publicidad

Hispanos satisfechos con la marcha en Washington; saben que diero el último paso

Hispanos satisfechos con la marcha en Washington; saben que diero el último paso

Los ánimos cambiaron y la lucha scobró nuevos brio en los cientos de miles de personas que se congregaron en el National Mall.

Hispanos satisfechos con la marcha en Washington; saben que diero el últ...

Valió la pena...

WASHINGTON D.C. - Los rostros cambiaron, él ánimo creció, y principalmente, las esperazas de que se apruebe una reforma migratoria cobró nueva fuerza en los cientos de miles de personas que marcharon hacia el National Mall.

Lea nuestros blogs en Mipagina de univisiondallas.com y en Facebook de Noticias 23.Calcular el número de asistentes no es tarea fácil. De hecho, la policía de Washington que es la instancia oficial para estimar el número de asistentes a las marchas ya no lo hace. Un dato que nos confirmó nuestro compañero Fernando Pizarro, corresponsal de Noticias Univision en la capital del país.

Pero a decir del padre Esteban Jasso, de la Iglesia de Todos Santos en Fort Worth, Texas, si se llegó al medio millón de personas.

publicidad

Pero lo más importante, es que la gente se renovó de esperanza de que nuestros gobernantes no pueden seguir teniendo al pueblo pendiendo de un hilo, señaló el padre.

El viaje valió la pena Zelene Suchilt, estudiante universitaria que viajo desde El Paso, Texas. 40 horas de camino.

"Me siento satisfecha porque hago esto por mi familia, por convicción propia y creo que ahora si nos estamos jugando el último as, o quizá tengamos otro escondido bajo la manga", dijo la estudiante.

Y es que precisamente el congresista Luis Gutiérrez, señaló en su discurso que esto ya no está en manos de Obama, ni de los propios congresistas. "Son ustedes, el pueblo quienes empezarían a tomar las calles de todas las ciudades de Estado Unidos".

Entre batucadas de brasileños y mexicanos, un grupo salvadoreño tocando un merengue y hasta una deegación de California con un mariachi y hasta un ballet folclórico, todos los grupos que iban llegando portaron diferentes pancartas con leyendas alusivas a la marcha.

Pero lo que más portaron con orgullo fue la bandera de Estados Unidos y su propia bandera para no olvidar de dónde vienen.Una mezcla de culturas y grupos étnicos que les mostró a todo el país, que este es un compromiso social con millones de personas.

Apurado, casi corriendo sobre la avenida Pennsylvania, Antonio Herrera, ya ciudadano americano, portaba con orgullo su bandera de El Salvador y una banderita de EU.

publicidad

"Yo vine hace 21 años a una marcha parecida, más pequeña pero con muchos sueños porque buscamos asilo político en 1989 y logré quedarme y ahora me siento comprometido para ayudar a los que vienen detrás de mi, porque ningún ser humano es ilegal y hay mucho en juego en este momento y no debemos perder a oportunidad", recordó con nostalgia.

Con imágenes religiosas y todo tipo de instrumentos musicaes para hacer el mayor ruido posible, los rostros de la llamada Marcha por América, cumplió con su prometido y seguramente alguien se los dejó saber a los congresistas que estaban votando la reforma de salud y que siguen renuentes a la reforma migratoria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad