publicidad
.

“Estoy espiritualmente preparado para la ejecución”: Ramiro Hernández Ll...

“Estoy espiritualmente preparado para la ejecución”: Ramiro Hernández Llanas

“Estoy espiritualmente preparado para la ejecución”: Ramiro Hernández Llanas

El mexicano fue declarado culpable de homicidio capital y sentenciado a la pena de muerte en el año 2000.

Por Francisco Trujillo

DALLAS - El reo mexicano Ramiro Hernández Llanas, se encuentra “espiritualmente preparado” para enfrentar la pena de muerte este miércoles, en caso de que en las próximas horas no proceda ningún nuevo argumento legal en su defensa.

“Nos tiene a todos sorprendidos con su fortaleza”, dijo en entrevista con Notimex su hermano Jorge tras visitarlo este lunes en la Unidad Carcelaria Polunsky, en la comunidad de Livingston, donde Texas mantiene a los más de 300 reos sentenciados al castigo capital.

La madre de Ramiro, Martha Llanas Zamora, de 75 años de edad, seis de sus nueve hermanos, varios sobrinos y cuñadas, se encuentran en Livingston desde el pasado domingo para visitarle hasta pocas horas antes de su programada ejecución a las 18:00 horas de este miércoles.

Desde hace 14 años, los distintos miembros de su familia han hecho el viaje a Livingston cada año, desde Nuevo Laredo, en el norteño estado mexicano de Tamaulipas, para visitar a Ramiro.

“Yo he venido varias veces”, comento José. “He visto como se ha ido transformando en la prisión, en un principio estaba triste, deprimido, pero comenzó a conocer a Dios, aceptó al Señor y ahora que lo vemos tiene una sonrisa en su rostro”, expresó.

José dijo que Ramiro al igual que él y el resto de sus hermanos tuvieron una infancia difícil en Nuevo Laredo, ayudando a sus padres como recolectores de material reciclable en los basureros de esa comunidad fronteriza.

publicidad

“Recogíamos cartón, vidrio y aluminio”, recordó José. “Ramiro era alegre y muy juguetón”. Pero también era diferente.

Su hermano recuerda que Ramiro siempre tuvo dificultades para aprender en la escuela. Reprobaba mucho, lo que lo condujo a que lo sacaran de la escuela cuando apenas cursaba el cuarto año de primaria.

Ramiro se mantuvo desde entonces ayudando a sus padres como recolector en los basureros, mientras sus demás hermanos iban desarrollando sus vidas, casándose y formando sus propias familias.

En 1989, Ramiro fue acusado de un homicidio en Nuevo Laredo y sentenciado a 25 años de cárcel. De acuerdo con su familia, Ramiro fue duramente golpeado y abusado durante su estancia en la prisión.

Según las autoridades estadunidenses, Ramiro cruzó la frontera en 1996 tras haberse fugado de la cárcel en México. Otras versiones sostienen que recuperó su libertad y decidió cruzar en forma indocumentada a Estados Unidos para trabajar y ayudar a su madre.

Ramiro se estableció en la comunidad de Kerrville, al noroeste de San Antonio, donde consiguió trabajo ayudando al ranchero y profesor universitario Glen Lich.

Lich era una persona reconocida y admirada en Kerrville, que sabe leer siete idiomas y habla tres, y que además de administrar un rancho se desempeñaba como profesor en el Colegio Schreiner y en la Universidad de Baylor.

Ramiro, a quien Lich apodaba “El Toro”, estableció contacto con el ranchero y profesor universitario por primera vez en julio de 1997 cuando durante tres semanas ayudó a un carpintero para hacer reparaciones alrededor de la propiedad.

publicidad

En octubre de ese año Ramiro llamó a Lich en busca de trabajo y este accedió a dejarle vivir en una cabaña en su propiedad a cambio de ayuda.

Unos 10 días después, la noche del 14 de octubre de 1997, Ramiro tocó a la puerta de su patrón con pretexto de una emergencia y este salió a ver lo que se ofrecía.

De acuerdo con las investigaciones, Ramiro sorprendió a Lich golpeándolo con una varilla de fierro hasta causarle la muerte. La policía lo detuvo pocas horas después.

El mexicano fue declarado culpable de homicidio capital y sentenciado a la pena de muerte en el año 2000. Los miembros del jurado deliberaron sólo cinco minutos para determinar que debía ser sentenciado al castigo.

De recibir la inyección letal este miércoles, Hernández se convertirá en el décimo mexicano en ser ejecutado en Estados Unidos, desde que este país reactivo la aplicación de la pena de muerte en 1976.

Piden al Gobernador Perry detener ejecución

Amnistía Internacional hizo hoy un llamado urgente al gobernador de Texas, Rick Perry, para que frene la ejecución del mexicano Ramiro Hernández Llanas, programada para este miércoles, al sostener que padece discapacidad mental y no es elegible para el castigo.

“Este caso clama al gobernador Perry para que utilice su poder de indulto”, apuntó en un comunicado Rob Freer, investigador de Amnistía Internacional para Estados Unidos.

publicidad

El gobernador “debe reconocer que el estado se ha basado en el testimonio de un ´experto´ de mala calidad para conducir a Hernández Llanas a la cámara de la muerte”, sostuvo Freer.

Según Amnistía Internacional, en el juicio contra Hernández Llanas, en el año 2000, la fiscalía usó el testimonio de un psiquiatra desacreditado, James Grigson, para refutar las opiniones de expertos en salud mental que testificaron sobre la discapacidad mental del acusado.

Grigson testificó y emitió su opinión aun cuando nunca había examinado a Hernández Llanas y declaró que probablemente el mexicano era propenso a cometer futuros actos de violencia criminal, porque era un sicópata que carecía de conciencia.

En los casos de pena de muerte, el convencer al jurado de que el acusado representa un “peligro futuro” para la sociedad e incluso en la cárcel, es un requisito previo para poder imponer el castigo capital.

“Un testimonio como el que ofreció Grigson ha sido desacreditado en los últimos años como ´ciencia basura´ y el mismo especialista fue reprendido y luego expulsado de la Asociación Americana de Psiquiatría por recurrir a este mismo tipo de testimonio no científico en varios juicios de homicidio”, enfatizó Freer.

Grigson, un psiquiatra forense conocido como ´doctor muerte´, testificó a favor de la fiscalía en 167 casos de pena capital, antes de su fallecimiento en 2004. En casi la totalidad de los casos en que prestó testimonio, los reos fueron sentenciados a muerte.

publicidad

“Teniendo en cuenta lo que vino después, el testimonio psiquiátrico manchado por los estereotipos raciales, este caso se destaca crudamente como otra injusticia en Texas a punto de convertirse en permanente en la cámara de la muerte”, señalo Freer.

En 2008, Texas presentó el testimonio de otro psiquiatra, Richard Coons, para refutar la conclusión de un experto de la defensa de que Hernández Llanas padecía de “retraso mental”, lo que convertiría su ejecución en un acto ilegal en virtud de un fallo de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos en 2002.

De acuerdo con Amnistía Internacional, Coons nunca conoció al reo o a alguna persona que lo conociera. El especialista, que no hablaba español, testificó que la conducta criminal del preso era apropiada para su “grupo cultural”.

“Es un principio fundamental del derecho internacional que toda persona sea igual ante la ley y tenga el derecho a un proceso penal sin discriminación racial o de otro tipo”, dijo Freer.

“Aunque creemos que la pena de muerte nunca se equipara con la justicia, seguramente incluso los defensores de los homicidios judiciales deben ver la injusticia de una sentencia de muerte asegurada tras la presentación de dicho testimonio contaminado”, indicó.

El gobierno de México presentó en enero pasado un escrito ante la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos en el que condena el “estereotipo difamatorio de las capacidades funcionales de las personas criadas en la cultura mexicana de clase socio-económica baja como la del señor Hernández”.

publicidad

La Asociación Americana de Discapacidades del Desarrollo Intelectual que trabajan con personas con discapacidad intelectual y de desarrollo, también instó a la Corte a intervenir, pero la máxima instancia judicial del país se negó hacerlo.

La semana pasada la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó “medidas cautelares”, pidiendo a Estados Unidos no seguir adelante con la ejecución a fin de que la Comisión pudiera tener tiempo para considerar una petición ante ella.

La Comisión advirtió que si Estados Unidos permite que la ejecución siga adelante en estas circunstancias, sería un acto que “contraviene gravemente sus obligaciones jurídicas internacionales”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
publicidad