publicidad
.

Un médico alemán curó a un paciente gracias a la serie Dr. House logo-no...

Un médico alemán curó a un paciente gracias a la serie Dr. House

Un médico alemán curó a un paciente gracias a la serie Dr. House

El paciente de 55 años, cayó enfermo y su estado desconcertó a los médicos, quienes no podían dar un diagnóstico.

Un médico alemán encontró en la popular serie Dr. House el diagnóstico de un paciente con problemas cardiacos y que presentaba síntomas como fiebre, ceguera, sordera e hinchazón de los ganglios linfáticos.

El paciente, de 55 años, cayó enfermo y su estado desconcertó a los médicos, y de no ser porque llegó al hospital donde trabajaba el Dr. Juergen Schaefer, un fan de la citada serie estadounidense, no se sabe cuál hubiera sido su destino.

Las pruebas al paciente habían descartado que el origen de su insuficiencia cardiaca fuera una obstrucción de las arterias, la causa más habitual por la que no llega suficiente sangre al corazón para que éste bombee hasta el resto del cuerpo.

Como relata Schaefer en la revista The Lancet, el único evento destacable en su historial médico era una doble operación de cadera que le había llevado dos años antes a recibir sendas prótesis metálicas.

"Pensando en la causa detrás de esos síntomas combinados, y recordando un capítulo de la serie de televisión House sospechamos que una intoxicación por cobalto parecía ser la más probable", explicó.

Los síntomas coincidían con los de un paciente en un episodio de la serie de ficción en el que el personaje doctor Gregory House, interpretado por el actor británico Hugh Laurie, identifica a alguien envenenado por cobalto.

publicidad

Según indica AP, Schaefer recurre a menudo a la serie de televisión para enseñar a estudiantes de medicina.

Recientemente había preparado una lección sobre el caso de envenenamiento por cobalto presentado en el programa, en el que la futura suegra de House se enferma al serle implantada una cadera defectuosa, lo que derivó en el diagnóstico.

Lo consideran el Dr. House alemán

Aunque los médicos que había atendido previamente al paciente creían que necesitaba un trasplante de corazón, Schaefer y sus colegas realizaron pruebas para determinar el nivel de cobalto en su cuerpo una vez que éste dijera que sus problemas comenzaron tras una operación en la que le remplazaron una prótesis de cerámica en la cadera que se rompió.

Schaefer dijo que algunos fragmentos de la cadera de cerámica quedaron sueltos y se estaban incrustando en la prótesis de metal, que estaba filtrando cobalto y cromo al torrente sanguíneo del paciente.

En cuanto se remplazó la prótesis el corazón del paciente mejoró y los otros síntomas se atenuaron.

Aunque en ocasiones a Schaefer le dicen el Dr. House alemán, no está tan seguro de que ese sobrenombre sea un cumplido. El doctor de la televisión es conocido por sus rudas maneras, así como por su habilidad para diagnosticar enfermedades raras.

"Yo habría despedido a este tipo al tercer episodio", dijo Schaefer. No obstante, dijo que las terribles maneras de tratar a la gente son superadas por su capacidad para encontrar la cura a males extraordinarios.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad