publicidad

Fuegos arden en California

Fuegos arden en California

Con vientos rebeldes y una ola de calor, los bomberos de California marcan lentos progresos contra cientos de incendios arden en el estado.

Emiten evacuaciones obligatorias

OROVILLE, California - Los bomberos trabajaron durante toda la madrugada para tratar de impedir que las llamas alcancen a más casas después que un incendio forestal iniciado por un relámpago avanzó el jueves por la madrugada hasta las colinas de la Sierra Nevada, en California.

En total, más de 15 mil personas fueron evacuadas al norte de California a raíz de cientos de incendios fuera de control que continúan ardiendo en el estado, informaron las autoridades.

El incendio forestal en el Condado de Butte destruyó por lo menos 50 viviendas a inicios de la semana, principalmente en Concow, y las autoridades no sabían todavía si se perdieron más casas el jueves.

"Equipos a pie y excavadoras estuvieron toda la noche (en Concow)" tratando de evitar que el fuego alcance más casas, dijo Joshpae White, un ingeniero del Departamento de Silvicultura y Bomberos de California.

Un nuevo giro de los vientos atizó los fuegos en la comunidad rural cerca de la ciudad de Paradise, 89 millas (144 kilómetros) al norte de Sacramento y destruyó cerca de 40 casas en pocas horas el martes en la mañana, indicaron los servicios de emergencia.

Por eso miles de personas pasaron otra noche fuera de sus casas después que los bomberos ordenaron las evacuaciones, en previsión de que las llamas alimentadas por el viento en Paradise por segunda vez en apenas unas semanas.

publicidad

Chuck Rough, director del centro de operaciones de emergencia en Paradise, dijo a la cadena de televisión CNN que aunque las condiciones habían mejorado durante la noche, los bomberos siguen luchando contra las llamas en una extensión de 19,800 hectáreas en el Condado de Butte, región afectada ahora por una ola de calor.

"Estamos aguantando la respiración literal y metafóricamente hoy [jueves]", dijo Rough a CNN.

El fuego, contenido en 45 por ciento el jueves en la mañana, amenaza casi 4 mil casas en Paradise, y los bomberos estaban trabajando a lo largo del Río Feather, en la rivera opuesta a Paradise, que está bajo riesgo si los vientos cambian y el fuego cruza el río.

El mes pasado otro incendio forestal destruyó 74 casas en Paradise, que tiene una población de 27 mil habitantes.

El portavoz de Departamento de Protección de Bosques e Incendios de California (CALFIRE), Tobie Edmonds, dijo a la Agence France Presse que los bomberos pudieron avanzar contra las llamas gracias a los vientos favorables.

"Hasta ahora todos los frentes están contenidos pero las órdenes de evacuación siguen vigentes", dijo Edmonds. "Los vientos en la región son impredecibles. Jugaron de nuestro lado anoche pero podrían cambiar rápidamente".

El clima dificultó el proceso

CALFIRE indicó que 284,248 hectáreas fueron consumidas por las llamas desde el 20 de junio, cuando una tormenta eléctrica sin lluvia encendió grandes extensiones de bosques y vegetación secos por una sequía récord en el estado.

publicidad

"Tenemos poca humedad, temperaturas altas y luego el viento, por lo que las condiciones todavía son de bandera roja", dijo el portavoz del Departamento de Silvicultura California, Mike Mohler, en referencia al peligro máximo por fuego. "Si el tiempo coopera, tenemos buenas posibilidades, pero todo depende de qué nos traerá la Madre Naturaleza en los próximos días".

El fuego es uno de aproximadamente 40 incendios forestales iniciados por relámpagos que han carbonizado más de 76 millas cuadradas (200 kilómetros cuadrados) en esta región del norte de California durante las últimas dos semanas.

Este foco es uno de los 323 que siguen activos a lo largo de California, luego de que se registraran cerca de 1,800 desde el 20 de junio.

Unos 18,400 bomberos están desplazados a lo largo del Estado, que intentan apagar las llamas sobre todo en los dos focos más importantes: Cerca de Santa Bárbara, 102 millas (165 kilómetros al norte de Los Ángeles), y Big Sur, 119 millas (193 kilómetros) al sur de San Francisco.

Las llamas de Big Sur estaban controladas en un 41 por ciento el jueves en la mañana, un 14 por ciento más que la víspera, mientras que el siniestro de Santa Bárbara está controlado en 55 por ciento.

Con la ayuda de la baja de temperaturas, los bomberos marcaron progresos en los dos focos que quemaron grandes zonas del bosque nacional Los Padres el martes.

publicidad

California suele ser presa de grandes incendios por su clima seco y la construcción de urbanizaciones en zonas boscosas.

En octubre de 2007 una devastadora "tormenta de fuego" dejó un saldo de ocho muertos, 2 mil casas reducidas a cenizas, 640 mil personas evacuadas y pérdidas por más de $2 mil millones de dólares.

Aunque esta serie de incendios se convirtieron en la crisis de fuego más grande en la historia de California, hasta ahora no se han registrado muertes directas y se han quemado 99 casas, un número bajo en comparación con otros incendios más pequeños que redujeron a cenizas sectores residenciales en el pasado.

Hasta ahora sólo se reporta una muerte relacionada de manera directa con los siniestros, la de un bombero voluntario de 60 años de edad que intentaba impedir que las llamas alcanzaran su poblado.

Poco menos de 20 mil bomberos siguen las labores de contención, con apoyo logístico de 509 helicópteros y aeronaves cisterna de diversos tipos, desde pequeñas avionetas que esparcen químicos retardadores de combustión hasta aviones Hércules C-130 que transportan agua.

Hasta este jueves hay 11 condados declarados en emergencia. El presidente de Estados Unidos George W. Bush decretó zona de desastre el área hace 20 días, mientras que la senadora por California, Diane Feinstein, exige $900 millones de dólares para el área.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad