publicidad
La humanidad tiene a lo sumo hasta el 2020 para impedir una catástrofe climática irreversible.

¿Estamos listos para usar ropa térmica?

¿Estamos listos para usar ropa térmica?

Fernando Escobar Giraldo nos explica la importancia de crear conciencia sobre el calentamiento global.

La humanidad tiene a lo sumo hasta el 2020 para impedir una catástrofe c...
La humanidad tiene a lo sumo hasta el 2020 para impedir una catástrofe climática irreversible.

Por Fernando Escobar Giraldo

¡Qué aburrido! ¡Qué pereza! son expresiones que le he escuchado a colegas en varios departamentos de noticias cuando se menciona que debemos publicar historias sobre el medio ambiente, calentamiento global y otras similares.

Discutir con ellos no tiene sentido, sus pensamientos están puestos en generar o aumentar el “rating” (que es el que nos garantiza la comida a quienes trabajamos en medios de comunicación), en impactar al televidente o al oyente, o al lector, con otro tipo de historias, que contengan videos llamativos, más “fuerza noticiosa”. Pero no estos temas que no generan comentarios, ni pasiones, ni “rating” (audiencia).

Se les hace tedioso incluso, tener que reportar que decenas mueren y millones no pueden trabajar, viajar, ir a la escuela, a la iglesia, al hospital o al doctor, cada vez que el exceso de nieve lo impide.

publicidad

No tengo muchas esperanzas de que esos (algunos) colegas, lleguen a tomar conciencia de que debemos hacer el esfuerzo por “crear conciencia” entre quienes nos ven o escuchan, de que el planeta en que vivimos pronto será justamente invivible. El pronóstico de los que han estudiado estos fenómenos es que las temperaturas aumentarán entre 4 y 11 grados F en menos de 90 años y habrá muchas dificultades para que los seres vivientes las aguanten.

Pero la bomba explotará mucho antes. “La humanidad tiene a lo sumo hasta el 2020 para impedir, con la aplicación de nuevas tecnologías, una catástrofe climática irreversible”. Así se lee en la tercera parte del Informe de la ONU sobre el Clima. Los expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, aseguran que si antes de un lustro no se reduce sustancialmente la emisión de gases de efecto invernadero, el calentamiento de la Tierra adquirirá tales proporciones que el derretimiento de los hielos y la acidificación de los océanos ya no podrán ser revertidos.

Sus nietos, es más, sus hijos, usted y yo, podríamos vernos obligados a usar ropa térmica más pronto de lo que pensamos. Para algunos de mis colegas, cómo lo lamento, “eso será noticia cuando se produzca, no ahora”. ¿Se imagina? Ropa con dispositivos especiales para regular la temperatura de pies a cabeza.

publicidad

Hay mucho por hacer, aseguran los científicos. Pero nada pasará si los gobiernos no actúan, si los ciudadanos no aportan su grano de arena y, es deber de los periodistas, de los medios de comunicación, así cause aburrimiento y pereza, transmitir esos mensajes.

Los que saben de esto, porque lo han investigado, aseguran que la emisión mundial de gases de efecto invernadero ha aumentado en más del 50 por ciento desde 1970 hasta hoy. Las emisiones de CO2 crecieron incluso en unos dos tercios. Los países industrializados participan con casi un 60 por ciento, a pesar de que sólo representan un 20 por ciento de la población mundial.

Si hacemos una búsqueda en internet acerca de “trajes térmicos”, los encontramos para bebés, para perder peso, hacer ejercicios, nadar y hasta para la pesca. Pero no ha de faltar el inventor que ya esté trabajando en el diseño de camisetas, camisas, pantalones, faldas, chaquetas, ropa interior, calcetines, a los que con botones, ships o sofisticados mecanismos, se les aumente o disminuya la temperatura porque de lo contrario, podría ser imposible para un humano salir a la calle.

Podremos sonar exagerados, pero no parece estar lejos el día en que no solo las casas, las edificios y los autos, necesiten aire acondicionado o calefacción artificial, sino también las vacas en los potreros, el perro, el gato y nosotros los humanos.

Existen colegas a quienes todo esto les importa nada, les aburre, les causa pereza, y hasta risas burlonas. Por eso hoy mi llamado es para los colegas que si tienen conciencia de esto, que creen, que le dan valor a tan singular tema y que quieren transmitir el mensaje, para que aumentemos esfuerzos y hagamos más, investiguemos más, transmitamos más. Y si en el camino logramos que al menos uno de los incrédulos por lo menos decida investigar y pensar más a fondo, habremos aportado un grano de arena más, muy valioso.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad