publicidad

Henry "Hank" Skinner se salvó una hora antes de ser ejecutado.

Henry "Hank" Skinner se salvó una hora antes de ser ejecutado.

Corte Suprema estadounidense la frenó una hora antes de que fuese llevada a cabo, tras una petición de su abogado defensor y de Francia.

Ya había pedido la prueba

WASHINGTON D.C.- La Corte Suprema estadounidense frenó la ejecución de un condenado a muerte por asesinato menos de una hora antes de que fuese llevada a cabo, tras una petición de su abogado defensor y de Francia para permitir que se lleven a cabo pruebas de ADN.

Henry "Hank" Skinner ha pedido nuevas pruebas de ADN que dice probarán que no cometió el triple asesinato de su novia y dos hijas de esta la noche del 31 de diciembre de 1993 por el que fue condenado a muerte.

Skinner "dijo que no esperaba lograr una detención (de ejecución), él esperaba ser ejecutado", detalló el portavoz del Departamento de Justicia Criminal de Texas, Jason Clark.

Tras conocer la decisión de la Corte, Skinner "sintió debilidad en las rodillas, sintió como si realmente hubiese ganado", dijo Clark.

Skinner, de 47 años, casado en la actualidad con una activista francesa contra la pena capital, fue condenado en Texas en 1995 por un jurado por el asesinato de su novia y los dos hijos de esta.

La ejecución, por inyección letal, había sido prevista a las 18H00 locales (23H00 GMT) en la prisión texana de Huntsville.

La Corte Suprema debe ahora decidir si da lugar al caso, de lo contrario se decidirá una nueva fecha de ejecución, dijeron los jueces en una breve decisión.

El miércoles, el embajador francés en Washington contactó a las autoridades de Texas para pedir la suspensión de la ejecución.

publicidad

Tanto el presidente francés, Nicolas Sarkozy, como el canciller, Bernard Kouchner, expresaron su apoyo a la esposa de Skinner, Sandrine Ageorges-Skinner.

"Nuestro embajador en Washington contactó al gobernador de Texas para pedir un aplazamiento para Skinner y que fuese aceptada su solicitud de indagaciones adicionales", dijo el portavoz del canciller francés, Bernard Valero.

Francia abolió la pena capital en 1981.

Los hechos sangrientos

Skinner ha sostenido que no tenía ningún motivo o razón para matar a su novia Twila Jean Busby y a los hijos de ella, Randolph Busby, de 20 años, y Elwin Caler, de 22. La mujer fue asesinada a golpes de hacha y sus hijos murieron apuñalados.

Skinner reconoce haber estado en el lugar la noche del crimen, pero asegura que estaba tirado en un sofá inconsciente por los efectos del alcohol y del opio que había consumido en la fiesta de año nuevo que celebraban en la casa de las víctimas.

La policía descubrió la escena del crimen cuando Caler, mortalmente herido, salió al porche de su casa a pedir auxilio. Los cuerpos de su madre y de su medio hermano fueron localizados dentro de la vivienda.

Las autoridades siguieron un rastro de sangre a lo largo de cuatro calles, hasta la casa móvil de Skinner, donde lo encontraron tres horas después del crimen encerrado en un closet. Su mano estaba cortada y su ropa tenía manchas de sangre.

publicidad

Skinner explicó después que Caler le manchó de sangre cuando trató de despertarlo y sacarlo de su embriaguez para que les diera auxilio y aseguró que su mano se cortó al caer sobre unos vidrios.

El reo y sus abogados argumentan que el verdadero homicida pudo haber sido el tío de Twila Busby, Robert Donnell, quien había asistido también a la fiesta.

Donnell, quien murió en un accidente de tránsito en 1997, tenía antecedentes delictivos y se sabía que poseía un temperamento explosivo que podía violentarse cuando consumía alcohol.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad