publicidad
Obama sorprendido con el pequeño Papa.

Un pequeño Papa sorprende a Obama en Halloween

Un pequeño Papa sorprende a Obama en Halloween

“¿Eres el papa?”. Tras felicitar al padre por el atuendo, Obama exclamó: “primer premio".


Obama sorprendido con el pequeño Papa.
Obama sorprendido con el pequeño Papa.
Un bebé vestido de pontífice al que empujaban en un cochecito decorado de papamóvil se llevó el máximo premio en la fiesta de Halloween del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la Casa Blanca.


Papa sorprende a los Obama en la Casa Blanca /Univision


El Presidente y la Primera Dama daban la bienvenida a los niños en los jardines de la Casa Blanca durante la celebración. Les tocó el turno de recibir al bebé con el ingenioso disfraz, acompañado por su padre, que vestía como guardia de seguridad del pontífice.



El disfraz hizo reir a Obama, quien se acercó al pequeño tras hacerle una reverencia y le preguntó: “¿Eres el papa?”. Tras felicitar al padre por el atuendo, Obama exclamó en repetidas ocasiones a los presentes: “primer premio, primer premio”, señalando al mini-papa.



Fue uno de los centenares de niños de escuelas locales e hijos de familias del ejército que acudieron esta semana a la celebración en la Casa Blanca. 


Barack Obama y su esposa Michelle obsequiaron a los niños galletas con maní cubierto de chocolate, barras de fruta, cereal y tarjetas con las imágenes de sus perros Bo y Sunny.


Halloween en la Casa Blanca
Halloween en la Casa Blanca


Se dieron cita unas 4,200 personas para celebrar con la familia presidencial la noche de brujas y del "truco o trato", informó la Casa Blanca en un comunicado.


Otros niños llegaron disfrazados de tortugas, esqueletos, ratones o brujas, mientras sonaba la guitarra de Jimmy Hendrix, la canción "Superstition" de Stevie Wonder y la banda sonora de la serie de la década de los 90 de "la Familia Adams".


Halloween en la Casa Blanca
Halloween en la Casa Blanca


En su recorrido por los jardines encantados, los pequeños vieron calabazas, espantapájaros, malabaristas y, por primera vez, una colorida "catrina".


Para celebrar Halloween (procedente del inglés "Hallow Eve" o Víspera de Difuntos), la Casa Blanca y sus jardines se transformaron en un bosque encantado, con trapecistas, calabazas y en el que se muestran diferentes representaciones culturales de esta noche encantada, muy importante para EEUU.


Esta celebración, que se remonta a los rituales célticos de hace miles de años, sacó a la calle en 2014 a 41.2 millones de niños de entre 5 y 14 años, según datos de la Oficina del Censo de EEUU.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad