publicidad

Los niños sirios, las víctimas más vulnerables del veto migratorio de Trump

Los niños sirios, las víctimas más vulnerables del veto migratorio de Trump

Siria vive una pesadilla que no parece tener fin. Millones de niños no conocen otra cosa que una guerra que ha dejado 12 millones de desplazados y cientos de miles de muertos. Estos son los rostros inocentes de la guerra en Siria y las tragedias que representan.

Animación: la compleja guerra de Siria explicada en tres minutos a través de los ojos de una niña Mauricio RodríguezUnivision

Cuando Donald Trump firmó la orden ejecutiva que cerraba la entrada de refugiados sirios a Estados Unidos de forma indefinida, el presidente alegó riesgos de seguridad para frenar el ingreso de quienes llamó “terroristas islámicos radicales”.

“¿Por qué vetar a los niños sirios? No somos terroristas”, se preguntó Bana al-Abed, la pequeña de siete años que narró su vida en medio de la guerra en Alepo durante meses en Twitter.

Y ella no es la única que se hace esa pregunta.

Desde el comienzo de la guerra civil siria, EEUU ha reasentado unas 18,000 personas. 47 por ciento niños menores de 14 años, según el Instituto de Política Migratoria. De los más de doce millones de desplazados, esa cifra es mínima.

Frente a esas 18,000 personas, Europa ha acogido casi un millón, de los cuales la mitad son niños.

Bana, que había escrito días antes al presidente Trump pidiéndole ayuda para los más vulnerables de su país, no entiende el veto a quienes, como ella, huyen de la “mayor crisis humanitaria desde el final de la Segunda Guerra Mundial”, como ha sido calificada por Naciones Unidas.

Millones de sirios están atrapados en este conflicto que ya entra en su sexto año. Y casi cuatro millones de niños no conocen una vida sin guerra, según datos de la agencia de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef. Sus vidas han sido moldeadas por la violencia, el miedo y el desplazamiento.

publicidad

"Mis colegas que han estado en áreas afectadas por combates, sitiadas, dicen que hay niños que han dejado de hablar,” apunta en conversación con Univision Noticias Shushan Mebrahtu, la portavoz de Unicef en Siria. “Otros escuchan una fuerte explosión y mojan la cama. Algunos niños no pueden hablar en absoluto”.

El caso de Judy, una niña de nueve años que vive en Alepo, también es un reflejo de ese temor con el que crecen. “Tengo pánico de escuchar los continuos sonidos de bombardeos”, dice un testimonio de la pequeña recogido por trabajadores humanitarios. “También me preocupa la falta de agua y electricidad, especialmente ahora que es invierno. Solíamos bañarnos todos los días, pero ahora no podemos”.

Por eso, hay quienes ya no consideran como una opción vivir en medio de constantes bombardeos que han convertido muchas ciudades en cementerios y muchos se aventuran a cruzar el mar Mediterráneo en embarcaciones precarias arriesgando sus vidas.

Un reportaje gráfico del periodista y fotógrafo Javier Bauluz, que por meses siguió el camino de familias enteras de refugiados hacia Europa, muestra lo que enfrentan quienes optan por salir en busca de una nueva vida para sus hijos: desde la crueldad del mar hasta la xenofobia. Y miles mueren en el intento.

Ese fue el caso de la familia de Aylan Kurdi, el niño de tres años que apareció ahogado en una playa turca cuando su familia intentaba llegar a una isla griega. Su padre, Abdullah Kurdi, no pudo salvar a su esposa y dos hijos cuando el bote en el que estaban se volcó en pleno mar.

publicidad

El panorama no es mejor para quienes se quedan en Siria. La cifras de muertos por la guerra varían, pero según la ONU han sido al menos 400,000 los que han perdido la vida por este conflicto. De esa cifra, al menos 15,000 fueron menores de edad.

El drama de los niños en este país es retratado a diario y en ocasiones logra atravesar las fronteras. Las fotos de Omran Daqneesh, un pequeño de cinco años rescatado de entre los escombros de un edificio bombardeado, lo mostró con su mirada perdida, el cuerpo ensangrentado y lleno de polvo. Su fotografía puso a Occidente frente al horror de la guerra.

El video de Univision Noticias al inicio de este artículo explica el conflicto en Siria y cómo afecta a las personas más vulnerables: los niños.

Relacionado
Promo Alepo
Fotografías interactivas: Así era Alepo antes de la guerra y así es hoy
La declaración de Alepo como patrimonio cultural de la UNESCO en 1986 no fue suficiente para mantenerla a salvo de la lucha entre rebeldes contra el gobierno sirio y sus aliados. La guerra civil destrozó en los últimos cuatro años los tesoros arquitectónicos, religiosos e históricos de una ciudad de 4,000 años de antigüedad, y quebró las vidas de millones de personas que no pudieron mantenerse al margen de la tragedia de la guerra.
Relacionado
Los niños sirios, las víctimas más vulnerables del veto migratorio de Tr...
"Somos solo familias buscando refugio", dice un sirio en respuesta a la orden ejecutiva de Trump contra los musulmanes
La familia Alafandi llegó a Estados Unidos en 2014 huyendo de la guerra en su país. Desde entonces, han esperado la solución de su caso de asilo. Consideran "injusta" la orden ejecutiva del presidente contra los musulmanes de siete países.
Relacionado
Refugiados
Trump oficializa el prejuicio y se topa con resistencia
“Cerrar las puertas a quienes buscan refugio en una nación que se precia de su tradición inmigrante y de sus valores cristianos y morales, tiene consecuencias fatales”.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad