publicidad
El refugio de Richard Branson para esperar a Irma, con cinta adhesiva en las ventanas.

7 malos consejos que no debes seguir durante un huracán

7 malos consejos que no debes seguir durante un huracán

Poner cinta adhesiva en las ventanas, meter joyas en el lavavajillas.... cuando llega un huracán como Irma se repiten ciertos consejos que más que ayudarte te ponen en peligro. Son los mitos de los huracanes que durante décadas se perpetúan.

El refugio de Richard Branson para esperar a Irma, con cinta adhesiva en...
El refugio de Richard Branson para esperar a Irma, con cinta adhesiva en las ventanas.

Son mitos que se extienden con la llegada de cada huracán. Están arraigados en la creencia popular y se ponen en marcha de forma automática como protección ante los envites del viento y el agua, pero pueden ser más peligrosos que eficaces:

1. Poner cinta adhesiva en la ventana

Mejor, no lo hagas. Con la cinta aislante no se fortalece el cristal, sino que se romperá en trozos más grandes en lugar de en pequeños pedazos. Estos trozos grandes son mucho más peligrosos, como explica la Alianza General para Hogares Seguros, que los cientos de cristales resultado de que un vidrio estalle.

2. Agrietar la ventana para que no se rompa

Error. La ventana se va a romper más fácilmente, le das ventaja al viento y sobre todo, al agua para que entre en la casa.

Según dijo un ex administrador de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias, Craig Fugate: "Es realmente bueno para dejar que entre el agua en tu casa, te asegura que entra mucho barro. Básicamente es como volar el tejado de tu casa".

Brickell bajo el agua: La zona financiera de Miami inundada por el paso de Irma Univision

3. Meter tus pertenencias de valor en el lavavajillas

Parece una buena idea porque el lavavajillas es waterproof, así que puedes guardarlo ahí todo, cerrar la puerta y rezar para que el viento no la abra. Y también para que el viento no arrastre el electrodoméstico de su lugar y acaben tus joyas en la casa del vecino. También puedes cruzar los dedos para que durante la tormenta no se encienda el lavaplatos y tus amadas pertenencias pasen por un ciclo de prelavado y lavado a altísimas temperaturas.

4. Guardar agua en la bañera para tener reservas para beber

Tampoco es buena idea salvo que tengas la bañera impecable y nuevísima. El agua estancada durante días en una bañera vieja con el esmalte desgastado puede propiciar la aparición de hongos.

publicidad

Aún así, llenar la bañera es una buena opción como reserva para agua de aseo. Límpiala y aclárala bien. Usa el agua principalmente para funciones de higiene. El agua estancada en la bañera, como explica el portavoz de los trabajadores públicos de San Petersburgo, "no debería ser tu primera opción para beber, pero es definitivamente agua limpia y potable".

5. Encender velas

Es el antiguo método para un apagón, pero un apagón al uso no es lo mismo que un apagón por un huracán. En este caso el viento puede jugar en tu contra, apagando las velas directamente, o arrastrándolas de pronto a una zona peligrosa donde puedan prender un incendio. Mucho mejor una linterna. Y gran cantidad de pilas.

6. Utilizar generador dentro de casa

No lo hagas ni aunque las puertas y las ventanas estén abiertas. El riesgo de incendio es alto. Los generadores deben estar en el exterior, en superficies secas y nunca ser manipulados con las manos mojadas. Además es importante colocarlos lejos de lugares donde se almacena gasolina o de la cocina, si es de gas.

El fuerte oleaje generado por Irma se traga un bote en el puerto de Miami Univision

7. Vaciar la piscina

El peso del agua ayudará a mantener la estructura en su sitio. Si la vacías la fuerza del viento puede llegar a arrancarla.

8. Salir de casa a ver los daños hasta que las autoridades digan que puedes hacerlo

Aunque las batallitas que tus amigos llevan años contándote sobre cómo patrullaron la ciudad tras un huracán te den envidia, no te aventures. Puede que ya no haya viento ni lluvia, pero aún quedan ramas de árboles flojas, señales que están a punto de caer, el barro puede ocultar residuos peligrosos, como cristales o tablones. Y el peligro de electrocutarte, que es real. Después de los huracanes, además, se acrecienta el riesgo de tornados. Por eso lo mejor es que sigas a resguardo.

Cómo preparar un kit casero, qué hacer con los aparatos eléctricos y más consejos antes de la llegada del huracán
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad