publicidad

ico Rivera y South Gate tendran el impuesto de ventas mas alto del pais.

ico Rivera y South Gate tendran el impuesto de ventas mas alto del pais.

Pico Rivera y South Gate encabezan la lista de ciudades del país con las tasas más altas, a partir del 1 de julio.

Dinero para déficits y transporte

LOS ÁNGELES, California - A partir de el miércoles, las ciudades californianas de Pico Rivera y South Gate, ambas con gran población latina, comenzarán a tener el impuesto a las ventas más altos del estado (10.25 por ciento) y del país.

El gravamen subirá hoy 1 por ciento en todo California, más otro 1 por ciento propio de las ciudades y medio centavo impuesto para el condado, a partir de julio.

Para evitar el recorte de los servicios prestados por la ciudad localizada al este de Los Ángeles, los residentes de Pico Rivera, de 65 mil habitantes, aprobaron por amplia mayoría el año pasado su propio aumento de 1 por ciento al impuesto a las ventas.

Una medida similar fue aprobada por los residentes de South Gate con cerca de 98 mil residentes.

Sin embargo, a partir del miércoles empiezan a sentir el rigor de otro porcentaje igual de aumento establecido en todo California, al que se sumará el impuesto de medio centavo del condado de Los Ángeles para financiar proyectos de transporte, ratificado por el 67 por ciento de los votantes en noviembre de 2008.

Con cerca de 88 por ciento de su población de origen latino, Pico Rivera tendrá junto con South Gate, con un 92 por ciento de población latina, un impuesto a las ventas de 10.75 por ciento a partir del 1 de julio.

El índice en Los Ángeles y Burbank aumentará a 9.25 por ciento, mientras que en los condados de San Francisco y Marin, los residentes pagarán 9.50 por ciento.

publicidad

Se espera que en los próximos 15 meses, el impuesto genere unos $5,800 millones.

El aumento es temporal, y será revocado en el 2011. Sin embargo, podría extenderse hasta mediados del 2012, dependiendo de lo que suceda con los numerosos referendos del próximo mes de mayo, en los que los votantes decidirán el futuro de otras soluciones al déficit.

Para Paul Martínez, residente de Oakdale, el aumento significa menos dinero en su bolsillo.

"Todo afecta, porque uno no tiene tanto trabajo como en otros años", dijo Martínez a Efe mientras entraba a una tienda a comprar toallas de papel y pañales para su bebé.

Según la Junta Estatal de Ecualización, una familia de cuatro personas gastará unos $117 adicionales al año con el aumento del impuesto.

Sin embargo, economistas como Suzanne O'Keefe advierten que el que muchas personas tomen conciencia de sus gastos y disminuyan sus compras, "podría repercutir negativamente en nuestra recuperación económica".

Otros, sin embargo, podrían no sentir la diferencia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad