publicidad

Hombre atrincherado en una casa en NY fue abatido

Hombre atrincherado en una casa en NY fue abatido

El supuesto líder de una pandilla que se había atrincherado en su domicilio en Nueva York para evitar ser arrestado murió en un tiroteo con la policía.

El supuesto líder de una pandilla que se había atrincherado en su domicilio en Nueva York para evitar ser arrestado murió este viernes en un tiroteo con agentes de la Policía, según informaron varios medios locales.

Garland Tyree, de 38 años, identificado como líder de la peligrosa pandilla " Bloods" en la Costa Este de Estados Unidos, murió horas después de haber publicado un mensaje en la red social Facebook en el que decía "Hoy voy a morir".

Alrededor de las seis de la mañana, Tyree, que estaba armado con un rifle, disparó contra las autoridades hiriendo en una pierna a un bombero que había acudido al lugar, luego de que el sospechoso incendiara su hogar, en el distrito de Staten Island, en un intento por no ser detenido.

Tras varias horas rodeado, el hombre salió del sótano de la casa por segunda vez, volvió a disparar y los agentes respondieron con tiros y gases lacrimógenos, dijeron fuentes policiales al diario New York Post.

Según esas mismas fuentes, Tyree murió a causa de disparos efectuados por un efectivo de una unidad de operaciones especiales.

El hombre se había atrincherado en el sótano de su casa y desde allí se comunicaba con las autoridades, que se habían presentado con una orden judicial para detenerlo por violar la libertad vigilada en la que se encontraba desde el pasado año.

publicidad

El fallecido, que según los medios regentaba una librería en Staten Island, contaba con un largo historial de problemas con la Justicia.

"Ha estado entrando y saliendo de la cárcel", confirmó en declaraciones a los periodistas el jefe de Detectives de la Policía de Nueva York, Robert Boyce.

El bombero al que Tyree disparó fue trasladado a un hospital y, a priori, su vida no corría peligro, informaron las autoridades.

Horas después del inicio del incidente, el fuego en la casa había sido extinguido, mientras que la Policía mantenía el edificio rodeado y en los alrededores podían verse numerosos equipos de bomberos y ambulancias preparados para intervenir.

Según el departamento de bomberos de Nueva York, desde 1994 ninguno de sus efectivos había resultado herido de bala durante una intervención.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad