publicidad

Impacto de crisis financiera

Impacto de crisis financiera

Oficiales del condado y la ciudad de Los Ángeles anticipan tiempos difíciles por la crisis financiera en Wall Street.

"Necesitamos aislarnos": supervisor

LOS ÁNGELES, California - Mientras los legisladores en Washington rechazaban el plan de rescate para las abatidas instituciones financieras de Wall Street, oficiales en Los Ángeles ya comenzaron a prepararse para el impacto que la crisis económica podría tener a nivel local.

Siguiendo una directiva de la Junta de Supervisores, expertos financieros en la oficina ejecutiva del condado han estado identificando programas que podrían demorarse para recortar gastos nuevos.

Los supervisores también considerarán congelar las nuevas contrataciones en el condado así como la posibilidad de consolidar dineros que aún no han sido asignados en una cuenta de ahorros que sirva como un fondo para tiempos difíciles, según el supervisor Zev Yaroslavsky.

"Necesitamos aislarnos de lo que viene lo mejor que podamos", dijo Yaroslavsky a City News Service, quien describió la situación como "una tormenta perfecta".

Diecinueve por ciento de los casi $22 mil millones que el condado proyecta en ingresos para el siguiente año fiscal proviene de fondos federales, que podrían estar en peligro por la crisis financiera. Sin embargo, esa cantidad es solo la punta del iceberg, dijeron los oficiales.

Cuando los valores de las propiedades caen, los ingresos por impuestos -otra fuente importante de fondos para el condado- se desploma. Los tiempos difíciles también se traducen en menos impuestos por ventas, debido a que la gente empieza a gastar menos.

publicidad

La crisis también podría disminuir los fondos que la ciudad recibe del estado, los cuales ya han sido recortados en $128.6 millones de dólares para el condado de Los Ángeles, anunció la semana pasada William Fujioka, el director ejecutivo del condado.

Servicios sociales podrían recortarse

Y mientras el condado prevé bajas en los ingresos, también se anticipan incrementos en la demanda de servicios, dijeron oficiales.

"El problema con el gobierno del condado es que cuando la economía empeora, la dependencia de la gente en el gobierno del condado aumenta", dijo Yaroslavsky. "Los programas de asistencia social ( welfare) y las prestaciones sociales en particular sentirán los estragos".

Fujioka dijo que era demasiado temprano para decir si los recortes a los servicios son inminentes.

"De momento, estamos observando [la situación] muy cuidadosamente", precisó.

El tesorero del condado, Mark Saladito, está redactando un reporte sobre el impacto potencial que la crisis podría tener en inversiones del condado, particularmente los programas de retiro, dijo Fujioka.

El reporte estará listo más tarde esta semana, dijo.

Sentimientos encontrados por rescate

La supervisora Gloria Molina se dijo preocupada por el impacto que la crisis financiera podría tener en los pequeños negocios del condado, que dependen de la capacidad de adquirir préstamos en efectivo.

publicidad

“Esto tiene implicaciones enormes para nosotros en el condado”, dijo Molina.

Molina dijo que tenía sentimientos encontrados en relación al rescate federal que fue propuesto para Wall Street, en parte porque “le preocupaba poner [el dinero] de vuelta en las manos de la gente que nos falló antes”.

La supervisora Yvonne Burke, quien regresaba de Washington el martes, tuvo la oportunidad de hablar con la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sobre el plan de rescate fiancieron.

Buró estuvo en Washington como miembra de la recién establecida Oficina de Ética Congresional de la Casa de Representantes. Alabó los esfuerzos de Pelosi para lograr una propuesta de rescate.

“Me impresionó lo que está haciendo”, dijo Burke, agregando que los esfuerzos bipartidistas “deberían de haber hecho [el rescate] aceptable para todos”.

El supervisor Michael Antonovich se opuso al plan de rescate, alegando que premiaría a Wall Street por un desempeño pobre, según su vocero Tony Bell.

Prevén desempleo en la ciudad

En tanto, en el Ayuntamiento, el concejal Bernard Parks, presidente del Comité Presupuestario y Financiero del concejo, dijo que esperaba aumentos en el desempleo y bajas en la construcción.

“Si no pueden desarrollar […] el desempleo va estar al alza”, dijo. “Con desempleo, el ciclo de la economía continuará desplomándose, perpetuando el ciclo de personas que no son capaces de pagar sus cuentas y los embargos continuarán, dijo Parks.

publicidad

Las personas que rentan, y en especial los que viven en edificios pequeños de varias unidades, también se verán impactados por los embargos, dijo Parks.

También se espera que bajen los ingresos de la ciudad provenientes de los impuestos sobre ventas, propiedades y negocios. La semana pasada, el alcalde Antonio Villaraigosa dijo que esperaba encarar un déficit presupuestario de $400 millones para el próximo año fiscal.

Villaraigosa instó al Congreso a que tomara acción inmediata.

“Esta crisis ya no es sobre Wall Street o la política de Washington. Es sobre familias y pequeños negocios en pueblos pequeños y ciudades grandes en toda la nación”, dijo Villaraigosa.

Si el gobierno federal falla en actuar, “los ingresos por impuestos se desplomarán y los proyectos de construcción serían demorados o cancelados. Los bonos se volverían más caros y las contribuciones a las pensiones se dispararían”, dijo el alcalde.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad