publicidad
Un hombre es rescatado por la policía de su auto hundido en una autopista de Houston el 27 de agosto de 2017, consecuencia del paso de la tormenta Harvey.

Houston bajo el agua revive los peores recuerdos de la Nueva Orleans inundada por Katrina

Houston bajo el agua revive los peores recuerdos de la Nueva Orleans inundada por Katrina

La ciudad tejana, que en 2005 acogió a miles de desplazados por el huracán Katrina, se ve hoy bajo las aguas a causa de las lluvias asociadas al huracán Harvey.

Imágenes aéreas y en tierra de Houston bajo agua Univision

Eran los días finales de agosto. El peor huracán en aproximarse a las costas de EEUU en el Golfo de México en más de una década amenazaba una de las ciudades más importantes del sur del país.

Milagrosamente, la ciudad se salva de recibir el embate directo de los vientos, pero las lluvias asociadas al fenómeno generan inundaciones nunca vistas. Dejan zonas completamente anegadas, autopistas sumergidas en inesperados lagos, gente refugiada en sus áticos esperando un rescate que tarda en llegar.

MInuto a minuto: Sigue aquí en nuestro liveblog la cobertura especial en vivo sobre lo que está pasando en Texas

No es el Houston de Harvey en 2017, es la Nueva Orleans que dejó Katrina en 2005. La ciudad tejana comparte por estos días la misma suerte que la que vivió la cuna del jazz hace casi exactamente doce años atrás cuando quedó bajo el agua.

La mañana del 29 de agosto de 2005, Katrina rozó la ciudad por el este con la fuerza de un huracán categoría 3. La ciudad sobrevivió la furia del viento, pero no los efectos de las lluvias asociadas a la tormenta.

Harvey no terminó de llegar a Houston como huracán, sino como tormenta tropical, pero con la peligrosa promesa de copiosas lluvias.

Katrina está rondando la mente de muchos desde que empezó el acecho de Harvey, porque se trataba de la primera emergencia natural que enfrentaría el presidente Donald Trump. De hecho, el senador republicano Chuck Grassley le envió un mensaje al mandatario advirtiéndole no repetir los errores que se cometieron en Nueva Orleans.

publicidad

Y Trump dijo haber recibido el mensaje "fuerte y claro", asegurando que la operación de ayuda se había establecido "mucho antes" de que llegara el huracán, haciendo un aparente contraste con la lenta respuesta que el gobierno de George W. Bush dio a la emergencia en Luisiana tras el paso de Katrina, la crítica que se le hizo a Washington en aquel momento.

Nueva Orleans ha sido descrita como un ‘bowl’ o recipiente. Está por debajo del nivel del mar y las aguas que la rodean por todos lados están siempre a punto de inundarla: el inmenso lago Ponchatrian al norte; los pantanos al sur, canales y el poderoso río Mississippi, que la atraviesan.

Relacionado
El ojo del huracán Isabel visto desde la Estación Espacial...
Estos son los 11 huracanes y ciclones récord del último siglo


Houston también tiene características que la hacen susceptible a las inundaciones: es relativamente plana y baja (50 pies o 15 metros por encima del nivel del mar), está ubicada cerca de la costa, lo que la hace vulnerable a las frecuentes tormentas que se mueven por la región.

La ciudad está atravesada por una red de bayous o arroyos y, según el Servicio Geofísico de EEUU, sus suelos no drenan el agua con la rapidez que la reciben, sobre todo en los últimos tiempos en los que cambiado el patrón de lluvias en la zona.

Pasa el huracán, llega el problema

En Nueva Orleans, lo que sería considerado el peor desastre de ingeniería de EEUU empezó inmediatamente después de pasado Katrina, cuando los diques que protegen la ciudad de las aguas que la rodean empezaron a ceder ante la presión, algunos, y a verse rebasados otros.

publicidad

Para el 30 de agosto el 80% de la ciudad estaba anegada, en algunas zonas con el agua llegando a una altura de hasta 5 metros. A diferencia de Houston, la mayor parte de la ciudad había sido evacuada por orden de las autoridades locales.

Sin embargo, son mundialmente famosas las imágenes de personas en sus techos, ondenado telas o banderas a los helicópteros de salvamento de la Guardia Costera, que no se daban abasto para sacar a los que no cumplieron con la orden de evacuación dada tardíamente por la alcaldía.

Relacionado
Harvey Houston
Lluvias en Texas podrían superar las 50 pulgadas, un máximo histórico


Temerosos de ser olvidados por los rescatistas que por aire y agua trataban de sacar a los damnificados, muchos de ellos escribieron en sus techos señales de auxilio con grandes letras.

En la ciudad tejana, centenares de personas ven como la continuación de las lluvias hace subir cada vez más peligrosamente el nivel de arroyos o embalses que están cerca de sus casas. En algunas áreas, ya han tenido que refugiarse en sus segundos pisos o sus áticos para escapar del agua y esperar el rescate.

Hacia el domingo, con el crecimiento de los caudales, subía también las críticas de quienes cuestionaban que la alcaldía o el Estado no hubieran planeado una evacuación preventiva de la zona metropolitana, sobre todo considerando su tendencia a sufrir inundaciones.

publicidad

Aunque habrá que escuchar las razones de las autoridaes, es claro que evacuar una ciudad como Houston, de casi tres millones de habitantes, no es lo mismo que hacerlo con Nueva Orleans, con menos de un millón.

Paradójicamente, es posible que algunos de esos que hoy ven sus residencias amenazadas o se hayan ido a refugios para evitar el peligro, hayan pasado una experiencia similar en 2005.

Conexión humana

Houston está humanamente unida a Nueva Orleans por aquella tragedia. Muchos de sus actuales residentes tienen dolorosos recuerdos personales del paso de Katrina.

Sacados de sus casas sumergidas, miles de habitantes de Nueva Orleans fueron llevados a centros de refugio. Uno de los mayores fue el que se activó en el Astrodome, el emblemático estadio de béisbol de los Astros de Houston, hoy en desuso, que se convirtió en centro de acogida.

El Astrodomo fue para muchos habitantes de Nueva Orleans la puerta de en...
El Astrodomo fue para muchos habitantes de Nueva Orleans la puerta de entrada a Houston, tras el paso de Katrina.

Allí fueron a parar no solo rescatados del desastre, sino algunos que habían evacuado con la esperanza de regresar apenas pasara el huracán, pero que no tenían sitio a donde volver, ni dinero para pagar lo que prometían ser al menos semanas de alojamiento hasta que la ciudad lograra recuperarse.

Ese proceso tardó años y más de una década después, aunque Nueva Orleans ha recuperado su brillo y su fama y su economía se ha reencauzado, hay zonas que nunca fueron totalmente reedificadas, generalmente los barrios más pobres de la ciudad.

Según una investigación del diario Times Picayune, unas 100,000 personas, del casi cuarto de millón que se refugió en Texas durante la emergencia de Katrina, se establecieron definitivamente en el área de Houston.

publicidad

Al igual que en Luisiana, el desastre en Texas era una tragedia anunciada, que además se viene produciendo con cada vez mayor frecuencia, aunque sin la vistosidad de un huracán. Lluvias torrenciales, que se presentan en pocas horas, han dejado la ciudad paralizada.

La región ha experimentado un aumento de aguaceros torrenciales casi 170% desde mediados del siglo XX, según el Centro Nacional del Clima.

Los peores episodios se han presentado en los últimos años, como en abril de 2016, cuando una copiosa lluvia que cayó por 24 horas ininterrumpidas. O en mayo de 2015, cuando seis personas murieron y miles de vehículos quedaron sumergidos a raíz de una lluvia torrencial de 10 horas que anegó sectores de la ciudad.

Algunos han comparado el fenómeno de Harvey con la Tormenta Tropical Allison de 2001, que dejó una estela de 23 muertos y unos 5,000 millones de dólares en pérdidas materiales. Sin embargo, algunos meteorólogos aseguran que la capacidad de destrucción de Harvey es mucho mayor.

Houston inundada tras la llegada de Harvey (FOTOS)
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad