publicidad
.

En primera persona: la Jenni Rivera que yo conocí logo-noticias.6bcb5218...

En primera persona: la Jenni Rivera que yo conocí

En primera persona: la Jenni Rivera que yo conocí

La presentadora Teresa Rodriguez cuenta detalles de la entrevista que le hizo a “La Diva de la Banda” y a quien ella llama “La reina de Long Beach”.

Durante la entrevista que le dio la estrella mexicana a la presentadora...
Durante la entrevista que le dio la estrella mexicana a la presentadora de Aquí y Ahora.

Por Teresa Rodríguez

Fue la estudiante más sobresaliente de su preparatoria, jamás tomó clases de canto y nunca se imaginó que su profesión serie la música. Me refiero a Dolores Janney, mejor conocida como Jenni Rivera.  Tuve el privilegio de sentarme con ella en febrero del 2011 en su bella mansión de Encino, California.  

Recuerdo que bajó de su habitación en el segundo piso casi una hora tarde, ya que su maquillista aun la estaba terminando de arreglar. Se disculpó y explicó que había sido una larga noche y que viajaba mucho en ese entonces. También aprovechó para decirme que añoraba una época en que pudiera pasar más tiempo con sus hijos, con su familia y no tener que viajar tanto.

publicidad

Por eso, me explicó, que estaba explorando otros proyectos en inglés en los Estados Unidos, pero aun era muy prematuro dar detalles.     

Con esa explicación y una sonrisa, nos sentamos a hablar. Fue una conversación que duró casi dos horas y en la que nos reímos al recordar su infancia como también lloró al contarme cómo había sido una mujer abusada de su primera pareja, Jose Trinidad Marin, quien también abusó de su hija Chiquis y su hermana menor, Rosy.  

De esa experiencia explicó no sentirse culpable ya que los abusos supuestamente ocurrían cuando ella estaba durmiendo, aun Jenni no había comenzado su carrera artística.

Pero a raíz de ello estableció una fundación para ayudar a víctimas de abusos sexual y doméstico.  

También me habló de su segundo esposo, Juan López, con quien tuvo dos hijos y quien según ella, le fue infiel.  A pesar de ello, cuando él fue encarcelado, acusado de tráfico de drogas, ella lo visitaba con sus hijos ya que no quería que crecieran y le reprocharan que por pena ella no los llevó a ver a su padre. El falleció de neumonía.   

Fue cuando le tocó hablar de su padre que la mujer de acero bajó la mirada y me dijo: “Te prometí no llorar en esta entrevista, pero muchas veces es inevitable porque esto significa que aun me duele”. Se refería a la infidelidad de su padre con una mujer con la cual tuvo un niño. Como consecuencia, su madre le pidió el divorcio. En aquel momento, me aclaró que ella no era quien para perdonar a su padre y que esperaba que el tiempo le ayudara a olvidar.

publicidad

Entre frases que compartió conmigo que jamás olvidare: “Yo no tengo competencia, la competencia de Jenni Rivera es ella misma”.  Añadió que aunque era de las pocas mujeres en un género dominado por el hombre, eso no la detenía. Al contrario, por eso decidió tomar las riendas de su carrera. “Yo soy el show, no hay quien abra, no hay intermediarios y no hay alguien en la mitad, Jenni abre su show”.

Y  terminó enfatizando que antes que una artista, “su carrera principal era ser madre” y cuando le pregunté por qué creía que la vida le había dado tantos golpes, me lo resumió de la siguiente manera: “Porque Dios sabe que me voy a levantar. Siempre salgo triunfante de ellos. No soy la pobrecita. Soy la que sobrevive. Soy la triunfadora, eso es lo que soy”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad