publicidad
Soldados del ejército iraquí toman el control de la ciudad de Tikrit, que desde junio del año pasado se encontraba en manos del Estado Islámico (ISIS).

Equipos iraquíes exhuman cientos de cuerpos de soldados en fosas comunes en Tikrit

Equipos iraquíes exhuman cientos de cuerpos de soldados en fosas comunes en Tikrit

Gobierno de Irak teme que en las fosas estén los cuerpos de cientos de soldados asesinados por el ISIS.

Soldados del ejército iraquí toman el control de la ciudad de Tikrit, qu...
Soldados del ejército iraquí toman el control de la ciudad de Tikrit, que desde junio del año pasado se encontraba en manos del Estado Islámico (ISIS).

Las fuerzas iraquíes están excavando en 12 fosas clandestinas halladas en la ciudad de Tikrit, donde se cree que hay cientos de cuerpos de soldados de una base militar asesinados por el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS) en junio pasado.

El teniente coronel de la Policía de Tikrit, Jaled al Yaburi, explicó que las fosas colectivas fueron descubiertas en el complejo de palacios presidenciales, situados en el centro de la urbe y construidos por orden del fallecido dictador Sadam Hussein, quien era originario de esta ciudad.

Hay indicios, según Al Yaburi, de que los restos mortales pertenecen a los soldados de la base aérea Spiker, ubicada al norte de Tikrit, que fue tomada por ISIS en junio pasado y donde se calcula que había unos 1,700 uniformados en ese momento.

publicidad

"Estas fosas contienen las osamentas de militares ejecutados por el ISIS en ese lugar. Se encontraron entre los restos documentos de identificación y uniformes", subrayó el teniente coronel.

Kamil Amin, del Ministerio de Derechos Humanos del país, dijo que los trabajos comenzaron el lunes en ocho localizaciones dentro del complejo de palacios presidenciales.

Los hallazgos de las tumbas colectivas comenzaron después de que las tropas iraquíes liberaran Tikrit del control del Estado islámico, el pasado 31 de marzo.

Las excavaciones empezaron sin embargo el lunes, cuando un equipo de médicos forenses abrió una de las sepulturas y encontró una veintena de cadáveres.

Al Yaburi dijo además que una delegación del equipo judicial encargado de investigar la masacre de la base Spiker llegó el sábado pasado a Tikrit para informarse sobre las fosas.

La masacre en base Spiker ha sido una de las más graves, y desencadenó acciones de venganza de milicias chiíes contra tribus suníes, a las que acusaron de respaldar a los yihadistas en este caso.

Informes oficiales dan cuenta que unos 1,700 soldados fueron capturados en junio del año pasado por los extremistas cuando intentaban abandonar el campamento Speicher, una base aérea a las afueras de Tikrit empleada en el pasado por tropas estadounidenses.

El episodio se produjo durante una ofensiva miliciana que abrumó a las fuerzas de seguridad y el ejército, que se desmoronaron mientras milicianos del Estado Islámico tomaba importantes ciudades y pueblos en el norte y oeste de Irak a mediados del 2014.

publicidad

Después, la milicia extremista subió a internet imágenes explícitas que parecían mostrar a sus hombres masacrando a decenas de soldados tras cargar a los prisioneros en camionetas y después obligarlos a tumbarse boca abajo en una zanja poco profunda, con las manos atadas a la espalda.

En otros videos se veía a hombres armados y enmascarados llevando a los soldados hasta una plataforma de concreto ensangrentada a las orillas del río Tigris, en el complejo de palacios presidenciales. Allí les disparaban en la cabeza y les lanzaban al río.

Tras la recuperación de Tikrit, que supuso un duro golpe para el ISIS, se ha abierto el camino hacia la liberación del norte del país, y en especial de Mosul, la segunda ciudad de Irak y principal bastión del grupo yihadista.

Las autoridades iraquíes dijeron que se han tomado muestras de ADN de los familiares del 85% de las víctimas, y pronto se realizarán pruebas de laboratorio para identificar los cuerpos.

La televisión estatal iraquí mostró a equipos de forenses cavando en una zona al aire libre, con la ayuda de excavadoras, mientras varios familiares esperaban a un lado.

Los operarios colocaban etiquetas amarillas en los restos, junto a las flores y velas encendidas por los soldados y parientes que lloraban.

"Los trabajos continúan y esperamos encontrar más fosas comunes en áreas diferentes", señaló Amin. "Esperamos desenterrar un gran número de cuerpos".

publicidad

La ofensiva extremista de junio sumió a Irak en su peor crisis desde la retirada de las tropas estadounidenses en 2011. Los milicianos también atacaron a las minorías religiosas nativas del país, como cristianos y seguidores de la antigua fe yazidí, forzando a decenas de miles de personas a dejar sus hogares.

Desde entonces, el grupo Estado Islámico ha proclamado la formación de un califato en el extenso territorio que controla a ambos lados de la frontera sirio-iraquí.

A principios de agosto, Estados Unidos lanzó ataques aéreos contra el grupo armado en Irak, en un intento de ayudar a las fuerzas iraquíes a contraatacar la creciente amenaza miliciana.

(Con información de AP y Efe.) 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad