publicidad
"Vinimos a Cuba por amor y vencimos el miedo para estar con ustedes esta tarde y esperamos que ustedes también lo puedan vencer", gritó un emocionado Juanes.

Exilio dividido con Juanes

Exilio dividido con Juanes

Desde la trinchera musical y en nombre de la paz, Juanes está escribiendo una nueva historia dentro de los eventos solidarios a nivel mundial.

"Vinimos a Cuba por amor y vencimos el miedo para estar con ustedes esta...
"Vinimos a Cuba por amor y vencimos el miedo para estar con ustedes esta tarde y esperamos que ustedes también lo puedan vencer", gritó un emocionado Juanes.

Danos tu opinón

MIAMI, Florida.- El colombiano Juanes cantó este domingo ante más de un millón de cubanos que, vestidos de blanco, colmaron la Plaza de la Revolución, en un concierto por la paz entre Cuba y Estados Unidos, que el presidente Barack Obama vio inofensivo y dividió al exilio en Miami.

"Vinimos a Cuba por amor y vencimos el miedo para estar con ustedes esta tarde y esperamos que ustedes también lo puedan vencer", gritó un emocionado Juanes sobre el escenario en medio de una cerrada ovación que estremeció la plaza.

Bajo un sol abrasador, movido a compasión al final de la tarde, la multitud soportó 32 grados de temperatura en el recital "Paz sin Fronteras", que reunió en la tarde a 15 artistas extranjeros y cubanos.

publicidad

"Es el sueño más hermoso de paz y amor que he podido experimentar después de mis hijos", dijo Juanes, quien guitarra en mano, abrió su participación con "A Dios le pido", enloqueció con "La camisa negra" y conmovió con "Sueños" para los "privados de su libertad donde quiera que estén" en referencia a los secuestrados en su país.

No menos conmovido el español Miguel Bosé, quien anunció que 1.150.000 personas doblaron la expectativa en la explanada, dijo cumplir "el sueño de tender una mano del diálogo", para luego cantar sus éxitos "Te amaré" y "Si tú no vuelves" y "Amante bandido".

Transmitido en vivo al mundo, incluso a Estados Unidos, el concierto, que atrajo a unos 200 periodistas extranjeros, se celebró luego de tres meses de airadas reacciones en Miami -con amenazas-, y en momentos de cauteloso acercamiento entre La Habana y Washington.

El mandatario estadounidense se declaró "seguro de que este tipo de intercambios culturales no daña las relaciones" entre ambos países, aunque "tampoco hay que exagerar" su utilidad.

"Lo que me gustaría de verdad es ver cómo Cuba abandona algunas de las prácticas antidemocráticas del pasado", dijo Obama, que reclama al gobierno de Raúl Castro "gestos" en derechos humanos y la liberación de presos políticos.

publicidad

Opiniones encontradas

En Miami, bastión del exilio y donde vive Juanes, el grupo anticastrista Vigilia Mambisa protestó en el barrio de la Pequeña Habana con carteles que rezaban "Juanes traidor, amigo de Fidel Castro" y una aplanadora para destruir discos, mientras algunos con banderas cubanas los llamaban "extremistas".

Por su parte, la Congresista Ileana Ros-Lehtinen dijo que no cree que el concierto traiga algún cambio. "Al día siguiente, el cubano no tendrá qué comer, Oscar Elias Biscet seguirá preso", señaló. 

Pero el empresario Hugo Cancio se mostró a favor, a la vez que Gorki Aguila de la agrupación Porno Para Ricardo dijo que se trató de un concierto politizado.

"Siempre duele esa espina. Pero hay que unir al cubano que está adentro y al que está afuera. Todos tenemos familia allá. No importa por qué se fueron. Hay que dejar el odio atrás", dijo Yordanis Padrón, de 34 años.

El presidente de Venzuela, Hugo Chávez, aliado de Cuba, criticó a los "locos" en Miami, al calificar de "maravilloso" el concierto en la Plaza pues "la cultura no tiene fronteras.

Ganador de 17 premios Grammy Latinos, Juanes, de 37 años, defendió el concierto como "apolítico", pero en Miami no le perdonaron que escogiera la Plaza de la Revolución, centro del poder revolucionario en la isla.

publicidad

"Vivimos metidos en una guerra ideológica absurda. Hay que cambiar el odio por amor. Todo este debate por Cuba es importante", aseguró el colombiano en un descanso en el concierto.

Aunque el escenario se levantó donde estuvo el altar en el que Juan Pablo II dio misa en su histórico viaje en 1998, con la Biblioteca Nacional de fondo, a un lado estuvo la silueta del Che en la fachada del ministerio del Interior y al otro el monumento al héroe nacional José Martí.

Lidia, jubilada de 73 años, disfrutó el espectáculo como "una lección para los imperialistas de que queremos la paz" y la reconciliación de "los de aquí y a los allá".

Un popurrí de la orquesta cubana los Van Van cerró el concierto en el que también participaron los españoles Víctor Manuel, Luis Eduardo Aute, el italiano Jovanotti, los puertorriqueños Olga Tañón y Danny Rivera, el ecuatoriano Juan Fernando Velasco, los cubanos Silvio Rodríguez, Carlos Varela, Amaury Pérez, X Alfonso, Orishas y la banda cubano venezolana Cucu Diamante y Yerbabuena.

Abrazados todos, entre sollozos, Juanes selló su concierto gritando: "¡Una sola familia cubana!".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad