publicidad

El náufrago salvadoreño dice que unos barcos lo ignoraron

El náufrago salvadoreño dice que unos barcos lo ignoraron

Nos contó cómo pasaron varios barcos. Pidió auxilio y no se lo quisieron conceder", dijo la ministra de Salud.

Muchos siguen dudando de su historia

José Salvador Alvarenga, el náufrago salvadoreño que ha estado en boca de todos durante los últimos días, ha relatado más detalles sobre su extraordinaria historia, que muchos ponen en duda. Dijo que varios barcos lo habían visto durante su naufragio de 13 meses en el Océano Pacífico pero que, ninguno de ellos, le prestó auxilio, según la ministra de Salud de El Salvador, María Isabel Rodríguez.

"No encontró a quienes lo auxiliaran en barcos que pasaron. Nos contó cómo pasaron varios barcos, incluso cerca de él. Pidió auxilio y no se lo quisieron conceder", explicó Rodríguez en una conferencia de prensa.

Según el relato que les ha contado Alvarenga, hubo un barco que "casi destruye el botecito porque le pasaron al lado". "Nos dice que había perdido prácticamente la esperanza de volver al mundo porque incluso no tuvo solidaridad", agregó Rodríguez.

"Él pedía auxilio y llamaba pero nadie lo auxilió. Incluso lo saludaron con las manos", dijo Rodríguez.

Alvarenga es sometido a varios estudios médicos para verificar sus condiciones de salud. Aún no se sabe cuándo será dado de alta.

"No podemos decir cuándo será. Depende de la condición psiquiátrica más que física", dijo el médico Manuel Bello.

publicidad

Graba su primer mensaje en video

El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga afirmó que está "bien" en su primer mensaje tras volver a su país luego de pasar más de un año a la deriva en el Pacífico, y pidió a la prensa tranquilidad para él y su familia

"Me encuentro bien, quisiera que me dejaran tranquilo. No quiero presión de los medios, no quiero hablar con ellos. Quiero estar tranquilo, que mi familia esté tranquila", expresó Alvarenga en un video distribuido por el Ministerio salvadoreño de Salud.

Estas son las primeras palabras de Alvarenga que se conocen públicamente después de regresar a El Salvador; el martes, en el aeropuerto, apenas alcanzó a balbucir: "No hallo qué decir".

Alvarenga grabó el mensaje en la cama del hospital San Rafael, de Santa Tecla, cerca de San Salvador, donde se recupera desde el martes, cuando volvió al país procedente de Islas Marshall, en el Pacífico Sur, donde fue rescatado a finales de enero pasado.

"Yo lo que quiero es estar tranquilo con mi familia, pasar el tiempo con mi familia; no más preguntas ni más fotos", pidió, y señaló que afronta "mucha presión" por su odisea.

"Que me den tiempo para poder yo hablar después que me recupere, porque ahorita no estoy para estar dando explicaciones; les pido que me dejen tranquilo, que me recupere, que no molesten a mi familia", insistió.

publicidad

En el video, grabado por personal de prensa del Ministerio de Salud, también aparecen imágenes de Alvarenga abrazándose con su padre, José Ricardo Orellana.

Alvarenga se reencontró el mismo martes en el hospital con su padre; su madre, María Julia Alvarenga, y con su hija, Fátima.

Con información de Efe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad