publicidad

Guarderias bajo la lupa

Guarderias bajo la lupa

Una investigación reveló que en al menos nueve guarderías de California había algún delincuente sexual.

Investigación en curso

Una auditoría encontró que en al menos nueve viviendas utilizadas para proveer cuidados infantiles había algún delincuente sexual registrado viviendo en las instalaciones, provocando el cierre de los centros por parte de la agencia estatal de servicios sociales.

El descubrimiento se produjo cuando auditores estatales cruzaron la base de datos de 75 mil establecimientos licenciados --entre ellos hogares adoptivos y guarderías en viviendas privadas— con la base de datos estatal de delincuentes sexuales registrados, reportó The Associated Press.

El director del Departamento de Servicios Sociales de California, John Wagner, le dijo a la agencia que la auditoría encontró que las direcciones de 49 delincuentes sexuales coincidieron con la de 46 establecimientos de cuidado infantil.

El departamento pudo confirmar nueve casos durante la inspección que se realizó de los 46 establecimientos, dijo Wagner.

De acuerdo a la AP, se han efectuado tres suspensiones de licencia – dos en Los Ángeles y una en San Bernardino.

Dos niños fueron sacados de hogares adoptivos el miércoles por autoridades de Los Ángeles y uno más en San Bernardino.

“Sobra decir que cualquier persona convicta de una ofensa sexual no tiene nada que hacer cerca de un establecimiento con licencia para [el cuidado] de niños”, citó la AP a Wagenr. “Proteger a los niños en nuestras instalaciones con licencia es nuestra más alta prioridad”.

publicidad

La Oficina de Auditorías Estatales solicitó la base de datos del departamento en noviembre, pero la agencia de servicios sociales no supo de las coincidencias en las direcciones hasta la semana pasada, dijo Wagner. La auditoría será revelada el martes.

Coincidencias en todo el estado

De las 46 direcciones que coincidieron con las de los delincuentes, 22 resultaron en Los Ángeles, ocho en el Valle Central, siete en el área de la Bahía de San Franciso y una respectivamente en San Bernardino y Sacramento.

En la mayoría de los casos, los inspectores del departamento no pudieron verificar que un delincuente sexual estuviera viviendo en la dirección, o bien, encontraron que el ofensor estaba ahí pero no había niños presentes, reportó la AP.

El no reportar los nombres de los adultos viviendo en las instalaciones de cuidado infantil constituye una violación de la ley estatal, dijo Wagner.

El Departamento de Servicios Sociales necesita esta información para poder realizar investigaciones de antecedentes de los operadores y personas que viven o tienen relación con hogares adoptivos o centros de cuidado infantil. Si el departamento hubiera descubierto que un residente era un delincuente sexual, la licencia hubiera sido negada o suspendida, dijo Wagner.

Aún sin indicios de abuso

En los tres casos en los que se suspendieron licencias, un ofensor había sido convicto de agresión sexual mientras que los otros dos habían sido culpables de haber copulado oralmente con un menor de edad, dijo a la AP Larry Bolton, el abogado principal del departamento.

publicidad

Los investigadores están realizando entrevistas con los niños que tuvieron contacto en cada una de las casas o guarderías suspendidas.

Bolton le dijo a la agencia que las entrevistas no habían concluido pero que a la fecha no había ninguna indicación de que los niños hubieran sido abusados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad