publicidad
El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

David Ayón opina: Cuba, Obama y Latinos

David Ayón opina: Cuba, Obama y Latinos

La acción ejecutiva se trató de una medida anticipada, pero el anuncio sobre Cuba sorprendió a todos.

El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.
El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Por David R. Ayón " Analista de Latino Decisions

De las dos magnas decisiones ejecutivas anunciadas por Obama a fines del 2014 -en materia migratoria y respecto a Cuba- la primera fue súper-anticipada, mas la segunda sorprendió todo mundo. Pero si bien fue impredecible el momento escogido por el presidente para transformar relaciones con el régimen castrista, en sustancia este paso histórico no fue inesperado.

De hecho, es probable que a larga ambas decisiones serán vistas como significativamente relacionadas, prometidas a votantes latinos desde la campaña presidencial de 2008, pospuestas hasta pasadas las elecciones intermedias, pero prácticamente inevitables tanto en función a cambios políticos en Estados Unidos como en sus relaciones con Latinoamérica.

publicidad

Como candidato en 2008, Obama prometió, ante una reunión en Miami de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), que como presidente empezaría de inmediato a cambiar las políticas estadounidenses hacia Cuba.  Tal promesa no le valió para ganarse el voto cubanoamericano, pero tampoco le costó en la elección. Obama derrotó a su contrincante John McCain -quién se había aferrado a la tradicional linea dura hacia a Cuba- no solo a nivel nacional sino también el estado de Florida y aún en el condado Miami-Dade.

Aquella conferencia olvidada de la campaña fue la única que Obama dedicó al tema de relaciones con Latinoamérica, pero en su primer discurso inaugural el flamante presidente famosamente reafirmó su disposición a extenderles la mano a regímenes autoritarios como el cubano, y aun de reunirse incondicionalmente con sus líderes, para reiniciar el contacto directo al más alto nivel.

En aquel momento, como en el actual, el presidente estaba atendiendo simultáneamente a su agenda política doméstica como a su agenda diplomática regiónal.  A principios de su mandato, igual que ahora, se acercaba una nueva edición de la Cumbre de Las Américas, y Obama quería llegar bien parado a la gran reunión con sus homólogos del hemisferio. A solo días de esta, todavía durante los primeros 100 de su mandato, Obama cumplió con lo prometido en Miami, eliminando límites a viajes y remesas familiares de cubanoamericanos a la isla, entre otras medidas.

publicidad

Entre las consecuencias de esa modesta apertura, Obama fue recibido por los mandatarios de las Américas como un campeón, y los votantes latinos abrumadoramente aprobaron su decisión.  Según una encuesta de Latino Decisions , 78% del electorado latino a nivel nacional expresó su apoyo al cambio de políticas hacia Cuba tomadas por el presidente en 2009 -y la mayoría de los votantes cubanoamericanos en la muestra también lo aprobaron, muy a diferencia de sus legisladores en el Congreso.

Casi todos los políticos electos cubanoamericanos han sido firmes en su apoyo al embargo comercial a Cuba y opuestos a la normalización de relaciones diplomáticas. Entre ellos se ha destacado el senador Bob Menéndez de New Jersey -el único latino demócrata en la cámara alta- quién no solo criticó aquel primer paso de acercamiento, sino intentó bloquear legislativamente esta y otras medidas, poniendo severamente a prueba sus relaciones con la Casa Blanca.

La reelección de Obama en 2012 bien podría haberle conferido al presidente suficiente capital político como para tomar el gran paso a su alcance respecto a Cuba -la plena normalización de relaciones diplomáticas.  De nuevo se ganó el estado de Florida y barrió en el condado Miami-Dade. De hecho, en todo el país, este es el condado en que el candidato presidencial demócrata más ha mejorado su ventaja sobre el republicano a través de las últimas tres elecciones.

publicidad

Pero la transición del primer período de Obama al segundo trajo consigo un cambio en el mando del departamento de estado, de Hillary Clinton al entonces senador John Kerry. Este último presidía al poderoso Comité de Relaciones Exteriores. La nominación de Kerry como secretario de estado tuvo la consecuencia de que el senador Menéndez fuera elevado a la presidencia de este mismo comité, el cual controla la confirmación de todos los nominados por el presidente a puestos diplomáticos significativos.  Desde entonces Menéndez estaba bien colocado como para cobrarle caro a la Casa Blanca otro paso de acercamiento con Cuba -tal como públicamente amenazó durante una audiencia en Noviembre. Por ende, la administración realizó año y medio de negociaciones secretas con Cuba sin informarle al senador "y Obama no anunció su decisión de restablecer relaciones diplomáticas hasta que el Senado había clausurado su última sesión de 2014, el primer día que Menéndez ya no presidía el Comité de Relaciones.

Este repentino y trascendente cambio diplomático ha llamado atención al la transformación demográfica, generacional y política que se ha venido dando entre los latinos y aún los cubanoamericanos en Florida. Según una reciente encuesta de Latino Decisions para la organización Cuba Now, una mayoría relativa (44%) de los votantes latinos en el estado de Florida apoya una nueva política hacia Cuba, y solo uno de cada tres (34%) prefiere mantener el embargo comercial.  Entre los electores cubanoamericanos, el apoyo a la política del embargo se ha reducido al 47%.  Lo que había sido por décadas una comunidad unida en torno a este tema ahora es una comunidad dividida.

publicidad

La reacción de los mandatarios de la región al parteaguas diplomático Estados Unidos-Cuba ha sido totalmente positiva. Todo el resto del hemisferio tiene relaciones normales con la isla, y los estados latinoamericanos insistieron en que Cuba participara por primera vez en la próxima Cumbre de Las Américas, a realizarse en Abril en Panamá.  Con las dos audaces decisiones ejecutivas tomadas por el presidente, respecto a los migrantes indocumentados y hacia Cuba, Obama ha de ser bien recibido en la cumbre, y probablemente aplaudido al estrechar manos con su homólogo cubano, dando inicio a una nueva era hemisférica.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
publicidad