publicidad

Flujo de inmigrantes en Texas distrae a la Patrulla Fronteriza, denuncia legislador

Flujo de inmigrantes en Texas distrae a la Patrulla Fronteriza, denuncia legislador

Legislador texano dijo que los agentes fronterizos están recibiendo unas mil 200 personas al día y no pueden hacer su trabajo.

1,200 inmigrantes al día

DALLAS - Debido a la creciente ola de inmigrantes indocumentados en el sur de Texas, casi la mitad de los agentes de la Patrulla Fronteriza ha dejado sus tareas de vigilancia y asumido labores de procesamiento y documentación.

“Sin duda es una situación crítica", admitió el representante federal demócrata Henry Cuéllar, del distrito de Laredo, quien ha visitado en las últimas semanas varias estaciones y centros de detención de la Patrulla Fronteriza en el sur de Texas.

El legislador, una de las escasas fuentes directas de información sobre la situación de esas oficinas, dijo que los agentes fronterizos están recibiendo unas mil 200 personas al día.

Más del 70 por ciento de ellos son inmigrantes centroamericanos, y entre 300 y 400 son menores de edad que llegan sin sus padres, lo que requiere de una extensa labor de procesamiento.

A diferencia de los mexicanos, los indocumentados centroamericanos no pueden ser repatriados de inmediato, por lo que se les debe retener o dejar en libertad bajo palabra hasta que comparezcan ante un juez de inmigración, lo que exige documentación.

La situación se agrava en el caso de los menores de edad, que requieren de más atención y agilidad en los trámites.

Casi 40 por ciento de los agentes de la Patrulla Fronteriza destacados en el sur de Texas están ahora ocupados en llenar papeles, transportar y alimentar a los inmigrantes, dijo Cuéllar.

publicidad

La Patrulla Fronteriza se ha visto en la necesidad de trasladar a cientos de inmigrantes, especialmente mujeres con niños y menores de edad, a sus estaciones en el sur de Arizona y en El Paso, Texas.

El procurador de Texas, Gregg Abbott, expresó en una carta al titular de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, su preocupación por que la ola de inmigrantes desplace el trabajo de la Patrulla Fronteriza y debilite la seguridad en la zona.

La “extraordinaria afluencia” de menores de edad ha hecho que los agentes de la Patrulla Fronteriza dediquen tiempo y recursos a los aspectos humanitarios de este flujo, dijo Abbott.

“Por lo tanto, estamos preocupados de que las autoridades federales no estén disponibles para asegurar la frontera y detener con éxito la actividad criminal transfronteriza”, señaló el procurador.

En la carta, Abbott solicitó 30 millones de dólares al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para el envío inmediato de recursos estatales a fin de reforzar la seguridad de la zona.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad