publicidad

Grecia realiza referéndum en medio de la incertidumbre

Grecia realiza referéndum en medio de la incertidumbre

Grecia, el país europeo con una deuda que lo tiene al borde de la quiebra, comenzó a votar en un referéndum vital para su futuro.

Grecia, el país europeo más afectado por la crisis financiera mundial de los últimos años y con una deuda que lo tiene al borde de la quiebra, comenzó a votar este domingo en un referéndum vital para su futuro, cuyo resultado es imprevisible.

Un total de 10 millones 837,118 griegos están llamados a votar en el referéndum sobre la aceptación o el rechazo de las medidas propuestas por los acreedores a cambio del desembolso del rescate.

Los colegios electorales abrieron a las 7.00 hora local y se cerrarán doce horas después, a las 19:00 hoas. Los primeros resultados se conocerán entre las ocho y las nueve hora local (17:00 y 18:00 GMT), según ha informado el Ministerio del Interior.

La pregunta de la consulta es larga y técnica: “¿Debe ser aceptado el borrador de acuerdo que presentaron la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI del 25 de junio 2015 y que consta de dos partes, que conforman su propuesta unitaria?”.

Tras esta cuestión, la papeleta aclara que las dos partes constan de un primer documento titulado "Reforms for the completion of the Current Program and Beyond" («Reformas para la finalización del programa actual y más allá") y un segundo llamado «Preliminary Debt sustainability analysis» (Análisis preliminar de la sostenibilidad de la deuda).

Para responder, los votantes tienen que marcar con una cruz la casilla del "nai" (sí, las acepto), o del "oxi" (no las acepto).

publicidad

Para que el resultado del referéndum sea considerado válido, las normas exigen una participación de al menos el 40 % del electorado.

Ni los analistas ni los sondeos concluyen el resultado de la consulta popular de este domingo, convocada hace solamente seis días por el gobierno griego durante una larga negociación con sus acreedores europeos y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A principios de semana, el “No” que pide el gobierno radical de izquierdas del país heleno aventajaba al “Sí” claramente.

Lea: Retratos de un país sin bancos abiertos.

Pero a medida que la semana ha ido transcurriendo y que el efecto del “corralito” financiero, que inició el lunes pasado, ha ido afectando a la población, la tendencia se ha invertido y el “Sí” ha logrado empatar en las encuestas e incluso superar por escaso margen al “No”.

En los tres últimos sondeos publicados el viernes pasado, en tan sólo uno ganaba el “No”, aunque en los otros dos el “Sí” ganaba por apenas unas décimas o muy pocos puntos.

Este sábado, militantes del gobernante partido Syriza y de la oposición conservadora intentaban convencer a los indecisos, que según diversos sondeos se ubicarían entre 11 y 18 por ciento.

En teoría, la consulta, convocada por sorpresa, busca conocer la opinión de la sociedad griega sobre la última propuesta de ayuda financiera a cambio de reformas que propuso la “troika” que negocia con Grecia un plan de financiamiento.

publicidad

“Este referéndum es necesario, porque creemos que es la única manera de empujar a la Unión Europea a hacer algo por el problema de la deuda”, comentó a Notimex Sofía, una joven que aseveró que votará por el “No”.

El gobierno del primer ministro Alexis Tsipras ha pedido a los griegos que voten “No” a la propuesta europea de financiamiento a cambio de reformas y recortes para que Grecia pueda ejercer más presión.

Lea: Cómo el impago de Grecia afecta el bolsillo estadounidense.

“Es necesario, porque la última (propuesta europea) fue peor incluso que las de los años previos. Es muy, muy mala, así que no la aceptamos y obviamente necesitamos un mejor acuerdo para nuestra sociedad”, comentó a Notimex un militante de Syriza, Yorgos.

Los conservadores griegos consideran, sin embargo, que se trata de un referéndum sobre la permanencia o no de Grecia en la zona euro e instan a la población a votar “Sí”, la opción que sugieren también numerosos líderes o altos funcionarios europeos.

De acuerdo con las encuestas, ocho de cada 10 griegos no quieren abandonar el euro como divisa y volver a su antigua moneda, el dracma.

El ministro griego de Finanzas y principal negociador del país con sus acreedores internacionales, Yanis Varufakis, ha declarado que independientemente del resultado, Grecia alcanzará un acuerdo a partir del próximo lunes con sus socios europeos sobre su financiamiento.

publicidad

Sin embargo, si el “Sí” gana la consulta, Varufakis ha reconocido que el gobierno tendría que dimitir.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad