publicidad

Futuro del transporte en LA

Futuro del transporte en LA

Recortes a líneas de bus; precios anticongestión; metro al océano. LA evaluó sus alternativas para afrontar el tráfico.

De recortes a extensiones

LOS ÁNGELES, California - El futuro de la transportación en Los Ángeles volvió al centro de la conversación el jueves cuando se analizaron propuestas de recortes a las vías de autobús, planes para llevar una línea de metro a Santa Mónica y una propuesta para cobrar cuotas en algunos carriles de viaje compartido.

En un reporte presentado el jueves, se encontró que de las 29 líneas de autobús que la agencia de transporte considera eliminar parcial o totalmente, 17 se encuentran en áreas de alta criminalidad, 24 están en comunidades que dependen del transporte público y 20 pasan cerca de hospitales, reportó City News Service.

La junta de Metro comisionó el reporte el mes pasado después de las protestas que surgieron cuando se anunciaron los recortes estipulados, entre ellos la suspensión de servicios nocturnos en barrios con altos índices de criminalidad para generar ahorros por $12.5 millones.

Al final, la junta optó por rechazar la eliminación de líneas y en su lugar, disminuir la frecuencia con la que pasan los autobuses; en 18 líneas, el tiempo entre autobuses aumentara de uno a dos minutos y en 59, el tiempo entre camiones se incrementará en tres minutos.

Sólo un puñado de líneas — la 330, 115/315, 361, 350 y 394— que serán reemplazadas por líneas Metro Rapid, serán eliminadas. 

publicidad

Carriles con precio de congestión

Por otra parte, la agencia de transporte también decidió aceptar una propuesta que traería al condado de Los Ángeles $213 millones en fondos federales si se logra la conversión de carriles de viaje compartido en tres autopistas en carriles de cuota.

El plan piloto iniciaría con las autopistas interestatales 10 y 210 en el Valle de San Gabriel y si se recaudan más fondos, también se harían conversiones en la carretera 110 sur en el centro de la ciudad.

Sin embargo, aunque se espera que Metro firme un “memorando de entendimiento” con el Departamento de Transportación, es muy probable que la propuesta resulte altamente controversial en una región donde la mayoría de los conductores espera que las carreteras estén libres de cuotas, reportó el diario Los Angeles Times.

El cambio tendría que ser aprobado por oficiales de transportación locales y estatales, y es también probable que la Comisión de Transporte de California y la legislatura estatal también se vean involucradas en el proceso, dijeron fuentes del diario.

La propuesta contempla el cobro de altas cuotas durante las horas de tráfico pico con el fin de aliviar la congestión en esas vías. De aprobarse la propuesta, los dineros federales se utilizarían para comprar unos 60 autobuses de alto volumen que transitarían en los nuevos carriles.

publicidad

La concejal Wendy Greuel y el alcalde Antonio Villaraigosa dijeron al Times que el plan merecía ser considerado y probado.

Recientemente, una propuesta para introducir un programa de precios a la congestión fue derrotado en la ciudad de Nueva York. Inicialmente, los $213 millones estaban destinados para la Gran Manzana.

"No puedo pensar en otra oportunidad en la que hayamos tenido la oportunidad de comernos el almuerzo de la ciudad de Nueva York", dijo David Fleming, director de Metro.

Metro al océano

El proyecto “metro al océano” también recibió atención el jueves cuando Villaraigosa propuesto a la junta directiva de Metro considerar un plan que permitiría la participación de inversionistas privados en la extensión de la Línea Púrpura, que la llevaría del bulevar Wilshire hasta Santa Monica.

Villaraigosa, quien también es miembro de la junta, logró la aprobación de una moción que establece las bases para permitirle al sector privado participar en proyectos de transporte público, reportó CNS. La propuesta permitiría que en los próximos dos meses, oficiales de Metro soliciten conceptos y propuestas preliminares de financiación para 23 proyectos de transporte que no cuentan con fondos.

El “metro al océano” ha sido uno de los proyectos que Villaraigosa ha abanderado desde que asumió el cargo hace tres años y recientemente, una ley federal que prohibía la excavación debajo del bulevar Wilshire fue abolida.

publicidad

“"Es hora de reconocer que la única solución de largo plazo a los embotellamientos es una alternativa de transporte público masivo eficiente y conveniente. Es hora de ponerse serios en cuanto a volver a invertir en trenes"”, citó CNS a Villaraigosa.

Las propuestas deben de asumir que empleados de Metro, y sus respectivas uniones, se encargarán de operar y dar mantenimiento a los sistemas ferroviarios. Las alianzas con el sector privados también podrían usarse para expandir los sistemas de tren ligero y de autobús.

Extender la Línea Púrpura podría costar al menos $5 mil millones, lo que la convertiría en la línea de tránsito más cara de Metro – y podría tomar hasta una década para completarse. El verano pasado la junta de Metro acordó gastar $3.6 millones y 18 meses para estudiar la factibilidad de la extensión.

El condado de Los Ángeles no cuenta con sistemas de tránsito financiados con ayuda del sector privado. Estructuras financieras similares han sido usadas para expandir el metro de Londres y Canadá.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad