publicidad

Gobierno y Hospital de Dallas reconocen errores en el tratamiento del ébola

Gobierno y Hospital de Dallas reconocen errores en el tratamiento del ébola

Funcionarios de los CDC y del Hospital Presbiteriano de Dallas reconocieron fallas en el tratamiento de la emergencia del ébola.

Critican al gobierno por malas acciones ante el ébola San Antonio: KWEX

El gobierno de Estados Unidos y el Hospital Presbiteriano de Dallas admitieron hoy que hubo errores en el tratamiento que se le dio al paciente con ébola Thomas Eric Duncan, los cuales llevaron al contagio de dos enfermeras.

Las fallas se reconocieron en una audiencia ante el subcomité de investigaciones de la Cámara de Representantes.

Thomas Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, admitió que había sido un error permitir que Amber Vinson, segunda enfermera contagiada de ébola, tomara un vuelo, y que había sido un funcionario de los CDC quien le había dado el permiso.

Por su parte, el Hospital Presbiteriano de Dallas también reconoció que hubo "errores" en el "primer contacto" con Duncan, según el testimonio ofrecido en la audiencia por Daniel Varga, el director clínico del Texas Health Resources (consorcio sanitario al que pertenece el centro.

Duncan, que cuando llegó al país estaba incubando el virus de la enfermedad sin él saberlo, acudió el 25 de septiembre por primera vez a ese hospital con fiebre y dolores abdominales, pero los médicos lo enviaron a casa con antibióticos sin tener en cuenta que procedía de Liberia.

Tres días después, Duncan regresó al centro y fue entonces cuando fue aislado y posteriormente diagnosticado con la enfermedad.

Asimismo, la enfermera Briana Aguirre, trabajadora del hospital, contó a la cadena NBC que los responsables de ese centro "nunca" les hablaron del ébola ni de cómo tratar con infectados por el virus antes del ingreso de Duncan.

publicidad

En la audiencia, los legisladores atacaron al gobierno por la lentitud con la que actuó para frenar la llegada del ébola al país.

Ante estas acusaciones, Thomas Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aseguró que “no es fácil” detener la propagación del virus, y destacó que, aunque el virus como tal no es nuevo, es la primera vez que se tienen que tratar pacientes infectados en los Estados Unidos.

Además, varios congresistas urgieron al gobierno a considerar la suspensión temporal de los vuelos con origen en países afectados por el virus, una propuesta que respalda también el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

De manera adicional, el Republicano Tim Murphy enfatizó que los errores cometidos, tanto por el gobierno como por el hospital, deben ser corregidos a la brevedad, para que pueda reestablecerse la confianza de la gente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad