publicidad

Fraude a Medicare y Medi-Cal

Fraude a Medicare y Medi-Cal

Un operador en Skid Row y un propietario hospitalario reclutaban a indigentes como supuestos "pacientes".

Cientos de miles en sobornos

LOS ÁNGELES – Un hombre de Los Ángeles que administraba un centro en Skid Row se declaró no culpable el lunes de tomar parte en una confabulación para defraudar a los programas Medicare y Medi-Cal usando a desamparados.

Estill Mitts, de 64 años, quien viven en la zona Miracle Mile, presentó su declaración ante el juez magistrado Charles Eick en el centro de Los Ángeles. Mitts, quien está libre bajo una fianza de $25 mil, se encuentra detenido en su casa.

Eick fijo el juicio para el 30 de septiembre.

El otro coacusado, Rdra Sabarathnam, también de 64 años y residente de Brentwood, está en libertad con una fianza de $700 mil. Su procesamiento se llevará a cabo el 18 de agosto.

Sabarathnam y Mitts fueron arrestados la mañana del miércoles de la semana pasada.

Sabarathnam, identificado en documentos de la corte como el propietario operador del City of Angeles Medical Center en Los Ángeles, encara ocho acusaciones de haber pagado sobornos para obtener referencias de pacientes. Podría enfrentar hasta 50 años en prisión de ser convicto.

Por su parte, Mitts enfrenta cuatro acusaciones de haber recibido sobornos en un "centro de evaluación" que abrió en Skid Row en 2004; seis acusaciones de lavado de dinero y dos acusaciones de evasión fiscal por presuntamente haber omitido el reporte de $479 mil en ingresos durante 2005 y más de $620 mil en 2006. Mitts podría ser sentenciado a 140 años de cárcel.

publicidad

Según los fiscales, desde el 2004 miles de indigentes recibieron de $20 a $30 para ser transportados al hospital de Sabarathnam en una ambulancia de una compañía asociada con Mitts, donde recibieron tratamientos médicos innecesarios.

Las facturas enlistaban tratamientos por condiciones como deshidratación, infecciones vaginales, agotamiento, dolores de pecho y fatiga, según documentos entregados a la corte.

Los doctores y hospitales involucrados en la confabulación le cobraban a Medicare y Medi-Cal por esos tratamientos, algunos de los cuales nunca fueron otorgados, según los fiscales.

"La acusación presume un sofisticado esquema para defraudar importantes programas de salud financiados por los contribuyentes, una confabulación que iba desde operativos en la calle hasta directores ejecutivos de un hospital", dijo el fiscal federal Thomas O'Brien.

"Se está reduciendo mucho el dinero de los programas de salud pública, y el impacto potencial para aquellos con necesidades legítimas es demasiado para permitir que aquellos que orquestan dichos fraudes se escapen de la ley", dijo.

Los fiscales argumentan que Mitts recibió de City of Angels hasta $4 mil al mes para reclutar a pacientes de Skid Row, la zona de Los Ángeles conocida por su alta población de indigentes.

También se le acusa de haber recibido $20 mil al mes del centro médico Los Angeles Metropolitan y $20 mil del hospital Tustin para reclutar a pacientes, según la demanda civil entablada contra ambos centros médicos y contra City of Angels por parte del procurador angelino Rocky Delgadillo.

publicidad

La demanda civil también nombra a ejecutivos de otros hospitales, de APT Ambulante Co. y otros tres médicos, a quienes se les acusa de violar la ley de competencia justa.

En el Hospital Tustin, Mitts le pago al director financiero del centro médico de Orange, Vincent Rubio, $3,500 al mes para que le siguiera enviando "pacientes" que recibían atención médica que no necesitaban, reza la demanda.

Delgadillo describió la presunta confabulación como una "descarada explotación de la población sin techo de Skid Row" y muestra de que los hospitales "anteponen las ganancias a la gente".

Los arrestos del miércoles culminan un investigación de dos años por parte de autoridades federales y locales.


(Con información de la reportera de City News Service, Alice Walton)

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad