publicidad

Familia salvadoreña que será deportada podría ser asesinada

Familia salvadoreña que será deportada podría ser asesinada

Una familia que huyó de El Salvador a causa de la violencia en 2006 y cuyo padre fue asesinado tras ser deportado podría correr la misma suerte luego de que las autoridades migratorias emitieran una orden de deportación en su contra.

El padre fue deportado y asesinado

DALLAS - Una familia que huyó de El Salvador a causa de la violencia y cuyo padre fue asesinado tras ser deportado podría correr la misma suerte luego de que las autoridades migratorias emitieran una orden de deportación en su contra.

Han pasado cuatro años de incertidumbre y dolor para la familia Medrano, que llegó a Estados Unidos huyendo de la violencia en El Salvador. Los asesinos no perdonan y no descansan, y ahora esperan el regreso de Medrano y sus hijos para terminar lo que empezaron en el 2007, cuando el primer miembro de la familia fue asesinado.

Los Medrano habían llegado a Estados Unidos en el 2006 provenientes de El Salvador, en donde habían sobrevivido a un ataque con armas de fuego en su propia casa. La fachada quedó llena de agujeros de bala de diferentes calibres. Nadie resultó herido, pero ellos no lo pensaron dos veces, huyeron de aquel lugar y se dirigieron hacia el norte.

Al cruzar la frontera con Estados Unidos fueron detenidos. El esposo de Ana Medrano fue deportado mientras que ella y sus tres hijos fueron cobijados por el programa de protección temporal.

En octubre de 2007, Ana Medrano narró a Univision Dallas Noticias 23 la forma en que su esposo y el padre de tres hijos fue brutalmente asesinado en una carretera en El Salvador, apenas unos días después de llegar a aquel país procedente de Estados Unidos tras ser deportado.

Desde hace 4 años la familia ha vivido con la angustia de no saber cuál será su destino final. Todo este tiempo se han debatido entre vivir en Estados Unidos apegados a permisos temporales que tienen que renovar cada año o regresar a El Salvador y enfrentar el mismo destino trágico que sufrió el esposo y padre de la familia.

publicidad

Esa indefinición cambió radicalmente hace unos días, cuando la familia recibió finalmente una orden de deportación. Ya no habrá renovación de permisos temporales.

Mientras tanto, el abogado que lleva su caso intenta tramitar con la Oficina de Migración y Naturalización de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) un salvoconducto, una pronta revisión de su caso o quizá una prórroga de este penoso caso, ahora que el gobierno de Barack Obama anunció el freno a las deportaciones para revisar los casos y deportar a quienes realmente son una amenaza al bienestar de Estados Unidos.

El anuncio le ha dado esperanzas a Ana Medrano, pero como muchos otros indocumentados, no creerá el anuncio hasta no ver que paran las deportaciones. En el especial, la suya y la de su familia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad