publicidad

El Congreso condecora a los Borinqueneers, los soldados puertorriqueños discriminados en la guerra

El Congreso condecora a los Borinqueneers, los soldados puertorriqueños discriminados en la guerra

"Se nos reconoció nuestra labor en la guerra. Se nos debía por muchísimo tiempo", dijo uno de los soldados de la última unidad segregada de hispanos en las Fuerzas Armadas durante la guerra de Corea en la década de 1950.

El Congreso honró a los 'Borinqueneers' con el máximo reconocimiento Univision

Por Patricia Guadalupe

WASHINGTON DC.- "Se nos reconoció nuestra labor en la guerra. Se nos debía por muchísimo tiempo". El puertorriqueño José Enrique Ruíz al fin sintió que el Gobierno de Estados Unidos saldó una deuda con los soldados del Regimiento 65 de Infantería, la última unidad segregada de hispanos en las Fuerzas Armadas durante la guerra de Corea en la década de 1950.

“Significa mucho para mí”, aseguró Ruíz, de 89 años, uno de los puertorriqueños que integró el batallón que encaró una dura discriminación racial por parte de compañeros y oficiales. Ni siquiera podían comunicarse en español o, según las amenazas que recibieron, serían enjuiciados en un tribunal militar.

Sin embargo, después de años de fuerte presión, algunos de los soldados de ese batallón que fue desestimado hasta por su líder, el coronel William W. Harris, llegaron este miércoles hasta el Capitolio en Washington DC, donde recibieron la Medalla Congresional de Oro, el más alto honor civil en Estados Unidos, en una elegante ceremonia.

Recuerdan el racismo sufrido, pero afirman que ello quedó atrás. “Lo tuvimos que superar porque no nos quedaba remedio, pero sufrimos mucho. Incluso tuvimos un coronel racista que nos quitó hasta los bigotes”, dijo Ruiz sobre el grupo conocido como "Los Borinqueneers", que ayudó a recuperar territorios en Corea del Sur y tenían ya en su pecho condecoraciones como Estrellas Plateadas y Corazones Púrpuras.

El portavoz de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, el sargento retir...
El portavoz de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, el sargento retirado José Colón, el coronel retirado Manuel Siverio, el secretario de Asuntos de los Veteranos, Rovert McDonald, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConell y el líder de la minoría en el Senado, Harry Reid.

“Estuve en la Segunda Guerra Mundial y ya estaba acostumbrado a ese trato. Pero cuando uno está en combate no tiene mente ni tiempo para pensar en esas cosas”, contó Pedro Nieves, quien fue un sargento en el batallón y luego trabajó con el correo en la ciudad de Nueva York.

"Lo más grande de mi vida"
El presidente Harry S. Truman había ordenado en 1948 que no se discriminara por raza o color de piel en las Fuerzas Armadas. Sin embargo, esta medida no se había implementado cuando este batallón salió a pelear a Corea.

Allí, “las misiones más malas eran para nosotros los puertorriqueños”, relató José Cristóbal Díaz Rivera, que trabajó de mecánico luego de su servicio militar. “A través de los años uno aprende a conformarse con lo que hay. Para mí este reconocimiento ha sido lo más grande en mi vida. Me siento muy orgulloso y le dedico mi medalla a los compañeros que ya no están con nosotros”. Algunos murieron en los últimos años. Otros no tuvieron la suerte de regresra a casa.

publicidad

Los que sí lo hicieron, veían como otros grupos segregados eran condecorados, como los pilotos afroamericanos Tuskegee Airmen. Pero su reconocimiento no llegaba.

“Esto es tremendo”, dijo Betty Nieves, hija de uno de los veteranos. “No creía que iba a haber tantas personas del gobierno presente y es un orgullo. Muchos dieron su vida, no regresaron. Estábamos esperando este día por muchos años. Este es un día bien especial”, agregó.

Familiares de integrantes fallecidos dijeron estar contentos y agradecidos.

“A mi hermano le hubiera gustado. Se lo merecía. Sacrificaron mucho por nosotros”, dijo Juan Aponte Rivera, hermano de Jesús Aponte Rivera, quien falleció apenas hace dos meses a causa de cáncer del pulmón a los 87 años.

“Me voy contento y agradecido, a pesar de haber sufrido mucho, frío, hambre, discriminación. Pero aquí estoy vivo para recibir este reconocimiento y tengo que darle gracias a eso. Muchas, muchas gracias”, acotó Rafael Rivera García, sargento en el batallón.

Lea también:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad