publicidad

Grave la salud de las jornaleras

Grave la salud de las jornaleras

El miedo a la deportación es uno de los factores que producen que las jornaleras tengan su salud en jaque

"El clima de rabia en contra de los inmigrantes afecta todo tipo de servicios que estos reciben, pero particularmente impacta el acceso a los servicios médicos de las mujeres jornaleras", dijo la socióloga Erin Sologaistoa, coordinadora del Programa de Salud para Inmigrantes de la Asociación de Centros Comunitarios de Salud de la Florida (FACHC).

Sologaistoa indica que el miedo a la deportación, los cambios en las leyes del seguro médico, la falta de licencias de conducir, las barreras del idioma, la pobreza y no estar familiarizadas con los servicios de salud, debido en parte a su constante movimiento, son otros factores que afectan la salud de las braceras hispanas.

publicidad

Pese a que no se tienen datos certeros sobre el número de inmigrantes indocumentados que vive en Florida, la cifra estimada es de un poco más de un millón. De este número, 313.740 son mujeres, de acuerdo con el Informe de la Condición de la Mujer en la Florida, que siguió a la Conferencia de la Salud de la Mujer de 2006.

A través de Florida y otros estados del suroeste, clínicas comunitarias suplen las necesidades básicas de salud de los trabajadores inmigrantes.

Sin embargo, éstas no son suficientes y no están preparadas para ofrecer los servicios de salud complejos que requieran de especialidades médicas, dijo Sologaistoa.

A la crisis general que sufre el sistema de salud en Estados Unidos, donde 45 millones de personas carecen de seguro médico, estos centros sustentados con fondos federales y estatales se han convertido también en la fuente de servicios médicos primarios para miles de pacientes, lo cual disminuye su disponibilidad para atender a los indocumentados.

"Mucha gente solicita los servicios y ante la crisis de seguro es difícil para los inmigrantes recibirlos", afirma la socióloga, mientras añade que otro factor que afecta la salud de las jornaleras es la ola de racismo que salpica a las comunidades, que dificultan la apertura de centros de salud comunitarios para inmigrantes.

"En muchas comunidades ponen las cosas muy difíciles y eso se debe, en parte, a la creciente rabia y discriminación en contra de los inmigrantes que vive el país", dijo Sologaistoa.

publicidad

En la actualidad, Florida cuenta con 74 centros de servicio de salud, que sirven a unas 500 mil personas al año, de las cuales sólo 40 mil son inmigrantes indocumentados, dijo Sologaistoa.

Otro aspecto que afecta la salud de las jornaleras hispanas es que muchos especialistas requieren que sus pacientes presenten la tarjeta de seguro social, algo imposible para la mayoría de ellas.

Con nueve meses de embarazo, Yesenia, de 29 años, sabe lo que es ser indocumentada y no poder ver a un médico de manera rutinaria, especialmente cuando piensa en la exposición a los pesticidas en la que ha crecido su vientre.

"Sabemos un poco de los peligros de los pesticidas y he escuchado de nacimientos anormales, y me preocupa mucho, pero no puedo hacer nada, sólo esperar aliviarme (alumbrar) y que mi criatura nazca sana", afirma mientras sus ojos se van hacia los cultivos, donde decenas de hombres y mujeres, algunas embarazadas también, corren de un lado a otro colectando fresas.

"Muchas mujeres jornaleras dan a luz asistidas por comadronas o por miembros de su comunidad porque no tienen acceso a médicos", afirma Sologaistoa

Yesenia verá a un doctor, dice, pero como no tiene seguro médico sus visitas se limitan a lo básico y concluirán cuando nazca su bebé, afirma.

Para Ana María, de 20 años y madre de una pequeña de tres meses, los efectos malignos de los pesticidas no la dejan dormir y evitan que pueda cargar a su criatura cuando llega del campo.

publicidad

"Pienso mucho en eso (los pesticidas), sobre todo, porque mi niña también los aspira todo el día, como vivimos tan cerca de las fresas", afirma,

Ana María, quien pronto se irá a Michigan, donde tiene esperanzas de obtener una licencia de conducir, dice sentirse preocupada por su salud y la de su pequeña hija.

"No tenía seguro y como no tengo licencia de conducir se me dificulta ir a la clínica, pero el doctor dice que el soplo en el corazón de mi hija es algo normal y que todos los niños nacen con eso", añade.

En mayo se celebrará en Florida, al igual que en otros lugares de la nación, un simposio sobre la disparidad en la salud de los hispanos, así como conferencias sobre la salud de los trabajadores agrícolas y la salud de la mujer.

Erin Sologaistoa, quien ha presentado ponencias en actividades similares, afirma que muy pocos de los objetivos relacionados a la salud de los inmigrantes jornaleros trazados durante la conferencia de 2006 se han logrado en Florida.

"Creo que la condición de ellas (las jornaleras hispanas) es peor ahora que hace unos años, debido a la persecución", explica.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad