publicidad
La inmigrante salvadoreña Claudia Jurado, refugiada en la Iglesia de Nuestra Señora de Las Américas en Lilburn, Georgia.

Hispana indocumentada deja refugio en iglesia donde buscó protección contra deportación

Hispana indocumentada deja refugio en iglesia donde buscó protección contra deportación

Claudia Jurado, que se refugió hace dos semanas en un templo en Georgia para evitar la expulsión, salió junto con sus dos hijos sin explicar la razón.

La inmigrante salvadoreña Claudia Jurado, refugiada en la Iglesia de Nue...
La inmigrante salvadoreña Claudia Jurado, refugiada en la Iglesia de Nuestra Señora de Las Américas en Lilburn, Georgia.

Hace dos semanas, Claudia Jurado, una salvadoreña de tan solo 27 años, se encerraba en una iglesia en Atlanta como medida desesperada para evitar su deportación. “Le pido a Dios que me permitan quedarme con mi familia”, confesaba a Univision Noticias porque si volvía a su país, “nos matan”.

publicidad

Jurado tenía que salir obligatoriamente del país el 31 de julio. Pero decidió quitarse el brazalete que tenía en su tobillo y se refugió en la Iglesia Católica Nuestra Señora de las Américas, en Lilburn, al noreste de la capital de Georgia. 

Lea también: Indocumentada refugiada en una iglesa de Georgia aguarda milagro para quedarse en EEUU

Cuando no ha pasado ni un mes, la joven decidió poner fin a su rclutamiento junto a sus dos hijos. Sin dar ninguna explicación. 

"Estamos muy complacidos de que la situación en Nuestra Señora de las Américas ha sido resuelta. Seguiremos orando por esta familia y por otras en una situación similar", indicó Paula Gwynn Grant, directora de comunicaciones de la Arquidiócesis Católica de  Atlanta  en un comunicado.

Una inmigrante indocumentada se refugia en una iglesia en Georgia Univision

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) no ha emitido hasta ahora una declaración oficial al respecto.

No obstante, un portavoz de ICE en  Atlanta declaró al periódico Mundo Hispánico que "no han aprobado ningún beneficio para la salvadoreña".

Perseguida por las maras

Jurado tenía plazo hasta el 31 de julio para regresar a El Salvador, donde, asegura, ella y su familia han sufrido el acoso de las maras, por lo que en un acto de desesperación optó por refugiarse en el templo. 

Ella y su esposo tenían un pequeño negocio en el departamento de La Unión, en El Salvador. “Salimos huyendo de mi país porque nos iban a matar. A mi esposo le pedían mucho dinero las maras (pandillas) para seguir trabajando. Les dábamos una vez y al otro día querían más. No podíamos darles lo que exigían. No se conformaban con nada. Por eso nos amenazaron”.

publicidad

"Entré en Estados Unidos el 5 de diciembre del año pasado -manifestaba en entrevista telefónica- con mi hijo Josué Alexander, que tiene un año de edad". Según su relato, estuvo detenida 24 horas y pudo salir con una orden para presentarse ante una corte de inmigración en Atlanta.

Tras varias audiencias en corte, ICE cerró el caso y ordenó su deportación por considerar que no existían suficientes pruebas de que su vida estuviera en peligro.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad