publicidad

Malala recibe el premio Nobel y un mexicano la interrumpe

Malala recibe el premio Nobel y un mexicano la interrumpe

La ceremonia para galardonar a Malala Yousafzai fue interrumpida por un joven que portaba una bandera de México.

Joven interrumpe la entrega de los Premios Nobel Univision

Lo que parecía ser el momento más importante para la joven pakistaní Malala Yousafzai al recibir la medalla y el diploma que la acreditan como el premio Nobel de la Paz 2014, se convirtió en una escena de confusión luego de que un estudiante mexicano con una bandera de su país interrumpió por algunos segundos la ceremonia.

Cuando Malala se acercó hasta donde se encontraba el presidente del Comité noruego, Thorbjørn Jagland, un joven con una cámara fotográfica al cuello se aproximó hasta ellos para mostrar la bandera mexicana modificada con una mancha roja al centro, simulando sangre.

Cuando el joven se acercó lo más que pudo a la galardonada pakistaní, le pidió no olvidarse de México:

"Please, Malala... Mexico", alcanzó a escucharse en el recinto haciendo referencia a la situación que se vive en el país por la desaparición de 43 jóvenes estudiantes en el estado de Guerrero, de los cuales uno ya fue identificado entre los restos hallados en un río.

Malala Yousafzai, la Premio Nobel de la Paz más joven de la historia Univision

El joven fue identificado como Adán Cortés, tiene 21 años y estudia en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, además tiene un hermano gemelo, Austin Cortés Sala, quien reveló su identidad desde México.

"Él me llamo ayer y sabía que iba a manifestarse durante la ceremonia del premio Nobel de la Paz para exigir paz para México y que las autoridades se hagan responsables de la desaparición y posible homicidio de los estudiantes de Ayotzinapa", dijo Cortés a  The Associated Press.

La policía de Oslo informó que el joven que irrumpió con una bandera la ceremonia de entrega del Nobel no estaba invitado al evento y pasó por al menos dos puntos de control sin ser detenido.

publicidad

Las autoridades calificaron lo acontecido como una falla de seguridad. El joven presuntamente pasó por los controles acompañado de otras personas a quienes tampoco se les pidieron identificaciones.

Sin embargo, la policía descartó que Adán hubiera representado una amenaza para los presentes al evento.

El embajador de México en Noruega consideró como lamentable que el mexicano Adán Cortés Salas irrumpiera en la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz a Malala Yousafzai este miércoles.

Luis Javier Campuzano Piña, quien asistió a la ceremonia y fue testigo de lo ocurrido, dijo a la televisora pública NRK que cree legítimo el sentir del joven, quien presuntamente protestó pidiendo justicia por la desaparición de decenas de normalistas de Ayotzinapa, pero afirmó quese equivocó de lugar.

"Lo sentimos y lamentamos que el joven haya interrumpido la ceremonia, pero entiendo el mensaje de solidaridad (que quería expresar). Trató de demostrar solidaridad a los familiares y exigir justicia para los normalistas”, dijo Campuzano a la televisora estatal del país nórdico. "Sin embargo, no era la forma correcta de hacerlo ni el lugar adecuado", agregó el embajador.

El dicscurso de Malala

Tras el incidente, la ceremonia volvió a la normalidad y los reflectores volvieron a posarse sobre Malala y el presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, el indio Kailash Satyarthi, quienes reclamaron al recibir el Nobel de la Paz en Oslo el acceso a la educación para todos los niños.

"¿Por qué los países que llamamos fuertes son tan poderosos creando guerras pero tan débiles para traer la paz? ¿Por qué dar armas es tan sencillo, pero dar libros tan duro? ¿Por qué construir tanques es tan fácil, pero construir edificios tan difícil?", se preguntó Malala en la ceremonia celebrada en el ayuntamiento de Oslo.

publicidad

Satyarthi criticó por su parte en su discurso la cultura del "silencio" y de la "pasividad" y defendió globalizar la "compasión transformadora" para impulsar otra marcha mundial contra la explotación, la pobreza y la esclavitud infantil.

"Rechazo aceptar que el mundo sea tan pobre cuando sólo una semana del gasto global en armas es suficiente para llevar a todos los niños a las aulas", afirmó Satyarthi.

Malala Yousafzai recibe la Medalla de la Libertad en Filadelfia Univision

Y aunque elogió el progreso en las últimas décadas al reducir en un tercio la mano de obra infantil y a la mitad la cifra de niños no escolarizados, defendió acciones colectivas urgentes y pidió invertir en educación a los gobiernos, y a las empresas, más responsabilidad.

Su historia no es única, sino la de "muchas chicas", dijo Malala, dirigiéndose a cinco amigas invitadas por ella a la ceremonia, incluidas dos jóvenes que también sobrevivieron al mismo tiroteo."Tenía dos opciones, una era quedarme en silencio y esperar a que me mataran. La otra era hablar y luego que me mataran. Elegí la segunda", dijo la joven, que a sus 17 años es la ganadora más joven en la historia del Nobel de la Paz.

publicidad

El atentado me ha hecho "más fuerte", aseguró Malala, prometiendo luchar hasta que cada niño vaya a la escuela y convencida de que nadie puede pararla, "o pararnos, porque ahora somos millones".

Por su parte, Satyarthi ha liberado de la explotación a más de 80 mil niños, mientras que el coraje de Malala "es casi indescriptible", afirmó. La sintonía entre los dos galardonados es una muestra de que una paquistaní y un indio "pueden estar unidos en paz y trabajar juntos por los derechos de los niños", destacó la joven, al igual que hizo en su discurso el líder del Comité Nobel noruego, Thorbjørn Jagland.

"Una joven y un hombre más viejo, una de Pakistán y el otro de la India, una musulmana y el otro hindú; símbolos de lo que necesita el mundo: más unidad. ¡Fraternidad entre las naciones!", dijo Jagland en una ceremonia presidida por la familia real noruega.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad