publicidad

Huella de carbono en LA

Huella de carbono en LA

Es la segunda huella más chica entre las 100 áreas metropolitanas analizadas por un estudio del Brookings Institute.

Áreas 'metro' son más eficientes

LOS ÁNGELES, California – La región comprendida por Los Ángeles, Long Beach y Santa Ana tiene la segunda huella de carbono más baja entre las 100 áreas metropolitanas de Estados Unidos que fueron analizadas por un estudio divulgado el jueves.

La región mejoró su rango desde 2000-2005, cuando se situó como la tercera zona metropolitana en producir menos emisiones por persona de dióxido de carbono y otros gases invernadero, según el reporte del programa de políticas metropolitanas del Brookings Institution.

"Una huella de carbono pequeña subraya el profundo compromiso que la ciudad tiene hacia el cuidado y administración del medio ambiente así como su rol de liderazgo en el [desarrollo] sustentable", dijo el alcalde de Long Beach, Bob Foster.

"Sin embargo, nuestro trabajo no se ha terminado. Estamos trabajando diligentemente para mejorar nuestra calidad de aire y decrecer las emisiones de gases invernadero para mejorar la calidad de vida en nuestra comunidad", continuó Foster.

En 2005, la huella de carbono per cápita en el área metropolitana de Los Ángeles-Long Beach-Santa Ana fue de 1,413 toneladas métricas. Honolulu tuvo la huella de carbono más baja con 1,356 toneladas métricas per cápita.

La región Lexignton-Fayette en Kentucky tuvo las emisiones más altas entre las 100 ciudades más grandes con 3,455 toneladas métricas per cápita.

publicidad

En términos per cápita, la región californiana tuvo una huella de carbono 37 por ciento más baja que el promedio en las 100 ciudades más grandes, y 44 por ciento más baja que la huella de un estadounidense promedio.

Una medida ambientalista

La huella de carbono es una medida de la cantidad de gases invernadero, entre ellos el dióxido de carbono, producidos por actividades como manejar un auto u operar una planta eléctrica. El dióxido de carbono es el gas invernadero más prevalerte y uno de los principales contribuyentes al calentamiento global.

El estudio titulado Reduciendo la huella de carbono en las metrópolis de América es el más amplio en su tipo. En 200 y 2005, calculó las huellas de carbono parciales en base a las emisiones de carbono producidas por el consumo de energía para el transporte y la vivienda.

Los datos ofrecen una buena fotografía de las dos fuentes principales de emisiones en las áreas metropolitanas alrededor del país y permiten comparar a las distintas regiones.

De acuerdo al instituto Brookings, el estudió provee una base para identificar cambios necesarios en las políticas de precios, usos de suelo y otras áreas para reducir el consumo de energía y la emisiones de gases invernadero en las zonas metropolitanas.

Además de los rangos, otras conclusiones importantes del estudio son:

  • Las áreas metropolitanas grandes son más eficientes que el país en conjunto en cuanto a las emisiones de carbón.
  • Las emisiones de carbono subieron con menos rapidez en las áreas metropolitanas que en el resto del país.
  • Las huellas de carbono per cápita variaron extremadamente entre las distintas áreas metropolitanas.
  • Los patrones de desarrollo y la disponibilidad del transporte ferroviario jugaron un rol importante en las emisiones de carbono.
publicidad

Estudio omitió datos importantes: LAT

"Porque dos tercios de nosotros vivimos en las áreas metropolitanas más grandes de la nación y casi tres cuartos de la actividad económica se genera ahí, las áreas metropolitanas grandes generan la mayoría de los gases invernaderos en el país", dijo Bruce Katz, vicepresidente del programa de políticas metropolitanas del instituto Brookings.

"Por ese motivo, la América metropolitana jugará una rol crítico en el empuje de la nación hacia la contención de emisiones", dijo Kats. "Afortunadamente, muchas áreas metropolitanas cuentan con ventajas importantes para hacerlo".

"No estamos muy sorprendidos", le dijo al Los Angeles Times Nancy Sutley, de la oficina de energía y medio ambiente de la alcaldía, citando el clima templado del área y su inventario de viviendas que son relativamente más nuevas y mejor aisladas. Además, agregó, la "extensión es más mucho pero en otras partes de EU".

Omisiones considerables

Pero de acuerdo al Times, el reporte no tomó en cuenta que la mitad de la electricidad de la ciudad proviene de plantas de carbón. En su lugar, el Brookings usó un promedio estatal que incluye plantas hidroeléctricas y nucleares en el norte de California.

El estudio omitió las emisiones de fábricas y edificios comerciales, y de carreteras locales, reportó el Times.

publicidad

El reporte de 83 páginas da mucho crédito a los planes de ahorro de carbono de California, incluyendo un código de construcción estatal estricto y reglas para el cálculo de precios de energía diseñadas para conservar energía.

De acuerdo a oficiales de Long Beach, la ciudad tiene varios programas ambientalistas para ayudar a reducir la huella de carbono de la zona.

Otras tres ciudades del Estado Dorado – San José, San Francisco y San Diego – están entre las 10 con las huellas de carbono más chicas del país, reportó el Times.

En contraste, el reporte subrayó las fuertes huellas de carbono de las regiones del sur, centro y noreste del país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad