publicidad

Fotografo enfrenta deportacion

Fotografo enfrenta deportacion

La Policía de Newark detuvo a un fotógrafo brasilero sin papeles, averiguando, sin autorización,su status migratorio.

Temor en la comunidad inmigrante

NEWARK, Nueva Jersey - Un fotógrafo independiente que encontró un cadáver en un callejón de Nueva Jersey está siendo cuestionado sobre su estatus migratorio en Estados Unidos, luego de reportarle el hallazgo a la policía. Se trata de Geraldo Carlos, un brasilero que trabaja en un pequeño periódico para su comunidad.

Las autoridades dijeron que Geraldo Carlos tomaba fotografías en un callejón repleto de basura, para un periódico que preparaba un reportaje sobre la eliminación ilegal de desperdicios, cuando encontró el cuerpo de una mujer muerta envuelto en una bolsa plástica.

Acto seguido, según la estación WABC de Nueva York, Carlos supuestamente llamó a Roberto Lima, el editor del diario, un pequeño periódico brasileño que se publica en Nueva Jersey.

Ambos hombres, se presentaron entonces en la estación de la policía de East Ward para reportar el hallazgo y llevar a los oficiales a la escena, donde una investigación de homicidio comenzó de inmediato.

Sin embargo, en vez de agradecer a los dos individuos por haber notificado a las autoridades, ambos periodistas aseguran haberse sorprendido cuando una de las primeras preguntas que la policía le hizo a Carlos en la escena del crimen fue si tenía o no una tarjeta de residencia para vivir legalmente en Estados Unidos.

Carlos y Lima dijeron que el fotógrafo fue cuestionado por el subjefe de la Policía de Newark, Samuel Demaio, sobre su estatus migratorio en el país. Carlos le dijo a la policía que su visa había expirado y los oficiales le confiscaron la cámara que llevaba consigo, añadió WABC en su reportaje.

publicidad

Luego de esto, cuando Lima se presentó en la estación de policía para pedir las fotografías que Carlos había tomado, pues la necesitaba para su periódico, el editor asegura que fue esposado en el lugar y brevemente detenido por las autoridades.

El incidente ha despertado el temor que sienten muchos inmigrantes, incluso aquellos con documentos legales, de reportar delitos ante las autoridades por el temor de ser cuestionados sobre su estatus migratorio en Estados Unidos.

Ese temor ha aumentado debido a una nueva política establecida el mes pasado por la fiscalía general de Nueva Jersey que ordena a la policía a preguntar el estatus migratorio de los sospechosos que arresta por cometer delitos serios.

A pesar de que esta nueva directriz específicamente prohíbe a la policía cuestionar la legalidad de la estadía de víctimas y testigos, como Carlos, muchas personas dicen que la norma tendrá un impacto negativo con la policía debido a que muchas personas simplemente no cooperarán con las autoridades.

Augusto Amador, concejal de la Ciudad de Newark, ha pedido una investigación sobre el incidente, y manifestó su temor de que podría afectarse la relación entre la policía y la creciente comunidad de inmigrantes, una relación que líderes locales llevan años tratando de fortalecer.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad