publicidad
El emperador japonés, Akihito, quiere dejar el trono pronto

El emperador de Japón a punto de cumplir un gran deseo: renunciar a la corona (gracias a una ley hecha solo para él)

El emperador de Japón a punto de cumplir un gran deseo: renunciar a la corona (gracias a una ley hecha solo para él)

Un proyecto de ley especial pondría fin al reinado de Akihito, quien a sus 85 años desea abrir paso a su sucesor, el príncipe heredero Naruhito. Será la primera abdicación de un emperador japonés en los últimos 200 años.

El emperador japonés, Akihito, quiere dejar el trono pronto
El emperador japonés, Akihito, quiere dejar el trono pronto

La ley por la que se rige la Casa Imperial de Japón prohíbe que el emperador abandone el trono en vida. Sin embargo, eso puede estar a punto de cambiar. Al menos para el caso particular del emperador Akihito, quien ya ha manifestado su intención de abdicar para darle paso a su heredero.

Este viernes, se presentó un proyecto de ley especial que sólo será válido para el actual monarca. De hacerse efectivo, será la primera abdicación de un emperador en los últimos 200 años, desde que el emperador Kokaku lo hiciera en 1817.

El texto, aprobado por el gobierno, será presentado rápidamente ante una comisión del Parlamento y se espera que el plenario de la cámara lo apruebe con un voto definitivo durante la actual sesión.

Akihito, quien sucedió a su padre Hirohito, dio a entender el año pasado su deseo de abdicar. El soberano, de 83 años, teme que la vejez le impida en el futuro ejercer de forma plena su papel de "símbolo de la Nación".

El príncipe heredero de Japón, Naruhito, sugirió en febrero pasado que está dispuesto a asumir las funciones de su padre.

Naruhito, el príncipe heredero de Japón
Naruhito, el príncipe heredero de Japón


No se espera una abdicación hasta por lo menos fines de 2018, según la prensa japonesa. Si todo se desarrolla como está previsto, Akihito cedería a su hijo el trono del Crisantemo a principios de 2019.

Los elementos del proyecto de ley divulgados por el portavoz gubernamental indican que "la abdicación debe ocurrir en una fecha fijada por decreto, en un plazo no superior a los 3 años después de su promulgación".

Tradicionalistas recelan del proyecto de ley

Según varias encuestas, 90% de los japoneses considera necesario autorizar al emperador a abdicar.

Entre sus funciones, el emperador japonés firma miles de documentos, asiste a decenas de celebraciones y realiza varios viajes por año en representación del Estado. A sus 85 años, Akihito cree que estas funciones debe asumirlas alguien con más fuerza y agilidad.

publicidad

La existencia de esta ley especial no cambia el hecho de que la regla fundamental siga siendo la legislación de la Casa imperial, que establece los derechos y deberes del emperador y su familia.

La ley menciona la denominación de Akihito y de su esposa Michiko una vez que hayan abdicado. Según los medios japoneses, serán designados en japonés con expresiones equivalentes a "emperador jubilado" y "emperatriz jubilada".

La era de Akihito, iniciada en enero de 1989 inmediatamente después del fallecimiento de su padre Hirohito, es la era Heisei ("Consolidación de la paz"), que se encuentra en su 29º año. La de su sucesor llevará otro nombre, que deberá ser definido asegurándose de que no exista precedente idéntico o sinónimo en Japón ni en ningún otro país, un trabajo gigantesco, según los expertos.

Relacionado
Akihito será el primer emperador japonés en abdicar en 200 años.
¿Se retira el emperador de Japón?

El proyecto de ley que se discute no evoca el hecho de que el embajador haya dejado filtrar en agosto pasado su intención de renunciar al trono en vida, dado que la Constitución prohíbe al monarca pronunciar palabras que conduzcan a una acción política.

Contrariamente a una parte de la oposición y de los constitucionalistas, los allegados del primer ministro, Shinzo Abe, miembros del Partido liberal-demócrata que preside, siempre respaldaron la idea de una ley de excepción, para no abrir una "caja de Pandora" al modificar la "ley de la Casa imperial".

Los nacionalistas quieren efectivamente evitar que se ponga en tela de juicio el sistema de transmisión por la vía masculina. Aún en caso de que la hija del emperador tenga un varón, este último ni figuraría en el orden de sucesión del trono, como tampoco las hijas de los príncipes.

publicidad

Esa exigencia, sumada al hecho de que la familia imperial se reduce cada vez que uno de sus miembros fallece o que una hija se casa con un plebeyo y por lo tanto sale de la familia, hace temer una interrupción de la dinastía más antigua del mundo en las próximas décadas.

Princesa japonesa renuncia a su título por amor Univision

Estos problemas se han vuelto a poner de relieve después de que la princesa Mako, de 25 años y nieta de Akihito, anunciara hace tres días que se casará con un compañero de universidad, lo que le hará perder su condición de realeza.

Además de no permitir la abdicación, la ley de 1947 que rige la casa Imperial eliminó las llamadas ramas colaterales, de manera que todas las mujeres que nacen en su seno pierden su estatus de realeza al contraer matrimonio con un plebeyo, algo que desde entonces ha reducido sustancialmente el número de sus integrantes.

El matrimonio de Mako dejará en 18 el número de miembros de la dinastía.

De esos 18, sólo tres, aparte de Akihito, son varones con acceso al trono: el príncipe heredero Naruhito (57 años), su hermano Akishino (51 años) y el hijo de éste, Hisahito, de 10 años y hermano menor de la princesa Mako.

publicidad

Aunque la abdicación ha sido un fenómeno común a lo largo de la historia del Trono del Crisantemo, que ha sido además ocupado por varias mujeres (la última en el siglo XVIII), la ley de 1947 eliminó ese supuesto y solo permite a los hombres ocupar el cargo.

En fotos: El japonés que fabrica refugios para resistir una guerra nuclear
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad