publicidad
En el sureste de Francia, los equipos de rescate iniciaron el domingo su sexta jornada consecutiva de búsqueda en la zona de la catástrofe.

Identifican el ADN de 78 pasajeros diferentes del A320 de la Germanwings

Identifican el ADN de 78 pasajeros diferentes del A320 de la Germanwings

Las autoridades van a comparar las muestras recogidas con las casi 5,000 que han aportado sus familiares.

En el sureste de Francia, los equipos de rescate iniciaron el domingo su...
En el sureste de Francia, los equipos de rescate iniciaron el domingo su sexta jornada consecutiva de búsqueda en la zona de la catástrofe.

Los investigadores franceses han identificado ya el ADN de 78 de los 150 ocupantes del A320 de Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses el pasado martes, indicó el domingo el fiscal que dirige la investigación, Brice Robin.

publicidad

Por el momento no se ha identificado a ningún pasajero, algo que se hará posteriormente en París comparando las muestras recogidas en el lugar de la tragedia con las casi 5,000 que han aportado sus familiares.

Las labores de búsqueda de restos de los pasajeros en el lugar del accidente prosiguen este domingo por sexto día consecutivo, con medio centenar de vuelos de helicópteros diarios para llevar personal de búsqueda.

Por otra parte, se está construyendo un camino de acceso al lugar donde cayó el avión, el cual será accesible para vehículos todoterreno y permitirá evacuar piezas de la carlinga difíciles de transportar con helicópteros, precisó.

Imágenes: tras los restos del Airbus A320

'¡Abre la maldita puerta!'

Mientras tanto, la investigación de una de las cajas negras encontrada ha arrojado que el piloto del avión siniestrado en los Alpes franceses pidió desde fuera de la cabina a gritos al copiloto, que presuntamente estrelló de forma deliberada el aparato, que abriera "la maldita puerta", al tiempo que intentó derribarla.

Cuando el copiloto, Andreas Lubitz, supuestamente ya había accionado el sistema de descenso, y los controladores aéreos franceses habían tratado a las 10:32 horas de contactar sin éxito con el avión, la grabación registra la señal de alarma automática por pérdida de altura, revela el diario Bild en su edición dominical.

Inmediatamente después se oye un fuerte golpe, como si alguien intentara abrir de una patada la puerta de la cabina, y la voz del capitán, Patrick Sondenheimer, que grita: "¡Por el amor de dios, abre la puerta!"

publicidad

En un segundo plano de oyen gritos de los pasajeros.

A las 10:35, cuando el avión aún se encontraba a 7,000 metros de altura, la grabación registró "ruidos metálicos fuertes contra la puerta de la cabina" como si ésta fuera golpeada.

Unos 90 segundos más tarde, a 5,000 metros de altura, se activa una nueva alarma, y se oye al piloto gritar: "¡Abre la maldita puerta!"

A las 10:38, todavía a unos 4,000 metros de altura, se oye la respiración del copiloto, que no dice nada.

A las 10:40, el aparato toca con el ala derecha la montaña y de nuevo se oyen los gritos de los pasajeros, los últimos sonidos que registra la caja negra.

La hora y media de grabación que se ha podido rescatar revela también como el capitán, a las 10:27 y a 11,600 metros (38,000 pies) de altura le pide al copiloto que vaya preparando el aterrizaje a Düsseldorf y éste le responde entre otras palabras con un "ojalá" y un "vamos a ver".

Andreas Lubitz: Los que lo conocían Univision

En una rueda de prensa el pasado jueves, en la que se comunicó que las grabaciones permiten concluir que el piloto estrelló de forma deliberada el aparato con 150 personas a bordo, el Fiscal de Marsella calificó las respuestas del copiloto a su comandante de "lacónicas".

Tras despegar con retraso de Barcelona, el comandante le había explicado entre otras cosas al copiloto que no había tenido tiempo de ir al baño, por lo que Lubitz le ofreció asumir el mando del aparato en cualquier momento.

Después del control pertinente para preparar el aterrizaje es cuando el copiloto le vuelve a ofrecer al comandante asumir el mando para que éste pueda ir al baño.

Dos minutos más tarde, se oye decir a Sondenheimer: "Puedes asumir el mando".

publicidad

Entonces se oye el ruido de una silla y una puerta que se cierra.

Son las 10:29 y el radar registra un primer descenso del aparato.

El sábado, Bild publicó una entrevista de una azafata que había tenido una relación amorosa con Lubitz, y que refuerza la pista que apunta a que el copiloto sufría problemas mentales.

El general de gendarmería francés Jean-Pierre Michel, que estuvo el sábado en Düsseldorf con una delegación de tres personas llegadas de Francia para colaborar con los investigadores alemanes, confirmó que la "personalidad" de Andreas Lubitz es "una pista seria" en la investigación, así como que se trató de un acto voluntario. No obstante, por el momento no se ha excluido que se pudiera tratar de una falta involuntaria o de un fallo técnico del avión.

En el sureste de Francia, los equipos de rescate iniciaron este domingo su sexta jornada consecutiva en la zona de la catástrofe con el fin de seguir recuperando e identificando restos humanos, así como de localizar la segunda caja negra del avión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad