publicidad

Fracasa plan autodeportación

Fracasa plan autodeportación

La Asociación de Abogados de Inmigración consideró que el programa de deportación voluntaria está siendo un fracaso y acabarán retirándolo.

"La medida no está clara"

WASHINGTON- El programa para que los inmigrantes ilegales se acojan a un plan de deportación voluntaria está siendo un fracaso en su primeros días, según varias organizaciones, que aseguraron este martes que el plan se acabará retirando.El presidente de la Asociación de Abogados de Inmigración (AILA), Charles Kuck, denunció que este plan, al que según "The Washington Post" sólo se han acogido de momento tres personas, no ofrece garantías a los inmigrantes y el Gobierno "va tener que cerrar el proceso por ineficaz".

Según dijo Kuck a Efe, este "absurdo plan" no ofrece verdaderos incentivos a los inmigrantes, "el Gobierno sólo les pide que tomen la decisión de irse, pero sin garantías".

Estados Unidos puso en marcha el pasado 5 de agosto el programa "Operación Salida Programada" para que los inmigrantes ilegales con órdenes de deportación se presenten de forma voluntaria hasta el día 22 de agosto ante las autoridades migratorias, sin la amenaza de arresto y detención, siempre que no hayan delinquido.

Aun así, según Kuck, la medida no está clara y no hay ninguna garantía de que los inmigrantes no sean encarcelados ya que, aunque no hayan cometido ningún delito, la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) se reserva el derecho de hacerlo.

publicidad

Por ello, recomendó que aquellos que decidan acogerse al plan lo hagan siempre acompañados de un abogado.

El plan comenzó de manera piloto el pasado 5 de agosto en cinco ciudades Santa Ana y San Diego (California); Phoenix (Arizona); Charlotte (Carolina del Norte), y Chicago (Illinois) y, según Kuck, "después de este experimento van a tener que cerrar el programa".

A su juicio, se trata más de un plan político que de soluciones reales porque "la gente que ha cometido algún crimen ya ha sido deportada a sus países y los que se quedan son familias arraigadas que tienen sus hijos aquí, su vida, su familia y ya no tienen ningún vínculo con su país de origen".

Para el director de la organización América's Voice, Frank Sharry, "la idea de que millones de inmigrantes van a llamar a la puerta del Gobierno para ser deportados es pura fantasía".

"Esta no es una solución es una deportación masiva que quiere que le salga barata y no va a funcionar", dijo en un comunicado.

Estados Unidos, señaló, "necesita una reforma migratoria con sentido común que saque de la sombra a los inmigrantes indocumentados".

En su opinión, pedir a la gente que voluntariamente se vuelva a sus países de origen "es ridículo y no funcionará, igual que tampoco ha funcionado el incremento de redadas" para descubrir inmigrantes indocumentados, que han aumentado en los últimos meses.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad