publicidad
La crisis humanitaria en la frontera sur de Estados Unidos puso al gobierno de Washington en aprietos.

¿Hasta dónde será cierta la crisis de los niños?

¿Hasta dónde será cierta la crisis de los niños?

Imposible pasar desapercibidos ante la “crisis” de niños migrantes. Pero, ¿alguien ha visto a los 46 mil?

La crisis humanitaria en la frontera sur de Estados Unidos puso al gobie...
La crisis humanitaria en la frontera sur de Estados Unidos puso al gobierno de Washington en aprietos.

Por Fernando Escobar Giraldo

Imposible pasar desapercibidos ante la “crisis” que vive Estados Unidos con niños detenidos al cruzar la frontera. Hay muchas cosas que no se han dicho y que es importante analizar. Y también muchos interrogantes que nadie responde. Las cifras de niños detenidos cambia literalmente todos los días, pero dicen que están entre 45,000 y 60,000, depende quien y cuando lo diga.

Lo que si me queda claro es que si el gobierno nacional no encuentra la salida correcta, será éste el hecho que más podría afectar negativamente la presidencia de Barack Obama, por encima de las crisis en Irak, Siria o la embajada en Libia. Por encima de la no aprobada reforma migratoria. Por encima del Obamacare, y de otros hechos.

Hasta ahora, el gobierno de Estados Unidos ha separado a miles, quizás millones de familias, deportando indiscriminadamente. Pero el asunto se le puso más complicado cuando la separación se da porque los padres que están aquí ilegalmente, ante la desesperación, toman la terrible e irresponsable decisión de arriesgar a sus hijos de esa manera y ponerlos indirectamente tras las rejas o en albergues con tratos comprobadamente inhumanos.

publicidad

El asunto ya es político. Los republicanos, que han puesto como condición para una reforma migratoria el que se refuerce a gusto de ellos la vigilancia en la frontera, le han sacado jugo a la supuesta crisis, culpando al gobierno y exigiéndole el envío de soldados de la Guardia Nacional a la frontera. Además, sin estudiar profundamente lo que pasa en la frontera sur de México, ni el trayecto de sur a norte en ese país, responsabilizan a la vecina nación de toda esta situación. Estados Unidos dice que ha detenido a más de 50,000 menores, pero ¿dónde están?

¿Será que alguien miente? México dijo este martes, a través de un comunicado oficial, que calcula que 16,000 niños centroamericanos cruzarán en todo el 2014 su territorio rumbo a Estados Unidos. ¿Y los otros por donde cruzan? Dijo además que en lo que va de año ha detenido a 9,622 niños centroamericanos no acompañados. El gobierno salvadoreño dijo a través de un comunicado oficial esta semana, lo tengo en mi poder, que son 337 los menores salvadoreños identificados que permanecen en el Centro de Procesamiento de Nogales, Arizona, y que son atendidos por su consulado en Tucson.

Conversé con un funcionario del gobierno nicaragüense y me aseguró que su país es el menos relacionado con esta crisis, pues sus ciudadanos, en gran mayoría, están legales en Estados Unidos y la cifra de niños nicaragüenses detenidos no pasa de 200. Hace menos de una semana el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, dijo que su gobierno se ha comunicado con familiares de cientos de niños de ese país identificados en albergues en Estados Unidos. Recalco lo que dijo: “Cientos de niños”.

publicidad

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, aseguró la semana pasada que aproximadamente 1,500 menores guatemaltecos se encontraban en ese momento en centros de detención en Estados Unidos.

Basta con sumar para concluir que las cifras no cuadran. Curiosamente el gobierno del presidente Obama reconoció esta semana que desconoce la cifra de inmigrantes indocumentados que han sido dejados en libertad, especialmente en Texas y Arizona debido a que los centros de detención están abarrotados. Es decir, la liberación ha sido totalmente descontrolada.

Sería bueno que la gran prensa investigara bien esta situación porque me huele que hay otro tipo de intereses detrás de esta “crisis”, que quizás no podemos negar que existe, pero tal vez  no es mayor que en años anteriores, como se nos ha dicho reiteradamente. ¿Será que hay gato encerrado? ¿Quién ha contado los 45,000 a 60,000 niños? ¿Dónde están sus nombres? ¿Quién les ha visto las caras? ¿Por qué los grandes medios de comunicación aceptan publicar cada día cifras diferentes que les aparecen en los cables de las agencias noticiosas sin nadie que las sustente o las cuestione?

El gobierno ha dicho que en lo que va de año ha deportado a 82,000 centroamericanos, incluyendo niños. Y eso hace que el círculo parezca no poderse romper y el problema puede llegar a instancias tan grandes que es difícil imaginarlas. La “crisis” de los niños es casi que un sofisma de distracción frente a la verdadera crisis, que es la que hace derramar sangre, mucha sangre, diariamente en ciudades centroamericanas y estadounidenses. El Salvador, Honduras y Guatemala, están entre los países más violentos y la “ayuda” del gobierno estadounidense es detener a muchos violentos, juntarlos con inocentes y meterlos en aviones rumbo a esas naciones. De estos países proceden muchos de los violentos que causan estragos aquí y entonces congresistas y el propio gobierno, que envía emisarios supuestamente para programas soluciones, les adjudican la culpa de todos estos males a los gobiernos centroamericanos. ¿No les parece que el círculo no se rompe?

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad