publicidad
UTSA obtuvo más fondos para sus becas.

Histórica donación para UTSA

Histórica donación para UTSA

Histórica donación para UTSA

UTSA obtuvo más fondos para sus becas.
UTSA obtuvo más fondos para sus becas.

San Antonio - Una mujer de 79 años que murió en noviembre pasado dejó una fortuna de 22 millones a la Universidad de Texas en San Antonio.

Mary E. McKinney, quien fue maestra y creció en el sur de San Antonio, estableció en su testamento la creación de un fondo de becas para estudiantes de UTSA cuyo promedio de calificaciones sea al menos 2.75 y hayan completado 30 créditos.

Es la donación más alta en la historia de UTSA que proviene de un individuo.

"Ella creía firmemente que la educación es la llave del éxito", sostuvo el presidente de UTSA, Ricardo Romo, durante el anuncio de la donación el miércoles. "Por medio de su extraordinaria donación, ella ha establecido un legado que ayudará a generaciones de estudiantes de UTSA a cumplir sus metas educativas", reiteró.

publicidad

Fortuna petrolera

McKiney dejó propiedades que incluyen tres ranchos en los condados de Atascosa y Frío, donde hay reservas petroleras, además de acciones de la bolsa y bonos municipales. McKiney tomó cursos de Latín, Filosofía y sobre Dante en UTSA, aunque es egresada de Trinity University y de la Universidad de Texas en Austin, donde estudió un posgrado.

Las propiedades incluye derechos de petróleo y gas. UTSA recibirá 25 por ciento de regalías por uno de los ranchos en el condado de Frío, informó UTSA en un comunicado.

Por casi 20 años, McKinney había donado 250 mil dólares a estudiantes de UTSA, afirmó Marjie French, vicepresidente de UTSA.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad