publicidad

En los Zapatos de un mesero: Pago Ugalde aprendio a ganarse una propina

En los Zapatos de un mesero: Pago Ugalde aprendio a ganarse una propina

Los reporteros de Univision 34 escribieron sobre sus experiencias poniéndose en los zapatos de diversos trabajadores en LA.

En los Zapatos de un mesero: Pago Ugalde aprendio a ganarse una propina...

Más difícil de lo anticipado

Como parte de la serie “En los Zapatos De…”, los reporteros y conductores de Noticias Univision 34 se dieron cada uno a la tarea de escribir un breve testimonial sobre sus experiencias realizando durante un día entero el trabajo de una persona común en el área de Los Ángeles.

En este caso, el sorteo al azar que se realizó en los estudios de Univision Los Ángeles determinó que Paco Ugalde se pondría en lo zapatos de un mesero Estas fueron algunas de sus experiencias:

"Ser mesero, --a pesar de ser aparentemente un oficio sencillo— es una tarea bastante difícil, al menos para mí. Y lo sostengo porque por una sola noche me di a la tarea de desempeñar dicho trabajo teniendo que atender varias mesas en "La Casita Mexicana" un concurrido restaurante en la ciudad de Bell.

publicidad

Al principio, todo parecía divertido, desde ponerse un delantal para atender a los comensales hasta servirles una tradicional y refrescante agua de limón con chía. Sin embargo, el negocio de los alimentos exige más que simplemente ofrecer sonrisas y buena comida.

Ser mesero –llegué a la conclusión-- exige  los elementos más necesarios en el desempeño de cualquier oficio para lograr el éxito. Exige convicción y sobre todo, un gran talento para involucrarse y entregar lo mejor de sí.

En una sola noche de apresuramiento para servir platos, bebidas y tortillas calientes, -procurando no descuidar ni una sola mesa- me quedó claro que la propina que se les deja al final de su servicio no es una obligación, pero aprendí también que –como consumidores- debemos apreciar un poco más su trabajo, porque es gente que además de ganarse mi respeto y admiración, me dejó en claro que como inmigrantes, están dispuestos a salir adelante, muchas veces sufriendo humillaciones y desplantes, sin lograr que disminuya su pasión por lo que hacen todos los días, durante el desayuno, comida o cena.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad