publicidad

Arriba a México joven que interrumpió el Nobel de la Paz

Arriba a México joven que interrumpió el Nobel de la Paz

Con gritos de "¡No estás solo!", Adan Cortés ya era esperado en el aeropuerto por un centenar de personas.

Adán Cortes volvió deportado de Noruega a México /Univision

En medio de gritos de "¡No estás solo!" y "¡Todos somos Ayotzinapa!", el joven mexicano Adán Cortés, quien salió del anonimato por irrumpir en Noruega en la ceremonia en el Premio Nobel de la Paz con una Bandera mexicana, llegó procedente de Alemania al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

El joven llegó al aeropuerto capitalino a bordo de un avión de Lufthansa, proveniente de Frankfurt. En las puertas de arribos internacionales ya lo esperaba un centenar de personas con pancartas, entre ellas sus padres y hermanos, quienes fueron los primeros a quienes abrazó de regreso al país tras ser deportado por el gobierno de Noruega.

publicidad

En sus primeras declaraciones, Adán aseguró que la irrupción en la entrega del Nobel no fue un acto de protagonismo.

Asimismo señaló que se sintió "ofendido" porque le negaron el asilo político, sin embargo aclaró que el trato que recibió en Noruega fue bastante bueno.

Durante el tiempo de espera a que arribara su vuelo, la madre del joven declaró al periódico El Universal que a pesar de la polémica que se desató por la forma en que su hijo protestó, se siente muy orgullosa de él.

Deportan al joven mexicano que interrumpió a Malala Yousafzai /Univision

Las autoridades noruegas de inmigración, ante las cuales Cortés había solicitado asilo, consideraron que su caso carece "absolutamente de fundamentos", según informó su abogado, Dag Holmen.

El joven de 21 años, que aseguró temer por su seguridad si era reenviado a su país, fue obligado a abordar un vuelo con destino a Fráncfort, en Alemania, donde debía hacer conexión para viajar a México.

Holmer calificó la decisión como "jurídicamente errónea" y dijo que su cliente no fue escuchado por las autoridades noruegas, y que además podría haber permanecido en el país mientras su caso era revisado.

Cortés Salas, cuya solicitud de asilo político fue rechazada hace días, permaneció el fin de semana retenido en el centro para extranjeros de Trandum, al norte de Oslo, pendiente de que se concretase su expulsión y de la resolución de un proceso judicial.

Habla el mexicano que interrumpió entrega de Premio Nobel /Univision

Un tribunal había determinado el viernes su puesta en libertad temporal, con obligación de presentarse diariamente en el juzgado hasta que fuera expulsado del país. Pero la decisión quedó aplazada porque la policía recurrió a una corte de segunda instancia, que previsiblemente debía emitir este lunes su fallo.

La Policía quería que Cortés Salas fuera encarcelado de forma preventiva por existir riesgo de fuga y por violar las leyes de inmigración al esperar cerca de tres semanas para presentar una solicitud de asilo político.

En Internet, una petición a favor de Salas recogió 1,200 firmas y fue remitida a las autoridades noruegas este lunes.

Además, los internautas se movilizaron para pagar la multa de 15.000 coronas (2,100 dólares) que la policía noruega le impuso al estudiante y en el portal bidra.no, donde las personas pueden donar dinero a proyectos artístico o humanitarios, se habían recaudado 22 mil coronas.

Adán Cortés está pagando el precio de protestar /Univision

Según ha explicado el joven a la televisión pública noruega NRK, su acto pretendía llamar la atención sobre la situación en México.El miércoles, Adán Cortés, de 21 años, se paró delante de los dos galardonados del Nobel de la Paz, la paquistaní Malala Yousafzai y el indio Kailash Satyarthi, y les pidió que hablasen de la crisis que está viviendo México a raíz de la presunta masacre de 43 estudiantes agitando una bandera mexicana simbólicamente manchada de rojo.

publicidad

Cortés Salas burló la seguridad y se coló en el consistorio de la capital noruega con una cámara a pesar de que ni tenía invitación para acceder al recinto ni estaba acreditado como periodista.

El joven reconoció haber incurrido en los delitos de "perturbar el orden público y de intrusión ilegal" en el recinto de la alcaldía y aceptó pagar la multa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad