente de Estados Unidos para servir a su país en México, la tierra de su padres, la que acabó por reventarse.

La decisión que tomó Echaveste hace unas semanas en el sentido de pedir al presidente Obama y a la Casa Blanca que retiraran su nominación ante el Senado dice mucho, tanto del momento político que vive Estados Unidos y de la relación entre los dos extremos de la avenida Pennsylvania, como de las oportunidades perdidas que se derivan del hecho de que Echaveste no estuviese dispuesta a seguir esperando, después de más de cuatro meses, una primera audiencia de confirmación.

No es un secreto para nadie en Washington "o en el resto de la nación- que la relación entre la Casa Blanca y el Capitolio no pasa por un buen momento. De entrada, el control Republicano del Congreso como resultado de las elecciones en noviembre no ayuda a lo que era ya una relación disfuncional y antagónica de la bancada Republicana con el Presidente.

El que además Obama haya tomado un par de decisiones, a mi parecer valientes, necesarias y quizá impostergables -a saber la Acción Ejecutiva en materia migratoria y la  normalización de las relaciones diplomáticas con Cuba- no ha facilitado la interacción del Ejecutivo estadounidense con Senadores de ambos partidos que eran piezas clave, por su posición en el Comité de Relaciones Exteriores, por sus raíces y por su peso especifico en el pleno del Senado, para la eventual ratificación de Echaveste como Embajadora en México. 

publicidad

Las posibilidades de que su nominación fuese bloqueada y postergada ad infinitum con objeto de utilizarla como “rehén” en el marco del debate que en estos momentos se está dando en torno al presupuesto anual del Departamento de Seguridad del Interior (DHS) y la Acción Ejecutiva migratoria del Presidente eran altísimas.

Si a ello agregamos que hay Senadores que previsiblemente se encuentran contrariados por la decisión de la Administración Obama de entablar diálogo y contactos diplomáticos oficiales y "ahora ya- abiertos con La Habana, las perspectivas de que alguno de ellos pusiese lo que en el argot legislativo se llama un “hold” a su nominación, eran altísimas.

Pero además, por si estos dos temas fueran insuficientes, el creciente debate que se está dando en Washington cara a las elecciones presidenciales de 2016 en este país (entre Republicanos y Demócratas, entre la Casa Blanca y el Capitolio, pero también, hay que decirlo, al interior del propio partido Demócrata, en torno a la política exterior y de seguridad internacional de la actual Administración), amenazaban con volver el proceso de confirmación de una Embajada clave para el gobierno estadounidense en una oportunidad para dirimir y ventilar este debate crecientemente polarizado.

Por mucho que algunos de nosotros hubiésemos querido que María Echaveste aguantase un poco más para ver cómo se iban dando los acontecimientos en febrero, es evidente que no estábamos ante un escenario halagüeño o un hoja de ruta que pudiese con certeza apuntar a la luz en el otro extremo del túnel. Ni México ni Estados Unidos "ni una de las relaciones más cruciales que hay en el mundo para EEUU- se merecían meses y meses de espera para ver si en algún momento se llegaba a convocar o no una audiencia de confirmación en el Comité de Relaciones Exteriores. Echaveste así lo entendió y actuó en consecuencia.

publicidad

Como corolario de todo esto, no deja de ser revelador asentar además que una de las áreas geográficas que a lo largo de las décadas ha sufrido de manera persistente el bloqueo y retiro de innumerables mujeres y hombres para embajadas estadounidenses es precisamente el continente americano.

En mis más de 14 años acumulados representando en distintas capacidades diplomáticas a México en EEUU (en Washington dos veces, como jefe de gabinete del Embajador en la década de los años noventa y como Embajador del 2007 al 2013, y como Cónsul General en Nueva York del 2003 al 2006), no recuerdo ninguna otra Subsecretaría Adjunta del Departamento de Estado que haya sido rehén ideológica así como el objeto de tantos cuestionamientos "y en ocasiones descarrilamientos- como la Subsecretaría Adjunta que vela por los intereses de EE.UU en las Américas.

Y no es la primera vez que un embajador designado para México debe retirar su nominación: William Weld, ex gobernador Republicano de Massachusetts designado en 1997 por el presidente Clinton como embajador estadounidense, fue bloqueado por el entonces presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Jesse Helms, por la posición que en alguna ocasión había esgrimido el gobernador con relación a la legalización de la marihuana.

Pero la decisión de Echaveste, y que yo en lo personal lamento profundamente, también encierra lecciones en torno a lo que podría haber significado su ratificación legislativa y eventual gestión como orgullosa Embajadora mexicoamericana en México. Y es que María representaba una cara fundamental del futuro de la relación bilateral entre México y EEUU.

publicidad

No sólo gravitaba en su designación el evidente peso sociodemográfico de 11 millones de mexicanos que hoy viven en este país (cerca de 5 millones de ellos sin papeles) y de un total de cerca de 35 millones de mexicoamericanos, hoy ya no residentes sólo en California o el suroeste, Texas y Chicago sino desperdigados a lo largo y ancho de los cincuenta estados de la nación.

Y no sólo inciden los nexos transfronterizos de dos países que cada día convergen y detonan sinergias sociales, económicas y culturales gracias a comunidades binacionales o a los $1.4 mil millones de dólares que México y Estados Unidos comerciamos al día.

Crecientemente, el empoderamiento social, cultural, económico y político de la Diáspora mexicana en EEUU ha ido de la mano con la mayor madurez, confianza y autoestima que el liderazgo mexicoamericano "y  latino en general- ha ido adquiriendo, no sólo al interior de Estados Unidos sino particularmente con respecto a sus países de origen. México "y el liderazgo mexicoamericano- no son la excepción.

Ya he descrito en mis columnas anteriores para Univisión lo compleja que ha sido la interacción entre migrantes mexicanos en EEUU y su país de origen, en muchas ocasiones teñida de recelos mutuos y de recelo y frustración.

Pero a la vez en años recientes, lideres y activistas mexicoamericanos, de muchas ciudades del país y con perfiles muy disímbolos, están volteando por primera ocasión en una búsqueda por reencontrarse con México, con sus raíces, guiados por un compromiso para aportar un grano de arena en establecer relaciones entre la sociedad civil de ambas naciones que puedan derivar en un mayor conocimiento una de la otra, desechando prejuicios y estereotipos y buscando poner sobre la mesa mejores prácticas y experiencias que puedan abonar al futuro y al progreso de México.

publicidad

María Echaveste es precisamente una de las personas que fueron claves en 2010 para lanzar la primera iniciativa de vinculación y engarce de esta naturaleza, el México American Leadership Initiative (MALI). 

Y el hecho de que hoy la sociedad civil juega un papel tan importante en determinar el destino de México e incide día a día en innumerables temas de la agenda bilateral entre nuestras dos naciones habla de la visión de quienes estuvieron detrás de la creación de MALI.

La llegada de María Echaveste a México como Embajadora no sólo hubiera abonado a estos contactos sociedad a sociedad; hubiera además obligado a México a verse en el espejo y confrontar la enorme ignorancia y desvinculación que aun persisten "a pesar del discurso oficial- entre la sociedad mexicana y hacia nuestra comunidad diáspora en EEUU.

Es inevitable que hubiese voces que cuestionasen las credenciales o atribuciones de Echaveste para ser Embajadora en México. Casi nunca hay candidaturas idóneas o intachables, perfectas e impolutas en el servicio público, ni aquí en EEUU ni en la Conchinchina.

Y efectivamente, la Administración Obama, ante la musculatura del voto latino y el papel que éste jugó en inclinar la balanza en cuatro o cinco estados bisagra a favor de la elección y reelección del actual Presidente, se encuentra crecientemente cuestionada y presionada para nombrar a más latinas y latinos a posiciones de relevancia en el gobierno.

publicidad

También es un hecho que previsiblemente habrá muy buenas propuestas de relevo para la nueva designación a la embajada estadounidense en México. Pero ninguna de estas razones puede minimizar la serie de oportunidades singulares que encerraba la llegada de Echaveste como Embajadora estadounidense a Ciudad de México.

Ante el impasse legislativo con su confirmación, Echaveste le midió el agua a los camotes y decidió retirarse del proceso. Es una pérdida para México y para Estados Unidos, como será seguramente una ganancia para la campaña de Hillary Clinton.  ¡Mucha suerte María!

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
La Conferencia de Acción Política Conservadora desconvocó a Milo Yiannopoulos, quien era editor de Breitbart News, a un acto este viernes al que tiene previsto asistir y hablar el presidente Donald Trump. Tras la polémica Yiannopoulos anunció su dimisión.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
publicidad