publicidad

Impacto ecológico de la barda

Impacto ecológico de la barda

Alcaldes y jueces de Texas calificaron de "arbitrario" el análisis de las autoridades federales sobre el impacto ambiental que tendría el muro.

El muro de la discordia

EL PASO, Texas- La coalición de alcaldes y jueces fronterizos de Texas calificó de "arbitrario" el análisis de las autoridades federales sobre el impacto ambiental que tendría el muro propuesto por la Oficina de Aduanas y Seguridad Fronteriza (CBP).

La Coalición Fronteriza de Texas no escatimó en adjetivos para describir el reporte de las autoridades federales al que además consideran como "una farsa sin sentido".

El presidente de la coalición y alcalde de Eagle Pass, Chad Foster, sostuvo hoy a Efe que el actual reporte "presenta muy poca, por no decir nada de evidencia", para desechar las alternativas presentadas por la coalición para sustituir un muro entre EE.UU. y México.

Manifestó que el documento plantea argumentos sin sustento en relación a los beneficios que traería al sur de Texas el levantar la estructura divisoria y pidió a CBP que realice un nuevo informe.

La coalición entregó el lunes pasado sus observaciones pocas horas antes de que se cerraran los 45 días designados para recibir comentarios públicos en torno al proyecto federal.

Las mismas presentan cambios insignificantes en relación a la propuesta original.

Tanto Foster como otros alcaldes han sugerido despejar puntos de vigilancia para mejorar la visibilidad de la Patrulla Fronteriza, reforzar estructuras existentes que constituyen de por sí divisiones territoriales, y en general hacer uso de lo que hay en vez de una nueva, invasiva y costosa construcción.

publicidad

El alcalde de El Paso y miembro de la coalición, John Cook, se ha opuesto también en numerosas ocasiones a la construcción del muro, y ha advertido que no alentará a los rancheros a aceptar el proyecto federal en sus tierras.

El Gobierno federal presentó en noviembre pasado un documento de 538 páginas y CBP abrió entonces un periodo de comentarios públicos con los que se pretendía que las agencias involucradas en el proyecto tomaran en cuenta las opiniones de los municipios involucrados.

Para Foster, el periodo de recepción de comentarios públicos fue un requisito que las autoridades federales quisieron cumplir, pero que nunca existió la intención sincera y el compromiso de escuchar a la comunidad fronteriza.

Según el alcalde, las autoridades federales no han informado de las fechas en que esperan dar a conocer el documento final en torno al impacto ambiental o el inicio de la construcción del muro.

Sin embargo, se sabe que el plan inicial considera la construcción de un muro pedestre a lo largo de 370 millas y 200 millas para barreras vehiculares, similares a las que existen en el desierto de Nuevo México, además de sensores desde Bronwsville (Texas) hasta San Diego (California) para finales de 2008.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad