publicidad

I'll be back

I'll be back

Dos demócratas han manifestado sus intenciones de ser considerados candidatos a la gobernación, pero Arnold aún no se pronuncia oficialmente.

Schwarzenegger "cree que es importante que los californianos sepan que este Gobernador planea estar aquí por un buen tiempo", dijo un vocero de su campaña, Todd Harris. "No es un trabajo de 24 meses, es uno de cinco años y él piensa hacerlo hasta el final".

Harris dijo que el Gobernador comenzará oficialmente su campaña luego de las elecciones especiales del 8 de noviembre.

El actor republicano, quien ha dado señales de re elegirse, prometió un anuncio oficial el viernes.

Schwarzenegger, cuya popularidad entre los demócratas y los independientes ha caído fuertemente, debe generar suficiente entusiasmo dentro del partido si quiere aprobar sus iniciativas en las elecciones especiales de noviembre. Las iniciativas están hechas para desviar el poder de los demócratas en la legislatura y en los sindicatos públicos laborales .

Estrategas dicen que el Gobernador también debe cementar ahora sus planes de re elección para mejorar su colecta de dinero para las iniciativas, las cuales incluyen un límite en el presupuesto del estado, quitarle a los abogados el poder de establecer límites políticos y hacer más difícil que las maestras en las escuelas públicas obtengan una garantía de trabajo. Encuestas demuestran que ninguna cuenta con el apoyo esperado.

Sin una garantía de que Schwarzenegger luche por permanecer en la gobernación, líderes empresariales pudieran no querer estar en contra de abogados demócratas y los sindicatos que los apoyan al financiar la campaña de 50 millones de dólares que Schwarzenegger requiere para que sus iniciativas triunfen.

publicidad

"Los donantes que el Gobernador necesita están en la comunidad empresarial", dijo el estratega republicano, Bill Whalen. "Para ellos, el anuncio de la re elección es una inversión y una garantía, una garantía de que de alguna manera él va a permanecer y va a trabajar por ellos".

Que sus iniciativas enfrentan una ardua lucha es tan sólo una señal de cuan baja ha caído la estrella del Gobernador desde el referéndum que lo colocó en la gobernación hace dos años.

Schwarzenegger fue inmesamente popular durante su primer año, pero esa popularidad ha bajado increíblemente en los últimos meses. Su decesión de empujar las iniciativas produjo un rechazo por parte de los trabajadores en sindicato, los cuales han gastado millones de dólares en comerciales de televisión para desacreditar al Gobernador.

Una encuesta no partidista mostró la semana pasada que tan sólo el 36 por ciento de los votantes en California estarían dispuestos a re elegir a Schwarzenegger.

El tesorero del estado, Phil Angelides, y el contralor, Steve Westly, anunciaron que buscarán la nominación demócrata. El director de Hollywood, Rob Reiner, y el actor Warren Beatty, también han sido mencionados como posibles candidatos.

Que comience la pelea electoral.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad