publicidad
.

Florida recibe el embate de Frances logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272...

Florida recibe el embate de Frances

Florida recibe el embate de Frances

Frances arremetió contra la costa este de Florida como un huracán de Categoría 2, con intensas lluvias y vientos de 105 mph, causando daños y cortes eléctricos.

En Florida según datos preliminares el poderoso ciclón derribó árboles, causó daños a viviendas y comercios, y dejó a más de dos millones de usuarios sin energía eléctrica. También, durante su paso por las islas Bahamas, dejó a al menos dos personas sin vida.

Las feroces ráfagas de Frances, en ocasiones de hasta 125 mph (201 km/h), empezaron ha sentirse en Florida desde tempranas horas de la tarde del sábado.

No obstante, no fue hasta después de la medianoche del domingo cuando el ojo del huracán tocó tierra en la costa este del estado, donde tres días antes las autoridades habían emitido una orden de evacuación obligatoria a 2.8 millones de personas.

Inicialmente se reportó que un hombre que murió aplastado por un árbol en Fort Lauderdale, pero las autoridades aún no lo han confirmado.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) informó que el vórtice del huracán tocó tierra oficialmente cerca de Punta Sewall, justo al este de Stuart, unas 40 millas (65 kilómetros) al norte de West Palm Beach, alrededor de la 1 a.m. de la madrugada.

La indeseable llegada del ciclón puso fin a la angustiosa espera de millones de residentes de Florida que llevaban preparándose desde el jueves para recibir el poderoso meteoro. Por suerte, el ciclón perdió parte de su poder inicial, bajó de Categoría 4 a 2 escala Saffir-Simpson, de cinco niveles.

publicidad

Las furiosas ráfagas de Frances, y sobre todo el aterrador zumbido de sus vientos, hizo que los habitantes de Florida soportaran una larga noche bajo condiciones atemorizantes, mientras el huracán hacía de las suyas arrancando techos y derribando líneas del tendido eléctrico.

Las inundaciones eran la mayor preocupación pues los especialistas habían advertido que algunas zonas podrían recibir unas 20 pulgadas (50 centímetros) de lluvia y olas de más de 6 pies (2 metros).

Varios transformadores de electricidad estallaron en las calles, emitiendo chispas que iluminaron el cielo nocturno. Mientras, las familias se guarecían en sus casas, refugios, y vestíbulos de los hoteles. Chubascos cegadores de lluvia levantaban nubes de arena, mientras que enormes olas blancas tronaban sobre las playas de la costa atlántica de Florida.

En la ciudad de Melbourne, 65 millas (105 kilómetros) al norte de Stuart, el viento y la lluvia azotaban las casas, como el chorro de una manguera descomunal, a toda su potencia.

"Nunca había visto algo así, y mi familia tampoco", dijo a la Associated Press Darlene Munson, mientras soportaba el embate de la tormenta junto con sus familiares, dentro de su restaurante en Melbourne.

En Lantana, en el centro de Florida, Frances arrancó el techo de un hogar para ancianos que tuvieron que ser evacuados en medio de la tormenta.

Imágenes de televisión desde el Condado de Palm Beach mostraban cómo se soltaban las amarras de varios yates, que quedaron a la deriva en un mar agitado. En la Playa Juno, fuertes ráfagas de viento destruyeron al menos un edificio de condominio.

publicidad

El lento desplazamiento de la tormenta, que en ocasiones pareció detenerse sobre el archipiélago de las Bahamas, hizo que el fenómeno tocara tierra en Florida más de 24 horas después de lo previsto.

Los meteorólogos temían que la tormenta cobrara fuerza antes de que la parte oriental de su vórtice se adentrara en tierra. Los vientos huracanados se extendían unas 85 millas (137 kilómetros) del centro.

La compañía eléctrica Florida Power & Light, la más grande del estado, informó que los apagones afectaron a 2 millones de personas en 12 condados. Casi toda Vero Beach, 30 millas (50 kilómetros) al norte de Stuart carecía de electricidad, según la fuente.

Bush declaró "desastre mayor"

Aunque los daños causados por Frances aún no han sido cuantificados, el presidente de Estados Unidos George W. Bush declaró un "desastre mayor" en cinco condados de Florida: Brevard, Indian River, Martin, Palm Beach, y St. Lucie.

Se espera que los peores destrozos ocurrirán en estos condados donde, debido a la declaración ejecutiva, sus residentes serán elegibles para recibir ayuda federal de reconstrucción tras el huracán.

"La asistencia puede incluir subvenciones para viviendas temporales y reparación de casas, préstamos con bajos intereses para pagar las propiedades no aseguradas y otros programas para ayudar a particulares y dueños de empresas a recuperarse de los efectos del desastre", informó a través de un comunicado Scott McClellan, portavoz de la Casa Blanca.

publicidad

La orden también hace elegibles a los gobiernos locales para asistencia en la remoción de escombros y medidas de emergencia de protección para las primeras 72 horas tras el paso del huracán, añadió el comunicado.

Un llamado a la cautela

El gobernador Jeb Bush, hermano del presidente estadounidense, precisó que la tormenta podría atravesar la península y dirigirse al oeste de la Florida, por lo que el sábado hizo una llamado a los residentes de esa zona para que realizaran los preparativos necesarios para recibirla.

Todavía partes de la zona oeste y central de Florida aún se recuperan del huracán Charley, que el pasado 13 de agosto mató a 27 personas, dejó miles de damnificados, destruyó unas 10 mil viviendas y causó daños a otras 16 mil. Se estima que Charley ocasionó daños por valor de 17,500 millones de dólares.

La última vez que dos ciclones impactaron a Florida de forma consecutiva fue en 1950, cuando en septiembre de ese año Easy azotó a Tampa (en el oeste del estado), y King a Miami, en octubre.

El gobernador Bush además instó a los residentes a no salir rápidamente de sus refugios y hogares una vez que la tormenta haya pasado: "No queremos que se pierdan vidas debido a estupideces", enfatizó.

Jeb Bush destacó también que la ayuda estatal para las víctimas de Frances será incondicional para los inmigrantes que viven de forma ilegal en Florida: "A nadie se le pedirá papeles. Se trata de cuidar la vida".

publicidad

Michael Brown, director de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), precisó el sábado que las instalaciones habían sido preparadas para llevar "un millón de comidas al día a los habitantes de Florida. Tenemos 600 camiones de agua, 237 camiones de hielo para llegar a las zonas impactadas".

Los cálculos parciales del sector turístico, incluidos los parques temáticos de Orlando, calculan en cientos de millones de dólares las pérdidas que les ocasionará Frances. El sector agrícola de Florida, abatido hace tres semanas por el huracán Charley, espera pérdidas similares.

El Servicio de Guardacostas estadounidense trasladó sus barcos a puertos seguros y desplegó sus helicópteros y aviones de modo que estén listos para entrar en acción rápidamente.

El Aeropuerto Internacional de Miami estaba abierto, pero todos sus vuelos fueron cancelados. Los aeropuertos de Orlando, Fort Lauderdale y Palm Beach estaban cerrados, al igual que los puertos de Miami y Everglades.

En muchos sitios se acabó la gasolina y pocas tiendas seguían abiertas en localidades convertidas en pueblos fantasma a lo largo de la zona más expuesta de la costa.

El Centro Espacial Kennedy, Disney World y otros parques temáticos del centro de Florida también cerraron el sábado, al igual que muchos grandes centros comerciales, en el inicio de un fin de semana largo debido al feriado del lunes por el Día del Trabajo.

publicidad

Ráfagas de viento con fuerza de huracán de 91 mph (146 km/) en Júpiter doblegaron frondas e hicieron estrellar olas con gran fuerza en las playas. Las lanchas fueron zarandeadas por las olas como si hubieran sido juguetes, y los habitantes lucharon por permanecer erguidos en tierra.

El techo y la puerta de un hangar del Aeropuerto Internacional de Palm Beach fueron arrancados. Mientras que las calles, carreteras y playas de la mayoría de ciudades de la costa este floridana quedaron desiertas.

Casi toda la costa este de Florida estaba en estado de alerta de huracán, reviviendo los recuerdos del Huracán Andrew, el ciclón más costoso en la historia de Estados Unidos. Andrew destruyó varias partes de la zona de Miami en 1992 y causó daños por 25 mil millones de dólares.

En las Bahamas, el huracán mató a al menos dos personas, arrancó techos, derribó árboles y líneas de energía y causó inundaciones amplias en el archipiélago de alrededor de 700 islas que cuenta con unos 300 mil habitantes.

Se espera que Frances llegue a la costa central del este de la Florida, se desplace por el estado como tormenta tropical hacia el norte de Tampa y se debilite a la categoría de depresión tropical el lunes. Probablemente luego se dirija al estado de Alabama.

Mientras tanto, la novena tormenta de la temporada de huracanes del Atlántico ganó fuerzas el sábado. La tormenta tropical Iván estaba a unas 1,575 millas (2,535 kilómetros) al este-sudeste de las Antillas Menores, y soplaban vientos de 60 mph (97 km/h).

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En un lapso de cinco horas, uno de los narcotraficantes más buscados y poderosos del mundo fue extraditado de México a EEUU. 'El Chapo' enfrenta decenas de cargos por narcotráfico, lavado de dinero e incluso homicidio en siete estados del país.
El rotativo ‘El Diario’ publicó un video en el que se ve a las fuerzas de seguridad en México trasladándose al penal Cefereso No.9 para extraditar al capo del narcotráfico a EEUU. Dos funcionarios estadounidenses habrían confirmado que un avión lo trasladó a Nueva York. 
El gobierno de Trump tendrá que solucionar al menos diez temas relacionados con inmigración, entre ellos se incluye la construcción del muro en la frontera con México, la deportación de millones de indocumentados y el futuro de DACA.
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
publicidad