publicidad
Foto ganadora del World Press Photo 2015

Una foto de migrantes gana el premio World Press Photo

Una foto de migrantes gana el premio World Press Photo

Un fotógrafo australiano Warren Richardson captó el momento en que un refugiado pasa a un bebé bajo un alambre de cuchillas.

Foto ganadora del World Press Photo 2015
Foto ganadora del World Press Photo 2015

Un fotógrafo independiente australiano ganó el jueves el prestigioso premio World Press Photo de 2015, la máxima distinción del fotoperiodismo, por una dramática imagen captada a la luz de la luna de dos migrantes pasando un bebé bajo la cerca de alambre de cuchillas en la frontera entre Hungría y Serbia.

Warren Richardson tomó la foto el 28 de agosto cerca del paso fronterizo de Roszke, en Hungría, donde los migrantes trataban de entrar en Europa antes de que las autoridades húngaras pudieran terminar la cerca a lo largo de su frontera con Serbia.

La imagen es "increíblemente potente visualmente, pero también muy matizada", dijo Vaughn Wallace, subeditor de fotografía de Al Jazeera America y miembro del jurado.

La imagen, en blanco y negro, fue retocada y tiene un aire vintage.

En la foto, la luna ilumina tanto la cara del hombre que toma al bebé en sus manos como el cuerpo del niño. El hombre está a un lado de la frontera medio agachado, con cara de agotamiento. Al otro lado de la frontera, unos brazos sujetan a la criatura y la pasan a través de un agujero hecho en el alambre de espino.

La fotografía "le hace a uno detenerse y pensar en el rostro del hombre, pensar en el niño. Ve la dureza del alambre de espino y las manos extendidas en la oscuridad", añadió Wallace.

"Estuve 4 o 5 días y noches en la frontera, pero este momento fue muy veloz: los refugiados venían y venían", declaró el ganador durante una rueda de prensa, y añadió que no se dio cuenta de que lo que estaban pasando a través de la valla "era un bebé".

publicidad

Richardson, que trabaja como freelancer, explicó que la foto nunca fue publicada.

Entre los premiados hay dos españoles, Daniel Ochoa de Olza, que trabaja para The Associated Press, y el fotógrafo Sebastián Liste.

Ochoa consiguió el segundo y tercer premio en la categoría "Historias de personas" con las imágenes " La tradición maya" y "Víctimas de los ataques de París".

Liste, por su parte, se hizo con el tercer premio en la categoría "Historias de la vida diaria" por su instantánea "Periodismo ciudadano en las favelas de Brasil".

También fueron premiados en la categoría de "Naturaleza" los mexicanos Anuar Patjane, que se hizo con el segundo puesto por "Ballenas que susurran", y Sergio Tapiro, que con "El poder de la naturaleza" fue agraciado con el tercer premio.

Un total de 5,775 fotógrafos presentaron a concurso 85,000 instantáneas.

El presidente del jurado, Francis Kohn, dijo que, durante el proceso de selección, que duró dos semanas, intentaron mantener un balance entre calidad fotográfica y valor informativo.

"Hemos recibido muchas imágenes que tenían que ver con la crisis de los refugiados: navegando en el océano, cruzando vallas fronterizas, teniendo problemas con la policía. También fotos de Siria e Irak, y muchas de los ataques de París de noviembre".

publicidad

Las apuestas estaban también sobre otra imagen dramática que dio la vuelta a todo el mundo: la del niño kurdo Aylan, boca abajo, muerto, en una playa de Turquía. Aquella instasntánea fue captada por la turca Nilüfer Demir, pero no la presentó al concurso.

publicidad
publicidad
Exponiendo el pellejo y  a punto de ser casi arrollado captamos al 'Toro del Corrido' en plena sesión de fotos.
Raúl Ortiz, quien llegó a Washington D. C. desde Illinois en el Día Mundial de los Refugiados porque quiere permanecer en Estados Unidos, dijo que cuando tenía 5 años fue secuestrado en su país natal "por personas malas que se llevan a los niños lejos de sus padres por dinero". Él es uno de los miles de menores que cruzaron solos la frontera con México.
Este festejo fue instituido por el organismo de las Naciones Unidas desde 2016 para ayudar a quienes abandonan sus hogares para salvar su vida. El pasado año, una cifra récord de 65 millones de personas fueron obligados a huir de sus casas.
Es el Día Mundial de los Refugiados, de las personas que por diversas razones tienen que abandonar la tierra que los vio nacer. De acuerdo a las más recientes estadísticas, cada 3 segundos hay una persona desplazada en el mundo, y a finales de 2016 había 65 millones personas desplazadas en todo el globo terráqueo; 300,000 más que el año anterior. Todos huyendo de las guerras, la violencia y la violación de los Derechos Humanos.
publicidad