publicidad
Georgia le negó clemencia a Troy Davis

Georgia ejecutó a Troy Davis, pese a nuevas evidencias que comprobarían su inocencia

Georgia ejecutó a Troy Davis, pese a nuevas evidencias que comprobarían su inocencia

Georgia ejecutó a Troy Davis, un convicto de matar a un policía, a pesar de nuevas pruebas que podrían probar su inocencia.

Georgia le negó clemencia a Troy Davis
Georgia le negó clemencia a Troy Davis

Clamó su inocencia hasta el fin

ATLANTA, Georgia - El estado de Georgia ejecutó el miércoles al condenado Troy Davis, pese a las protestas internacionales que levantara el caso debido a dudas sobre su culpabilidad en el crimen de un policía cometido en 1989.

Tras una deliberación inusualmente lenta, la Corte Suprema de Estados Unidos retrasó por más de tres horas la ejecución de Davis, que finalmente murió por una inyección letal el miércoles, a las 11:08 p.m. locales (03:08 GMT del jueves), informó la cárcel de Jackson, a 48 millas (77 kilómetros) al sureste de Atlanta.

Davis, un hombre de la raza negra de 42 años, fue ejecutado después de agotar los recursos legales para evitar la inyección letal por el crimen del policía blanco Mark MacPhail en 1989, por el que fue sentenciado en un proceso que dejó dudas sólidas sobre su culpabilidad, según la defensa y varias organizaciones humanitarias opuestas a la pena capital.

publicidad

Según testigos de la ejecución, Davis reiteró ser inocente en sus últimas palabras. La pelea en la que murió el policía "no fue mi culpa, yo no tenía arma", declaró, según contó un periodista local que presenció cuando le inyectaron la sustancia mortal.

Horas antes de la fatal ejecución, la defensa de Davis, en el corredor de la muerte por 20 años, agotó el miércoles las posibilidades legales en el estado de Georgia, al ver rechazados sus recursos pidiendo reconsiderar la decisión de negarle clemencia, ampararse en un recurso de habeas corpus y suspender la ejecución.

Anneliese MacPhail, madre del policía muerto, dijo a la cadena CNN que sentía alivio porque siguiera adelante la ejecución.

Un último intento judicial

Todo parecía indicar que el estado de Georgia le pondría fin a la vida de Davis el miércoles, a las 7 p.m. Sin embargo, las autoridades estatales reportaron que la ejecución de Davis se había postergado por cuarta vez, luego de que sus abogados presentaran una solicitud de suspensión de ejecución ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

Dicha petición fue entregada el miércoles, a las 6:25 p.m., en un intento de último minuto para prevenir lo que muchos consideraban una condena injusta en contra de un hombre inocente.

El periódico The Atlanta Journal Costitution informó que Sara Totonchi, una representante del Centro Sureño de Derecho Humanos, anunció a las 7:21 p.m., que la ejecución había sido postergada.

publicidad

Totonchi explicó que la condena de muerte no se llevaría a cabo hasta que la Corte Suprema culminara su reexaminación de todos los hechos del caso.

Pero la saga judicial de Davis llegó a su fin horas más tarde poco después de las 10 p.m., cuando el máximo tribunal del Estados Unidos anunció que no suspendería la ejecución del convicto.

Las autoridades de Georgia confirmaron que Davis falleció a las 11:08 p.m., luego de recibir una inyección letal.

El caso logró interés internacional

El caso suscitó una movilización internacional inédita al revelarse que nueve testigos del asesinato que declararon durante el juicio de 1991 e identificaron a Davis como el autor del disparo del incidente en Savannah se retractaron de sus dichos y afirmaron haber sufrido presión policial.

Además, el arma del crimen nunca fue encontrada ni tampoco huellas digitales o de ADN.

"La aplicación de una suspensión de la ejecución de la sentencia a muerte presentada a la Justicia por (Clarence) Thomas y su defendido ante la Corte fue denegada", dijo el máximo tribunal del país.

Cientos de manifestantes que esperaban la decisión afuera de la cárcel donde se realizó la ejecución reaccionaron abrazándose en silencio, constató una periodista de la Agence France Presse.

En los 20 años que Davis estuvo en el corredor de la muerte logró evitar su ejecución tres veces, la última, en 2008, cuando se detuvo poco más de dos horas antes para recibir la inyección letal.

publicidad

El comité de indultos de Georgia que le negó la clemencia el martes rechazó el miércoles un detector de mentiras y la reconsideración de su clemencia pedidos por Davis.

A la ejecución por inyección letal asistió la viuda y dos hijos de la víctima.

"Es un escándalo, no se debe ejecutar a alguien sin pruebas y basándose únicamente en la evidencia visual", dijo a la Agence France Presse el reverendo Al Sharpton, activista por los derechos civiles reunido con manifestantes a las afueras de la cárcel.

El caso llevó a los gobiernos de Francia, Alemania y el Vaticano, que pidieron se le conmutara la pena a Davis, a declarar su "consternación" por un castigo irreparable.

Un editorial del diario The New York Times advirtió que la ejecución puede "cometer un error judicial trágico".

Davis presentó a primera hora del miércoles dos recursos ante la corte superior del condado de Butts en Georgia, negados más tarde también por la Corte Suprema de Georgia.

"Dado que la evidencia no ha estado disponible para el peticionario, incluyendo las nuevas pruebas balísticas que contradicen previos testimonios del juicio... La condena del Sr. Davis y la pena de muerte se basan en pruebas falsas, engañosas e inexactas materialmente", señaló el recurso de habeas corpus presentado por sus abogados.

publicidad

Identificado por sus partidarios como el prototipo del negro condenado a muerte por error, Troy Davis contó con el apoyo del ex presidente Jimmy Carter, el papa Benedicto XVI y la actriz Susan Sarandon. Cientos de manifestaciones de apoyo tuvieron lugar en todo el mundo.

Una ejecución más en Texas

Este miércoles también hubo otra ejecución en Estados Unidos, aunque menos publicitada. Lawrence Brewer, un estadounidense de 44 años miembro del Ku Klux Klan, fue ejecutado en Texas por el asesinato racista del negro James Byrd.

El martes Amnistía Internacional difundió una carta en la que Davis insta a sus seguidores a continuar batallando contra la pena de muerte.

"Esta lucha es por todos los Troy Davis que vinieron antes que yo y todos los que vendrán después de mí", dijo. "Estoy de buen ánimo y estoy orando y en paz. Pero no voy a dejar de luchar hasta haber exhalado mi último aliento".

El mundo deploró la ejecución

La Unión Europea (UE) lamentó la ejecución de Troy Davis y llamó a la comunidad internacional a aprobar una moratoria global a la pena capital como paso previo a su plena abolición en el mundo.

Maja Kocijancic, portavoz comunitaria de Exteriores, recordó en una rueda de prensa que la UE pidió a las autoridades estadounidenses que se conmutara de manera "urgente" la pena de Davis.

Davis fue ejecutado con una inyección letal en Jackson, en el estado de Georgia, a pesar de las dudas existentes sobre su culpabilidad y de las numerosas peticiones de clemencia de autoridades y personalidades públicas de varios países, así como de más de un millón de personas.

publicidad

Kocijancic dijo que existían "serias dudas" sobre la implicación directa de Davis en el asesinato por el que fue condenado.

Según la portavoz, la pena de muerte es un castigo con un riesgo muy elevado, puesto que es "irreversible" y ningún sistema judicial queda exento completamente de cometer errores.

Es por ello que reafirmó la postura de la UE, que ha reclamado repetidamente la aprobación en las Naciones Unidas de una moratoria internacional como paso previo a una abolición total de la pena capital en todos los países, un hecho que, a su juicio, permitiría mejorar la situación de los derechos humanos en el mundo.

De hecho, la UE prohíbe a sus estados miembros introducir la pena de muerte en su sistema penal.

Francia deploró la ejecución

"Deploramos fuertemente que las numerosas peticiones de clemencia no hayan sido escuchadas", señaló un portavoz del Ministerio de Exteriores, quien recordó que Francia se opone a la pena capital, sin importar dónde y bajo qué circunstancias porque "todo error judicial es irreversible".

Personalidades como el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, el Papa Benedicto XVI o el ex presidente estadounidense Jimmy habían pedido clemencia para Davis, quien había recibido también el apoyo de un millón de personas en todo el mundo en una campaña de firmas.

publicidad

El caso de Davis "ilustra la necesidad de continuar en el combate por la abolición universal y definitiva de la pena de muerte", agregó la diplomacia gala, que recordó que dos tercios de los Estados del planeta ya la han eliminado de su legislación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad