publicidad
El Ministerio del Interior francés ha revelado imágenes del rescate de los restos del Airbus A320 que se estrelló en los Alpes franceses. (Ministerio del Interior francés/DICOM/F. Pellier).

Francia da por concluida la búsqueda de cuerpos del accidente de Germanwings

Francia da por concluida la búsqueda de cuerpos del accidente de Germanwings

“La búsqueda de cadáveres ha terminado, pero la búsqueda de sus pertenencias continúa”, dijo un vocero.

Ha terminado la búsqueda de restos humanos en los Alpes franceses, donde el mes pasado se estrelló el vuelo 9525 de Germanwings y en el que murieron las 150 personas que viajaban en él.

Los investigadores de Francia anunciaron este sábado que ha terminado la búsqueda, mientras las investigaciones para determinar las causas del accidente apuntan a que el copiloto alemán, Andreas Lubitz dirigió deliberadamente el Airbus A320 hacia las montañas durante el vuelo de Barcelona a Düsseldorf.

“La búsqueda de cadáveres ha terminado, pero la búsqueda de sus pertenencias continúa”, cita Reuters a un portavoz del gobierno local.

Los restos de la aeronave quedaron prácticamente pulverizados. Con el hallazgo y estudio de la segunda caja negra han crecido los indicios de que el copiloto tuvo la intención de causar el fatal choque, pues aceleró mientras la aeronave se desplomaba.

“Lufthansa también ha contratado a una empresa especialista para retirar los restos del avión, bajo la autoridad de la fiscalía francesa y un experto a cargo de la supervisión medioambiental de las operaciones”, señaló el portavoz, cuyo nombre Reuters no precisa.

Cabe destacar que la aerolínea de bajo coste Germanwings pertenece a Lufthansa.

Lo que sigue es la identificación de las víctimas a partir del análisis de las muestras de ADN halladas en el lugar, proceso que podría tomar varias semanas. Los familiares serán informados tan pronto se vincule cualquier muestra de ADN a alguna de las víctimas, aunque el fiscal que dirige la investigación ha advertido que no necesariamente se ha localizado a todas las personas que viajaban en la aeronave.

publicidad

El general David Galtier "oficial a cargo de la operación--, precisó que las tareas de limpieza del lugar del percance comenzarán la próxima semana y podrían tener una duración de dos meses.

Sobre el proceder de Lubitz, los fiscales alemanes reportaron el jueves que había estado buscando en internet información para suicidarse, además de información sobre las puertas de la cabina de este tipo de aeronaves.

Una presión más para el director de Lufthansa

En tanto, el desastre en Francia ha impuesto enorme presión sobre el director general de Lufthansa Carsten Spohr, quien en menos de un año al timón ha tenido que lidiar con ganancias escasas, problemas laborales y una intensa competencia de las aerolíneas económicas.

Los analistas creen que Spohr ha tomado las medidas correctas, particularmente sus expresiones inmediatas de condolencias por las 149 víctimas y sus familiares la semana pasada. Funcionarios franceses dicen que el copiloto Andreas Lubitz se encerró en la cabina sin dejar acceso al capitán y que deliberadamente estrelló el Airbus A320 en una montaña de los Alpes franceses.

Asimismo, señalan como un ejemplo de saber reaccionar rápidamente ante las malas noticias: la admisión de Lufthansa de que Lubitz les había dicho durante su instrucción que había sido tratado por depresión profunda.

publicidad

"Lo están tomando absolutamente en serio, no dejan de cooperar completamente con las autoridades y ese es un buen comienzo", opinó Andrew Charlton, director de asesoría estratégica y asuntos gubernamentales en la firma Aviation Advocacy en Nyon, Suiza.

Imágenes: tras los restos del Airbus A320

Una macabra odisea que apenas comienza

Spohr, de 48 años, no ha terminado ni por mucho con la odisea macabra. La investigación demorará meses. El 17 de abril habrá un servicio religioso en memoria de las víctimas en la Catedral de Colonia, cerca de la sede central de Germanwings. El incidente ha empañado la reputación de seguridad de Lufthansa, ya que ha sido el peor incidente desde que renació después de la Segunda Guerra Mundial en 1955 y el primer accidente aéreo fatal desde 1993.

El desastre en el vuelo de Barcelona a Düsseldorf ha provocado dudas sobre el proceso de escrutinio de la aerolínea para admitir a Lubitz en su filial Germanwings, de bajos precios, en 2013.

Spohr ha dicho que "ningún sistema en el mundo puede descartar un hecho aislado semejante", pero se ha extremado para manifestar sus disculpas y su pesar personal.

publicidad

"Trabajé en Lufthansa como ingeniero y como piloto, he tenido la responsabilidad gerencial en Lufthansa durante muchos años", afirmó. "Siempre, donde estuviera, fuera quien fuese mi superior, la regla era siempre seguridad ante todo y ahora que nos ha sucedido esto, solo puedo decir que lo siento".

Otro percance

Y como una piedra más al costal, un avión de la compañía alemana, que iba de Colonia a Venecia, tuvo que realizar un aterrizaje imprevisto en Stuttgart, sudoeste de Alemania, debido a una "pérdida de aceite", anunció un comunicado de la compañía.

"Por razones de seguridad, se apagó uno de los reactores y se desvió el avión" hacia Stuttgart, precisó la compañía, que aclaró que se trataba de "un Airbus A319 con 123 pasajeros y cinco tripulantes a bordo".

"No se trataba de un aterrizaje de urgencia, los pasajeros salieron del avión normalmente", indicó la compañía.

Los técnicos de la compañía están reparando el A319, agregó el comunicado de Germanwings.

El aparato, con el número de vuelo 4U 814, había despegado a las 08:00 GMT de Colonia y el aterrizaje se produjo una hora y diez minutos después, sin que ninguno de los pasajeros sufriera daño alguno, añadió la fuente.

En un comunicado, Germanwings calificó lo ocurrido de "procedimiento de seguridad estándar" y "desvío de ruta", al tiempo que, contrariamente a lo especificado desde el aeropuerto, consideró que no entraba en la calificación de "aterrizaje de emergencia".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad