publicidad
Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea iniciaron la cumbre extraordinaria con un minuto de silencio.

Europa busca dar respuesta a la crisis migratoria en el Mediterráneo

Europa busca dar respuesta a la crisis migratoria en el Mediterráneo

La UE triplicará los fondos destinados a operaciones de búsqueda y rescate para hacer frente a los naufragios.

Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea iniciaron la cumbre e...
Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea iniciaron la cumbre extraordinaria con un minuto de silencio.

La Unión Europea (UE) triplicará los fondos destinados a sus operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo para hacer frente a los naufragios de buques cargados con inmigrantes que intentan llegar a Europa, indicó este jueves la canciller alemana Angela Merkel.

publicidad

"Queremos actuar rápido, lo que significa triplicar los recursos financieros" de la operación, dijo Merkel luego de una cumbre extraordinaria en Bruselas. El monto destinado pasará de tres a nueve millones de euros (de 3.2 a 9.7 millones de dólares) por mes.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, informó al término de la cumbre de que "los líderes de la UE han decidido triplicar los recursos disponibles para la operación de vigilancia marítima Tritón, la operación en el Mediterráneo central, y sus capacidades operativas".

Los jefes de Estado y Gobierno de la UE iniciaron este jueves con un minuto de silencio la cumbre extraordinaria cuyo objetivo era aprobar un plan de acción con medidas concretas destinadas a responder a la crisis migratoria creada tras la muerte de más de mil inmigrantes en las últimas semanas en el Mediterráneo.

"Es un problema europeo, no sólo un problema para los países del sur de Europa. Tenemos una responsabilidad común para resolverlo y pido a la cumbre de hoy que movilice todos los esfuerzos", señaló el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al llegar a la reunión.

Muchos líderes europeos, como el primer ministro británico, David Cameron, y la canciller alemana, Angela Merkel, subrayaron que la prioridad de la UE debe ser "salvar vidas" y otros, incluidos los mandatarios belga, Charles Michel, y estonio, Taavi Roivas, enfatizaron la necesidad de "reforzar la solidaridad" entre los Veintiocho.

publicidad

España ha propuesto extender al Mediterráneo su sistema de comunicación "Seahorse", que detecta desde 2006 la inmigración irregular en el Atlántico y que funciona "a plena satisfacción", dijo el director general de la Guardia Civil española, Arsenio Fernández de Mesa, antes de participar la octava Conferencia Policial Euro-Africana.

Fernández destacó que la cooperación de España con Portugal, Marruecos, Senegal, Mauritania, Gambia, Cabo Verde y Guinea Bissau, a partir de ese sistema, es "excepcional".

Además de la cooperación, los buenos resultados del sistema se deben también a la "concienciación que existe del grave problema que representa la inmigración", un fenómeno sobre el que España trabaja desde hace años en la zona de Canarias y del sur de la Península con una acción "ejemplar".

Por ello, dijo que el Gobierno español ha propuesto este dispositivo en el Mediterráneo, en el que se integrarían Francia, Malta, Italia y Grecia y otros países de la otra ribera con los que las autoridades españolas ya han mantenido reuniones en Argelia, Jordania y Qatar sobre el asunto.

En cuanto al bloqueo naval de Libia, Fernández de Mesa manifestó que es una decisión que corresponde a los ministros de exteriores y de interior europeos, y que la Guardia Civil hará lo que el Gobierno de España "determine y consensue en el seno de la UE".

Cientos mueren en el Mar Mediterráneo al emigrar a Europa Univision

Un drama que se vuelve tragedia

El director general de la Guardia Civil hizo hincapié en que existe una "gran preocupación en todo el mundo por la inmigración irregular".

La inmigración es un drama que se convierte en tragedia en el Mediterráneo con demasiada frecuencia y hay que solucionar entre todos, por lo que enfatizó que "hay que pasar de las buenas declaraciones e intenciones a los hechos".

Además, a su juicio, en la solución a este problema se tiene que involucrar la UE en su conjunto y de manera individual los estados miembros, "porque esto no ha hecho más que empezar".

Según Fernández de Mesa "estamos ante un iceberg de un tema realmente dramático", por lo que ha insistido en que todos los países de la UE se tienen que implicar y en la cooperación que existe ya con países africanos.

publicidad

Para el director general de la Guardia Civil, la conferencia internacional de policías de Europa y África, celebrada estos días en la capital grancanaria, la octava que celebra la Guardia Civil, se ha producido en un "momento importante" porque en ella se han tratado asuntos como la inmigración irregular, el yihadismo, la ciberdelincuencia, el narcotráfico y el crimen organizado.

Un plan de difícil aplicación

Pero las 10 medidas para frenar la inmigración en el Mediterráneo que los líderes de la UE estudiarán este jueves en cumbre son "complicadas de implementar", según responsables interrogados por la AFP.

El plan propuesto por la Comisión Europea es la copia de las acciones presentadas en 2013 tras otro mortífero naufragio cerca de la isla italiana de Lampedusa. Nunca fueron aplicadas. "No tiene ninguna novedad ya que los problemas siguen siendo los mismos: cómo actuar antes, durante y después de la travesía", explicó una fuente europea.

La prioridad es impedir que los barcos dejen las costas libias, país que se convirtió en un centro neurálgico del tráfico de seres humanos hacia Italia y Malta. Pero mientras el país no esté estabilizado, la capacidad de acción es muy reducida, señalan fuentes diplomáticas.

Los dirigentes europeos deben pronunciarse sobre una operación militar para "identificar, capturar y destruir los barcos antes de que sean utilizados por los traficantes".

publicidad

La operación "Atalanta" de la UE contra la piratería en las costas de Somalia, citada como modelo, fue autorizada por el gobierno somalí y opera bajo una resolución de las Naciones Unidas. Lanzada en 2008, se concentró tres años después en los barcos utilizados por los piratas cuando estaban en los puertos.

La confiscación y destrucción de las embarcaciones utilizadas por los traficantes de seres humanos puede llevarse a cabo en una intervención en el mar para rescatar inmigrantes, explica sin embargo una fuente diplomática.

Pero sólo la Armada italiana y la maltesa pueden hacerlo en sus aguas territoriales. Los buques europeos implicados en las operaciones Tritón en Italia y Poseidón en Grecia no disponen por el momento de un mandato para hacerlo.

Los dirigentes europeos deben decidir este jueves si otorgan más medios a la agencia de vigilancia de las fronteras Frontex, y si aumentan el radio de intervención en el Mediterráneo.

Cambios

Actualmente los buques europeos implicados en Tritón patrullan en un límite de 30 millas náuticas. La operación italiana Mare Nostrum, lanzada por Roma luego de la tragedia de Lampedusa y reemplazada por Tritón en noviembre pasado, llegaba a 90 millas náuticas, más cerca de las costas de Libia. Las organizaciones humanitarias piden esa capacidad de intervención.

El presupuesto destinado a Tritón debería duplicarse, indicó a la AFP una fuente con acceso al expediente. Pero falta que Italia y Grecia pidan medios adicionales en barcos, aviones y hombres. Frontex, que no tiene capacidades propias, deberá entonces alquilar material a los Estados miembros.

publicidad

La tercera serie de acciones consisten en gestionar las llegadas. La Comisión Europea propuso relanzar los programas de "reinstalación". Estos son únicamente para las personas que ya obtuvieron el estatuto de refugiados. Cada Estado miembro de la UE acepta participar de manera voluntaria a su acogida. El año pasado, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) pidió a la UE que recibirá a 130,000 refugiados sirios. El bloque europeo aceptó a 36.000.

La otra propuesta de la Comisión es la "relocalización" para que los Estados acepten acoger provisoriamente a una parte de los inmigrantes desembarcados en Italia, Malta y Grecia para ayudar a tratar sus casos y solicitudes.

Pero los Estados no se han puesto de acuerdo hasta ahora sobre una cifra.

Además los emigrantes que "califican" para obtener asilo deberán ser "reenviados al país al que llegaron, ya que no se considera revisar la reglamentación de Dublín II", precisó una fuente de la Comisión. Esta reglamentación impone al Estado al que llega un migrante asumir su acogida, tratar su solicitud de asilo y reenviarlo si no es admitido. "Los Estados se rehúsan que se modifique", subrayó una fuente.

Los europeos desean también acelerar el reenvío de los inmigrantes ilegales, pero se enfrentan a la falta de cooperación de los países de origen, en particular en el oeste de África.

publicidad

A fin de cuentas "la implementación del plan es complicado de la A a la Z", estima un diplomático. "El tema es muy político, ya que atañe a la política de inmigración de la Unión Europea, y todos los partidos de extrema derecha la escrutan", añade.

700 inmigrantes desaparecidos tras naufragio en Italia Univision

Nuevos detalles de la tragedia

Por otro lado, 84 migrantes cuya balsa neumática naufragaba fueron salvados a última hora el jueves en aguas libias, y otros 220 desembarcaron en Catania (Sicilia), últimas llegadas de una ola migratoria incesante, anunciaron los guardacostas italianos.

Los guardacostas enviaron este jueves su barco Fiorillo tras ser reclamados en la mañana vía teléfono satelital a 35 millas marinas (64 km) de las costas libias. El barco italiano llegó justo a tiempo para recoger a los 84 pasajeros, subsaharianos, antes de que la canoa neumática naufragara.

Por la mañana, el patrullero Denaro de la policía aduanera y financiera acostó en Catania con 220 personas a bordo, entre ellas seis mujeres, rescatados a unos 40 km de las costas libias. Estos migrantes se encontraban en dos balsas neumáticas a la deriva, de 14 metros cada una, hacinados en medio de recipientes de gasolina.

publicidad

El ministerio italiano del Interior calcula este año que llegarán unos 5,000 migrantes en promedio por semana desde ahora hasta septiembre a las costas italianas, según un informe publicado por los medios. Si se confirmara tal cifra, esto significaría unas 200,000 llegadas en 2015 en Italia, que ya se enfrenta a un récord total de 170,000 en 2014.

El prefecto encargado de la inmigración en el ministerio, Mario Morcone, citado por el diario Il Messaggero, afirmó que Italia tiene a su cargo en este momento la recepción de 81,000 personas, de las cuales 13,000 menores no acompañados, que repartirá entre las regiones.

De lado de la iglesia católica, aparecieron voces críticas contra el proyecto de la Unión Europea de hacer hundir los barcos. Monseñor Giancarlo Perego, de la Fundaxión Migrantes del episcopado, lo consideró "absurdo".

Desde Libia, un país sumido en el caos desde la caída en 2011 de Muamar Gadafi, con dos gobiernos que se disputan el poder, embarcan muchos migrantes, incluyendo a desplazados por conflictos armados que buscan asilo en Europa.

El martes, los 28 supervivientes del catastrófico naufragio del fin de semana llegaron a Sicilia, entre ellos dos miembros de la tripulación, que fueron arrestados. Las autoridades sólo han podido recuperar 24 cuerpos.

Desgarrador testimonio

Se sabe ahora que la mayoría de quienes iban en el barco de 20 metros de eslora, estaban encerrados y hacinados en una bodega del navío, en el momento en que éste colisionó con un carguero portugués que acudió en su ayuda.

publicidad

Un adolescente bangladesí que sobrevivió explicó que había tres tipos de pasajeros a bordo.

"Los que tenían menos dinero estaban encerrados en la bodega" dijo el muchacho, identificado por su nombre de pila, Abdirizak, al diario Corriere della Sera. "Nosotros estábamos en el nivel medio, y sólo los que pagaron más estaban arriba" en la parte superior del barco, agregó.

Más de 1,750 migrantes perdieron la vida en el Mediterráneo en lo que va de año, 30 veces más que en el mismo periodo de 2014, señaló el martes en Ginebra la OIM.

Los traficantes responsables del naufragio del domingo en el Mediterráneo golpearon a muerte a varios migrantes antes de que el barco partiera con unas 800 personas a bordo, según testimonios de sobrevivientes citados por la fiscalía de Catana.

Los sobrevivientes hablaron de un "clima de violencia" antes de salir de Libia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad