publicidad
Microsoft y Apple promueven la programación de computadoras en Hour of Code

Una hora de coding por el futuro

Una hora de coding por el futuro

La escuela Frank C. Martin de Miami se unió a la Hora del Código que se celebra globalmente para motivar la enseñanza de la programación

Minutos antes de las 3:00 de la tarde, el “media center” de la escuela Frank C. Martin era un lugar lleno de libros y computadoras en espera de ser usadas. Salvo por una que otra voz, era todavía un espacio silencioso. Pero cuando las manecillas del reloj blanco marcaron las 3:00 p.m., un torbellino de niños tomó el “media center”. 


 
“Bienvenidos todos. Quiero que todo el mundo se siente en una computadora. A las 3:15 de la tarde empezamos nuestro Hour of Code”, dijo la maestra Dian Adjamah.
 
Adjamah es la coordinadora de la “ Hora del Código” que la escuela Frank C. Martin International K-8 Center, del distrito escolar del condado de Miami Dade, celebró el jueves pasado así como de otra sesión de “coding” esta semana. 
 
Frank C. Martin es una de las muchas escuelas alrededor del mundo que se unen al “Hour of Code” que se celebra desde este lunes 7 hasta el 13 de diciembre en el marco de la Semana Educativa de las Ciencias de la Computación.
 
Impulsado por Code.org, una organización sin fines de lucro que busca incrementar la participación de los estudiantes en las ciencias de la computación, especialmente niñas, hispanos y negros, “Hour of Code” es una introducción de una hora a las Ciencias de la Computación para mostrar que todos los estudiantes pueden aprender a programar. 
 
Las pantallas de las computadoras muestran imágenes de bloques de Minecraft o de Ana y Elsa, personajes de la película “Frozen”. Con esas imágenes como vehículo, los estudiantes hacen “coding”.
 
“Prácticamente ellos tienen que hacer que la princesa siga hacia donde van las formas sobre el hielo”, explicó Tabriya Joseph, una de las estudiantes de intermedia que componen el capítulo escolar de la organización nacional Girls Who Code, al mostrar en la computadora instrucciones como “Avanza 100 píxeles” o “Retrocede 90 grados”. 
 
Las estudiantes de Girls Who Code eran las encargadas, junto a otros maestros y padres voluntarios, de apoyar a los alumnos en el “Hour of Code” de la escuela Frank C. Martin. Pero todos aprendían algo en el proceso, como la principal de la escuela Felicia K. Joseph que se asomaba a mirar lo que pasaba en las computadoras.  
 

Parte de eso que ocurría es que una vez los niños oprimían comandos de movimientos en píxeles o grados, el personaje les respondía con movimientos.

Sin saberlo, porque todavía son muy pequeñitos, los estudiantes estaban haciendo “coding” o programación.  “Permiso, permiso, ¿cómo arreglo esto?”, le preguntó una niña, con sus audífonos puestos, a Tabriya Joseph mientras seguía el tutorial  de Hour of Code.

 

“Tienes que seguir adelante. No tienes que arreglarlo, simplemente haz un cuadrado”, le aclaró Joseph, de las instrucciones que llevan a que los estudiantes hagan cuadrados, círculos o copos de nieve o que muevan los personajes hacia dirección. El reconocimiento de números y formas es parte de las claves del “coding”.


publicidad
 
La Hora del Código en la escuela Frank C. Martin comenzó a hacerse el año pasado por la iniciativa del maestro Geoffrey Aladro y la coordinación de la maestra Dian Adjamah. Este año, 200 niños se registraron al evento pero el “media center” se quedó con los estudiantes de kínder y primer grado.
 
Allí, entre todos los voluntarios del evento, estaba Barbara Groh, una ‘senior’ en Terra Environmental Research Institute, vestida de Super Girl por el “Spirit Day” de su escuela.
 
“Coding hace que una computadora trabaje como nunca antes lo habías conseguido. Es completamente diferente a la forma en que usas normalmente la computadora. Es otro lenguaje”, subrayó Groh, de 18 años, que cada jueves en la tarde va a Frank C. Martin a enseñarles a las Girls Who Code de su antigua escuela. 
 
Por ese otro “lenguaje”, los niños están siguiendo pasos que la computadora entiende, de acuerdo con Groh. “Con Minecraft, construyen una situación y con Frozen, esquían. Sin estar conscientes, están haciendo algoritmos”, ilustró.
 
La Hora del Código es una campaña que utiliza esa hora como puente a la programación, disciplina que estimula la creatividad y la lógica, aparte de conducir a algunas de las carreras mejor remuneradas como las STEM (de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas). Pero se ha discutido que EEUU está subrepresentado en tales carreras, particularmente grupos como los hispanos y las mujeres.  
 
Queda trecho por recorrer, claro, pero esta semana, en organizaciones y escuelas como la Frank C. Martin de Miami, hay muchas voces y varias computadoras echando a andar algoritmos con la diversión que inspira un juego cualquiera.   


publicidad
Relacionado
Star Wars: Construyendo una galaxia con código
Programa tu propia galaxia en la computadora con Star Wars
¿Te imaginas poder construir un universo propio en tu computadora, con personajes de Star Wars que te obedecen?
Relacionado
Minecraft es un juego fascinante
Mi hijo juega Minecraft todo el día, ¿está aprendiendo algo?
Minecraft es un juego fascinante que puede absorber todo tu tiempo


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad