publicidad

El Papa permitió que mamás amamantaran durante un bautizo en el Vaticano

El Papa permitió que mamás amamantaran durante un bautizo en el Vaticano

Francisco permitió que varias madres amamantaran a sus bebés durante la ceremonia de bautizo que ofició.

Los llantos de bebé resonaron en la Capilla Sixtina mientras el papa Francisco bautizaba a 32 infantes en una ceremonia en el Vaticano.

Así que el Papa hizo una pausa para decir que seguramente algunos lloraban porque estaban incómodos o tenían hambre, e invitó a las madres a dar de comer a los pequeños si estos tenían hambre.

Fotos del primer bautizo de Francisco en el Vaticano

"¡Tranquilas! Denles de comer, que hoy ellos son los protagonistas", exclamó.

Además añadió que el llanto de los pequeños era "el coro más bonito" de la celebración.

Dando formalmente la bienvenida a los niños en la Iglesia católica el domingo, Francisco vertió agua de un plato en forma de concha sobre la cabeza de los bebés en los brazos de sus madres. El papa pronunció los nombres de los menores uno por uno mientras los alegres padres sostenían a sus hijos, que vestían trajes blancos y otras galas en la capilla, cuyo techo tiene un fresco de Miguel Ángel.

Hoy fue el primer bautizo de Jorge Bergoglio como pontífice, quien en una breve e improvisada homilía recordó a los padres católicos que son ellos los encargados de transmitir la fe.

"Son ustedes los que tienen el deber de transmitir la fe a estos niños. Es la herencia más bella que les pueden dejar", dijo el pontífice argentino.

publicidad

Curiosidades de los niños bautizados

Entre los 32 niños bautizados en la imponente capilla Sixtina estaba Giulia, una niña de siete meses, hija de una pareja italiana casada por lo civil.

Que los padres no estén casados por la Iglesia no ha sido un problema para el papa argentino que accedió a bautizar a la pequeña el pasado 25 de septiembre, cuando ellos mismos se lo pidieron durante la audiencia general de los miércoles.

El padre, Ivan Scardia, y la madre, Nicoletta Franco, son ambos militares en la localidad toscana de Grosseto (centro) y tienen otra hija, Giorgia, de cinco años.

Scardia explicó a los medios italianos que hubo "un pequeño problema" al inicio cuando se enviaron los documentos al Vaticano y se supo que no estaban casado por la Iglesia, pero "que se resolvió" rápidamente.

El pasado miércoles, durante su catequesis en ocasión de la audiencia general, el papa precisó que el Bautismo "no es una formalidad" y "que no es lo mismo un niño o una persona bautizada que una que no lo está".

Entre los niños bautizados había dos pequeñas llamadas "Francesca" y otras dos que lo llevaban como segundo nombre, pero ningún "Francesco" entre los varones.

En otro de sus mensajes, el papa había pedido que no se cerrarán nunca las puertas de la Iglesia y se impidiese por ejemplo, por cualquier circunstancia, negar el bautismo a un niño.

publicidad

No es la primera vez que el papa entra en la Sixtina tras su elección, ya que el día después, el 14 de marzo, ofició rodeado de los frescos de Miguel Ángel una misa con el resto de cardenales que participaron en el cónclave.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad