publicidad
De ser realidad, unirá a San Antonio, Texas con Monterrey, Nuevo León, México en tan sólo 2 horas.

Florida se queda sin tren de alta velocidad; el gobernador Rick Scott rechazó los fondos

Florida se queda sin tren de alta velocidad; el gobernador Rick Scott rechazó los fondos

El nuevo gobernador de la Florida, Rick Scott, anunció que iba a rechazar fondos federales para construir líneas de trenes rápidos a lo largo del estado.

De ser realidad, unirá a San Antonio, Texas con Monterrey, Nuevo León, M...
De ser realidad, unirá a San Antonio, Texas con Monterrey, Nuevo León, México en tan sólo 2 horas.

TALLAHASSEE, Florida - El estado de Florida no construirá un tren de alta velocidad, el primero con el que contaría Estados Unidos, y que iba a unir las ciudades de Tampa y Orlando con una eventual extensión posterior a Miami, tras una sorpresiva decisión este miércoles del gobernador Rick Scott.

Scott anunció que iba a rechazar fondos federales para construir líneas de trenes rápidos a lo largo del estado.

El nuevo gobernador habló en una conferencia en Tallahassee el miércoles, criticando el presupuesto propuesto para el año 2010 por el presidente Barack Obama esta semana para el país. Dijo que el dinero federal destinado para que el estado pudiera impulsar el proyecto que conectaría Tampa y Orlando será rechazado por su administración.

publicidad

"El gobierno no puede gastar más de lo que le entra", puntualizó Scott. "Como saben mi experiencia es empresarial, no en política; sin embargo no hay que ser economista para entender que si gasta más de lo que tiene su empresa quiebra".

El gobernador es un ex empresario en la rama del cuidado médico y un conservador fiscal que tiene el apoyo del ultraconservador Tea Party. Él dijo que sospecha que el proyecto termine costando miles de millones más de lo que se pronosticó, y es una de las razones principales para no construirlo.

"Si el proyecto se convierte muy costoso para los contribuyentes y se tiene que dejar de construir, el estado tuviera que devolverle los $2,400 millones en fondos federales a Washington", dijo Scott.

La oficina de Scott dijo en un comunicado que el mandatario "tras una meditada consideración" había informado al secretario de Transporte Ray LaHood "la decisión del estado de rechazar el proyecto del presidente Obama del tren de alta velocidad de Tampa a Orlando", con una extensión de unas 93 millas (150 kilómetros).

Obama había propuesto planes para mejorar la infraestructura de transportación del país, y entre estos proyectos figuraba el proyecto de tren rápido que hubiese conectado a turistas y residentes de una ciudad a otra sin tener que montarse en un automóvil.

Ya ferrocarriles de pasajeros tradicionales en el estado, pero muchos se quejan de la lentitud y lo poco conveniente que son estos viajes.

publicidad

"La verdad es que el proyecto sería demasiado costoso para los contribuyentes que pagan impuestos, y creo que el riesgo es mucho más grande que los beneficios", dijo Scott.

Scott es el tercer gobernador republicano que bloquea un proyecto de tren de alta velocidad en los últimos tres meses con un rechazo de los fondos federales, cruciales para lograr poner el plan sobre ruedas.

Los nuevos gobernadores de Ohio y Wisconsin, también republicanos, cancelaron proyectos de trenes de alta velocidad que estaban acordados por sus predecesores demócratas, argumentando que sus estados no estaban en condiciones de hacer frente a los costos.

Pero la decisión de Florida fue la primera respuesta concreta al anuncio la semana pasada de la Casa Blanca de un plan de inversión de $53 mil millones de dólares en seis años para la construcción de un tren de alta velocidad para unir ciudades importantes.

El gobierno de Obama ha dicho que quiere que un 80 por ciento de los estadounidenses accedan al tren de alta velocidad. Al rechazar Florida los fondos federales, otras entidades como California, que apuestan por implantar el modelo de trenes de alta velocidad, podrían aprovecharlos.

Este miércoles, la Casa Blanca calificó de "desafortunada decisión" el anuncio de Scott, e insistió en que continuará impulsando la modernización de la infraestructura.

"Ha habido un importante apoyo bipartidista para la necesidad de crear la infraestructura moderna que permita a este país competir. Un tren de alta velocidad es parte de eso", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

publicidad

"Nos aseguraremos de que ese dinero sea usado en otra parte para avanzar en la agenda de infraestructura e innovación que es esencial para el crecimiento económico", agregó.

El secretario de Transporte LaHood dijo que el gobierno estaba "muy decepcionado" por la decisión de Scott, y que había "trabajado con el gobernador para asegurarse de eliminar todos los riesgos financieros para el estado, pidiendo en cambio que las empresas privadas que compitieran por el proyecto asumieran los costos excedentarios y operativos".

La decisión de Scott sorprendió a grupos de negocios de Miami, Orlando y Tampa que durante meses han apoyado el proyecto de un tren de alta velocidad y recibió las primeras críticas del Partido Demócrata de la entidad.

"Scott se ha convertido en un equipo de demolición para la economía de Florida, poniendo en riesgo más de 100 mil puestos de trabajo en su intento de imponer su filosofía extrema", dijo el portavoz del Partido Demócrata de Florida, Eric Jotkoff.Alertó que Scott "con su decisión está poniendo en peligro el futuro de Florida".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad