publicidad
Ventsislav Peychev, un pequeño fabricante de confituras búlgaro, fabricó un desodorante en forma de caramelo

Un confitero búlgaro inventa dulces que sirven como desodorantes

Un confitero búlgaro inventa dulces que sirven como desodorantes

Un pequeño fabricante de confituras búlgaro fabricó un desodorante en forma de caramelo que huele a rosas.

Ventsislav Peychev, un pequeño fabricante de confituras búlgaro, fabricó...
Ventsislav Peychev, un pequeño fabricante de confituras búlgaro, fabricó un desodorante en forma de caramelo

Ventsislav Peychev, un pequeño fabricante de confituras búlgaro, fabricó un desodorante en forma de caramelo y espera conquistar al mundo entero con esta innovación.

Según Ventsislav Peychev, su "Deo Perfume Candy" neutraliza los olores corporales, reemplazándolos por un delicado perfume de rosa durante un período que puede llegar a dos horas, en función del peso del consumidor y del número de caramelos tragados.

Este fabricante se inspiró en los trabajos de científicos japoneses, quienes demostraron que el geraniol, uno de los componentes del aceite esencial de las rosas, no era descompuesto por la digestión y era expulsado por la piel.

No se trata de una idea nueva, pero la empresa Alpi es la única que la explota, después de que terminó la fabricación de un chicle japonés basado en el mismo principio, pero que jamás tuvo éxito.

publicidad

En 2011, la pequeña fábrica de Asenovgrado (sur) comenzó a producir sus primeros caramelos perfumados con aceite de rosa, una esencia que Bulgaria produce en grandes cantidades.

Una periodista de la AFP tragó varios caramelos. El resultado fue un olor agradable, pero no se pudo determinar con certeza si emanaba de su piel, o de su aliento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad